Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

24. COSER Y CANTAR

Lleva el cabello recogido sobre la nuca y, como ha llovido, se ha puesto esas katiuskas rojas que tanto le gustan. Camina resuelta con el tazón de leche entre las manos, procurando no derramarla sobre la bata estampada a la que ella misma ha añadido, con gran ingenio, algunos bolsillos extra, aquí y allá. ¿Cómo, si  no, iban a caber todos los gatitos? Luego, les deja beber con avidez antes de ponerse a jugar con ellos, revueltos, presurosos y atolondrados.

Armada con dedal, hilo y aguja, tan pronto coge el dobladillo de una falda como recrea un traje de lino. Cualquier retal sobrante de las cortinas es un regalo, e incluso sería capaz de improvisar una redecilla para el pelo con la bolsa de las naranjas. Aunque el complemento que más valora, es una pulsera hecha con el papel charol de un envoltorio de caramelo.

Devora cuantas revistas caen en sus manos, pues necesita estar bien informada para poder convertirse en la gran profesional que sueña llegar a ser. Entretanto, practica con su nancy, que tan pronto viste una blusa de volantes ideal para una merienda campestre, como ese elegante vestido de encaje con pedrería que causó sensación en Cannes.

4 Respuestas

  1. Nuria RG

    Como si en la vida todo fuera fácil, todo fuera «coser y cantar» (muy acertada la elección de esta expresión popular como título), este relato va hilvanando con sencillez el germen de un sueño.
    La protagonista -la niña que se nos revela al final jugando con su muñeca- sueña con convertirse en destacada profesional del mundo de la moda. Al don natural que posee -ese que la lleva a utilizar de forma creativa todo cuanto está a su alcance-, se suma su deseo de aprender, de documentarse. La hábil conjugación narrativa de estos dos factores hace que al lector no le resulte difícil imaginar ese sueño convertido en realidad, trascendiendo incluso los límites de la ensoñación infantil.
    José Ignacio, gracias por escribir y compartir este bonito relato cuya lectura deja la grata sensación de que la realidad puede lucir el hermoso traje de un sueño.

    Un inmenso abrazo con mis mejores deseos. Ahora y siempre.
    Nuria

    1. J. Ignacio

      Hola!! Gracias por tu respuesta!! No sé si ha sido coser y cantar, en cierto modo diría que sí, al menos la primera parte. Es un homenaje, aunque así de humilde, a una personita muy especial, con una gran imaginación y capacidad de soñar. Aunque no le hago mucha justicia, pues se merece algo infinitamente mejor, pero ahora mismo no doy para más.

      Me halaga infinitamente tu visita, un millón de gracias. Otro abrazo inmenso y muy cariñoso para ti también.

  2. ¡Como entiendo a tu protagonista! Me contaba mi madre hace mil años (ya no existe, la pobre) que una vez que nos llevaba a mi hermana y a mi, ambas de muy corta edad, en el coche de feria a la villa para comprarnos unos zapatos, un sacerdote conocido de la familia que viajaba en el mismo autocar y que nos veía por primera vez, después de saludarnos y piropearnos, nos preguntó que íbamos a estudiar. “Eu vou estudiar para costureira”, contesté decidida. La carcajada fue mayúscula, por lo visto. La vida me llevó por otros derroteros, pero tengo máquina de coser y, aunque nunca tuve muñecas para practicar, sigo haciendo prácticas y “soñando” con ser buena modista (tendré que darme prisa 😀 ). Actualmente, estoy entretenida haciendo mascarillas textiles. Luego, uso las que compro en la farmacia, por si las moscas.

    1. J. Ignacio

      Hola!! Pero qué grandísima respuesta la tuya!! Muchas gracias por compartir esos recuerdos, me siento superhalagado.

      Es muy bonito que estés haciendo mascarillas. Aquí, el ayuntamiento las ha repartido casa por casa, en cuanto las ha tenido disponibles. Y ha sido un detallazo porque llegó a ser realmente difícil conseguir siquiera una.

      Muchas gracias por la respuesta, y sobre todo por compartir. 1 abrazote.

Dejar una respuesta