Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

53. «¡Pumby, Pumby!»

                                                                                                                        Dedicado a las emperatrices de mi lar.
                                                                                         “El ser feliz, un truco es al fin” (Mary Poppins)

Arrinconado por la expansión metropolitana, entre un puente del scalextric y el cauce del río, el barrio de San Sixto tenía tremenda densidad de habitantes y alcalde propio.

Aquel día, inauguraban un hipermercado ecológico junto al parquecillo de atracciones del descampado, y como siempre, el citado funcionario delegó en el buenazo de Yago, concejal independiente y hastiado, la acogida de autoridades: el archipámpano de la delegación de defensa, los prebostes de la ciudad, el arzobispo, el farmacéutico, los pomposos ejecutivos trajeados de Armani y la plantilla de la policía municipal.

El soporífero fabricante de quinoa y bulgur daba su plúmbeo discurso- ¡bla, bla, bla! – al compás de cierto sonido (¡incluso él estaba que se dormía en su atril del parking del establecimiento!):

“¡’Ping, ping, poing!”

El público parecía mirar algo a otro lado con disimulo

“¡Boing, Boing!”

Cuando el conferenciante quiso darse cuenta, quedaban unos ancianitos y el boticario (que llevaba muletas).

Siguiendo el ejemplo de Yago, el resto de personal, desternillándose (incluido el subinspector de comisaría)

“¡Pumba, pumba!” ….

había allanado en jubilosa comandita el parquecillo de atracciones y saltaban en las camas elásticas y en la piscina de bolas de colores.

6 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Qué aburridos son los discursos oficiales, los actos protocolarios y demás actividades semejantes, algo extensivo a otras muchas cosas: declaraciones de autoridades, mítines políticos, debates estériles, análisis de tertulianos o reuniones de vecinos. Cuántas veces, en medio de algo como eso, hemos sentido deseos de eliminar rigideces, disimulos y poses, para volver a ser niños y dar rienda suelta a la espontaneidad y la alegría, que es lo que transmite y muy bien tu relato.
    Aparte, al leer el título, no he podido por menos que recordar un personaje entrañable de mis queridos tebeos (ahora cómic), ese gato que se transformaba en superhéroe al beber zumo de naranja, aunque en este caso se corresponda con el sonido juguetón de camas elásticas y piscinas de bolas que ocasiona este concejal, contagiado de la felicidad general.
    Aparte de todo ello, contigo siempre se aprende, como por ejemplo la palabra «archipámpano».
    Además de desearte suerte con esta simpática historia, te mando también los mejores deseos para las fechas que se acercan, al igual que en el año que comienza.
    Un abrazo, Juan

    1. J u a n

      ¡Genial Á n g e l! : Existen muchas onomatopeyas, pero puse adrede «Pumby» para seguir con la línea naïf de la más pura alegría por el gatito que tan bien has identificado. ¡Sus tebeos hacían mis delicias! Además, el dibujante -que ya debe estar criando malvas-era valenciano, como el barrio real al que acudí hace unos meses (aunque le he cambiado el nombre) y en el que me inspiré para escribir esta bienhumorada situación existencialista. De otro lado, «archipámpano» es increíble, llevo oyendo esta palabra en tono cómico dentro de mi amplia familia desde que era pequeño. No sé, debe ser según las zonas de España.(no olvides que yo soy manchego)
      ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Felices Navidades, Las Adoro!!!!!!!!!!Y UN INMEJORABLE MMXXII😊

  2. María Jesús Briones

    Me ha parecido una historia muy divertida y tal real como la vida presente que nos ha tocado «disfrutar».
    Coincido con el comentario anterior en lo del vocabulario. Eres un maestro que siempre nos «desasnas» un poquito con tus originales relatos.
    Mucha suerte y mucha Navidad a disfrutar.

    1. J u a n

      ¡¡¡¡¡Agradecidísimo Querida M a r í a J e s ú s !!!!!!!! Esa era la misión, que fuera algo lleno de alegría y con visos de «chufla» (estoy todo el año sonriendo, es lo mejor, por tanto no tiene mérito ) ¡Y qué va: Nadie desasna a nadie…..quienes quedan con los brazos en cruz y mirando a la pizarra con orejas de burro, son las personas que no leen ni escriben!¡¡¡Esos Sí!!!
      ¡¡¡¡¡¡¡Que pases unas tiernísimas Pascuas del Nacimiento y Sed Felices en Familia!!!!!! ❤🍷🎻

  3. Nos has dejado una deliciosa visión de los ancianitos en el parque infantil, prostáticos arriba y abajo. Maravilloso, J u a n. Siempre construyes tus relatos como si fueras un Eiffel, dándoles formas y estructuras sólidas, como una torre, desde el inicio al final y con algunas vigas que siempre destacan por encima de las demás. Es placentero toparse con tus textos, desentrañarlos y, en ocasiones, acudir al diccionario. Aplausos.
    Por cierto, yo también fui de Pumby. Ni esperaba a salir del kiosco para comenzar su digestión. Qué tiempos aquellos, qué tiempos estos… Salud, saludos, feliz todo y abrazos, J u a n.