Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

01 LAS ÚLTIMAS

La epidemia acabó con su víctima definitiva. La rata corría, eufórica, por todos los rincones de la cocina, tras la muerte del último ser humano sobre la tierra. Saltó por encima de mesetas y estantes. Entró en cajones y armarios. Rompió frascos. Desparramó por el suelo los víveres de la alacena. Mordisqueó y abrió las cajas bajo el fregadero. Comió jabón, papel, legumbres, tiras insecticidas, cera, plástico… Y se sintió tan engreída como “único vertebrado vivo del planeta” que no advirtió el cepo que la esperaba, desde hacía semanas, junto a la quesera del esquinero.

Tras el chasquido de la trampa, la mosca voló, alborozada, sobre la cocina inmunda.

7 Respuestas

  1. Barceló Martínez

    Hola, JAMS.
    Espero que estés fenomenal.
    Las ratas son bichos bastante listos, pero esta en particular ha cometido el fallo de dejarse llevar por la euforia. Se podría decir que tu relato contiene la moraleja de que nunca es bueno alegrarse de las desgracias ajenas.
    No sé si lo has hecho intencionadamente y pregunto por si esa palabra en concreto puede tener otro significado en el contexto, me refiero a «mesetas» que no sé si se refiere a mesas pequeñas o trata de ser metáfora de algo.
    Aprovecho para agradecerte, aunque siempre me quedaré muy corto, todo el trabajo que hacéis tú y tus colaboradores. Sé de buena tinta que lo hacéis con gusto, pero ello no quita que signifique una labor, un esfuerzo y una dedicación titánicos.
    Un cálido y primaveral saludo, estimado amigo.

  2. JAMS

    Holaaaa… siiii, jajajaja… la rata se ha venido arriba… y si lo lees con atención verás que a la mosca le va a pasar… loooo mismo. Lo de la «meseta»… es curioso, llevo usando esa palabra desde hace mucho, y si buscas «meseta de cocina» en google verás que aparecen, aunque en la mayoría de los casos sea en enlaces de «encimera»… y es que para mí siempre ha sido un sinónimo… Pero resulta que no, la RAE no la recoge, o sea que… debería haber usado la otra. Espero que el jurado no me lo tenga en cuenta jajajajajaja Abrazooooo

  3. Ángel Saiz Mora

    Igual que nunca hay que darse por vencido, tampoco nunca nadie debería bajar la guardia, confiarse, porque, como siempre escuchaba yo en mi infancia, «cuando menos te lo esperas salta la liebre». Ya es paradójico que el último ser vivo sobre el planeta sea una mosca; no es por despreciarla, si estaba ahí era por algo, pero como si no hubiese habido nada más en el planeta. Esperemos que al menos encuentre otro congénere y evolucionen mejor que nosotros.
    Apocalíptico, al tiempo que divertido y con mensaje.
    Firmo lo que dice mi tocayo Barceló sobre tu trabajo.
    Un abrazo, Juan

  4. Rosalía Guerrero

    Ay, como podems vislumbrar el destino de la alborozada mosca… ¿Quedarà algo o alguien después de su final? ¿Un virus, quizás? Aunque sin huéspedes a los que colonizar, no creo…
    Saludos y gracias por todo.

  5. Javier Arroyo López

    Una mosca cojonera que se zampa una rata que se zampó el insecticida del último humano sobre la tierra, insecticida que no es casual y a buen seguro tiene un efecto residual persistente en el tiempo. Billar a tres bandas. Brillante, me he reído un montón.

    ¡Saludos!

  6. Ana María Abad

    Que sean los inmundos en vez de los mansos los que hereden la Tierra no me hace ninguna gracia, la verdad, pero el relato está tan bien escrito y mejor hilado que provoca no ya la sonrisa sino la carcajada. Enhorabuena y un abrazo.

  7. “Las últimas” me sugiere dos conceptos: eses dos bichos asquerosos como últimos (o penúltimos) vivientes y “estar en las últimas”, extremadamente mal, como parece que está este nuestro mundo. Muy bien lograda la idea de apocalipsis.

Dejar una respuesta