Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

61. H2O (Elena Bethencourt)

Es agosto con ese calor que abrasa los cuerpos. La humedad se adhiere a la piel. En un banco de la plaza un hombre tiene sed. Observa cómo se desprende una gota de la frente de una muchacha, se desliza hacia la comisura de los labios y le cae por el cuello. Traza en su mente la ruta que dibuja mientras resbala entre la redondez de sus pechos. Se le hace la boca agua.

Quién pudiese lamer esa gota que fluye junto a otras río abajo hasta el ombligo, precipitarse en el torrente sobre el triángulo perfecto de la joven, inundarla sin remedio. Quién pudiera llover y llover con ella, empaparse una vez más de ese aguacero, gozar a la intemperie de sus recovecos, regar surcos sembrados de deseo, diluviar juntos y que no amaine hasta escurrir agotados desde los muslos hasta el suelo.

Es agosto con ese calor que abrasa los cuerpos. La muchacha se evapora. En un banco de la plaza, apoyado en su bastón, un hombre se diluye en un charco de recuerdos.

24 Respuestas

  1. Barceló Martínez

    Hola, Elena.
    No es ningún secreto que, sin menospreciar a los compañeros que han resultado justamente vencedores, en mi quiniela mi apuesta era tu relato «Tejido familiar». Decirte que me encantó es decir poco.
    Ahora, vuelves a la carga con esta incontestable «fórmula del agua», para dejarme de nuevo impresionado.
    No puedo dejar de decirte que te admiro y que me encanta tu trabajo. Si no lo has hecho ya, te animo a escribir en largo. Cuando lo hagas, aquí tienes un lector seguro (de los que se compran el libro y le piden la dedicatoria al autor/a).
    Vuelves a estar en mi quiniela, en este caso para esta convocatoria.
    Un abrazo.

    1. Elena Bethencourt

      Hombre, Barceló, tú sí que me impresionas con tus palabras. Qué bien que te haya encantado mi «Tejido Familiar», creo que eso es lo más importante, que les guste a ustedes. Ay, si siempre estoy en tu quiniela, deberías ser miembro del jurado tú, jajaja.
      Y sobre escribir largo, pues lo primero sería querer. Luego hacerlo bien o mal, pero querer. Y yo no quiero. Hasta relato vale, poesía también, pero novela nunca. Un abrazo y muchas gracias, me ha hecho ilusión leer tu comentario.

  2. Manuel Menéndez

    No sé si en agosto hace calor pero aquí en marzo en Asturias ha subido la temperatura muchos grados. Precioso, poético y sensible. Me quito el sombrero una vez más. Besos y suerte😘

    1. Elena Bethencourt

      jajaja, ¿ha subido la temperatura en Asturias? Si es que el tiempo está loco, cuando los amantes llueven es siempre para más calor.

      Un abrazo y gracias por comentar.

  3. Ángel Saiz Mora

    Decir que el agua es un elemento básico para la vida (será por eso que andan buscándola en Marte) no descubre nada nuevo. Afirmar que la vida, tal como la conocemos, basada en un organismo complejo, se degrada al mismo tiempo que su soporte orgánico, tampoco resulta muy original. Sí lo es narrar las fantasías imposibles, alimentadas con nostalgias del pasado, de un anciano que conoció tiempos más felices, en los que su cuerpo le permitía ser partícipe de escenas sin límite, que ahora ve lejanas.
    Un relato en el que lo esencial no es solo lo que se cuenta, sino también cómo se hace, en un equilibrio que compone una historia sublime.
    Un abrazo y suerte, Elena

    1. Elena Bethencourt

      Gracias, Ángel, siempre esperando tu análisis como agüita de mayo, o como H2O :-). Sí, mi personaje ya no puede volver a sentir ese tipo de chaparrón excepto con la imaginación.

      Un abrazo

  4. Domingo Jiménez Lacaci

    Agua y calor, sudor, gotas, canales y triángulos, cuellos y labios. Y más agua, y un cierre con vapores, soluto y solvente.
    ¡Cómo me ha gustado, Bethencourt! Lleno de efervescencia y magia. Muy tuyo.
    ¡Bravo!

    1. Elena Bethencourt

      Hay que disfrutar de la lluvia antes de que escampe.

      Muchas gracias por leer y comentar. Tu opinión es muy importante.

      Un abrazo.

  5. Jonathan Ruadez

    Ay, Elena, Elena mía. Queriendo que llegue ya agosto, que acá nada que sube la temperatura y muchos querrían evaporarse con esa muchacha. Tenía tiempo sin leerte y lo estaba añorando. Siempre será un placer hacerlo. Me quito el sombrero por este relato. Es magistral. ¡Brava! Un abrazo grande.

    1. Elena Bethencourt

      Ay, Jonathan qué alegría que estés en Esta noche te cuento para leerte. Y sí, la muchacha nada más llegar agosto tiene una fila de hombres en la plaza derritiéndose al sol.

      Un abrazo y gracias por leer y comentar.

  6. La fortaleza del enlace covalente que mantiene unidos los átomos de la molécula de agua es equivalente a la fuerza con la que los recuerdos de un tiempo pasado irrumpen en la memoria de este anciano, que toda seguridad, conoció el placer de licuarse junto al cuerpo amando. Muy bonito, Elena, me encanta.
    Mucha suerte.
    Un abrazote.

  7. Javier Arroyo

    No sé si el anciano llegó a saciar su sed en otros tiempos, pero yo he tenido que leerlo varias veces, con una no bastaba, quería más. Maravilloso. Mucha suerte, Elena.

    1. Elena Bethencourt

      Gracias, Javier, el hombre tiene su base de datos mental par revivir el aguacero, aunque ya en su vida no cae ni un fisquito de lluvia fina.

      Gracias por leer y comentar.

  8. Gloria Arcos Lado

    Elena, pues para que no se te dé la literatura erótica no lo haces nada mal.
    Enhorabuena por este relato tan delicado y sublime, a la vez que lleno de pasión.
    Un abrazo,
    Gloria

  9. F. Javier Cano Santa Bárbara

    Hola Elena

    Se me ha hecho la boca agua literalmente leyendo esta maravilla, no tienes límites.
    Mi más sincera enhorabuena.

    Un fuerte abrazo

    1. Elena Bethencourt

      Ay, qué ilusión verte por aquí, Javier. ¿Se te hace la boca agua, jaja? Es buena señal, el agua es todo:-)
      Un abrazo, gracias por leer y comentar. Muack!

    1. Elena Bethencourt

      La calima está cediendo, menos mal. La calima da para muchos relatos también, más que esta lluvia mía que no refresca.

      Gracias, María linda.

      Un abrazo.

Dejar una respuesta