Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

61. Interrumpir la vida para vivir (Elena Bethencourt)

Cojo óleos, pinto montañas y estrellas y, cuando termino, impregno todo el lienzo de blanco y creo algo diferente: franjas de tulipanes, bosques o el mar. Tejo un jersey como si no hubiese un mañana, después tiro del hilo hasta deshacerlo por completo y, con la madeja resultante, comienzo una bufanda. Armo un puzle de mil piezas y, al acabar, lo desarmo y lo armo hasta la saciedad.

A veces, cuando no se me ocurre nada, no puedo evitar que se me enrede tu recuerdo en las canas. Pienso en cómo sería todo ahora si te hubiese dejado nacer. Imagino tu cara, que jugamos juntos, que creciste, tuviste hijos y tantos que, que, que…

Entonces, intento pintarte, armar todas tus piezas, tejerte, pero no puedo. De todas las rendijas de mi vida, mana sin tregua la maldita realidad. Con la mirada perdida en el techo, me consuelo pensando en las cosas que haré y desharé mañana para tener —aunque sea un momento— la sensación de volver a empezar.

8 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    La interrupción de un embarazo ha de ser una decisión difícil, cuyas consecuencias, probablemente, permanezcan, en ocasiones, toda la vida, en especial cuando se piensa que la decisión no fue la correcta.
    Un relato sobre las decisiones sin marcha atrás y la imposibilidad de mover las manecillas del reloj y de lo vivido hacia atrás.
    Un abrazo y suerte, Elena

  2. Ángel Saiz Mora

    (He escrito este pequeño comentario durante la vuelta de un viaje, con el móvil y poco tiempo. Ruego disculpes si mo lo he rematado como mereces. Otro abrazo)

  3. Elena Bethencourt

    Gracias, Ángel por tu generosidad y por tu tiempo. Sí es correcta la interpretación como de costumbre. Gracias otra vez. Un abrazo.

  4. Rosalía Guerrero

    Elena, qué terrible el dolor que tiene atrapada a tu protagonista, y con qué bellas palabras nos lo has contado.
    Enhorabuena y suerte.

  5. Isabel Cristina

    Me gusta cómo has descrito esa ínacabable sensación de una posible vuelta atrás en nuestra vida con el rehacer de lienzos y madejas ya usadas.

Dejar una respuesta