Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

84. Un profeta en trance (Juanjo Montoliu)

Al final de la calle se agrupaba un puñado de personas. Giraban alrededor de un punto, entraban y salían, llevándose las manos a la cabeza. Entonces, uno de ellos, el de más aplomo, salió del corro y llamó por teléfono. Mientras lo hacía, los curiosos llegamos a ese centro, ocupado por el cuerpo inmóvil del tío Paco.

El viejo estaba tumbado de lado, en posición fetal, y su barriga desproporcionada caía sobre la acera, como aceite recién derramado, en una postura de lo más extraña. La suya habitual, la que recordábamos, era sentado, con el cigarrillo en la comisura de los labios, una bici entre las piernas y el ceño fruncido de apretar tuercas. Una pose enérgica, bien diferente a la que exhibía en ese momento.

Del tío Paco hacía demasiado tiempo que no sabíamos nada. Parecía que se lo hubiera tragado la propia tienda de bicicletas, al bajar la persiana por última vez. Por eso verlo allí, tendido sin fuerzas, sin la estela de humo saliendo de su boca, era como ver un profeta en trance, anunciando una catástrofe: el final de una época en que los niños volábamos libres sobre dos ruedas, el epitafio de nuestra infancia.

 

14 Respuestas

  1. María Jesús Briones

    ¡Pobre tío Paco!. Testigo de numerosas aventuras infantiles. Murió en dos ruedas, tal y como había vivido.
    Una evocadora estampa de la niñez y un homenaje a las bicicletas, bien narrado, rematado por ese fenomenal “Epitafio de nuestra infancia”.
    Saludos cordiales.

  2. Virtudes Torres

    El tío Paco es esa persona que está al alcance para solucionar los problemas más cotidianos. Pero precisamente por eso, porque es como un apéndice de nosotros mismos, no nos damos cuenta de que tiene vida propia hasta que esta se le escapa.
    Entonces con él se nos va un poquito de la nuestra.
    Un abrazo Juanjo y feliz verano.

  3. Reve Llyn

    Que hermoso final: ” el epitafio de nuestra infancia”. Un broche de oro para la melancólica historia y tan hermosa persona (perdón, personaje).

  4. Javier Palanca

    Si miramos hacía atras casi todos encontraremos personajes de este tipo en la infancia o juventud. Luego desaparecen, pero estuvieron y fueron importantes.

    Abrazos

Dejar una respuesta