Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

58. CUADRO INACABADO

Eulalia despierta con la vibración de la alarma del móvil. Son las cuatro de la madrugada y la cama está fría. De Juan sólo queda un hueco con la forma de su cabeza en la almohada, ocupado por la mascarilla de la máquina respiradora que sigue emitiendo aquel horrible pitido rítmico.
Se levanta con la dificultad de los largos años vividos y busca a tientas su bastón para no encender la luz.
El sonido de los pinceles sobre el lienzo la va guiando por el pasillo hasta el estudio, donde se adivina un resplandor plateado.
Allí, a la luz de la luna, Juan, paleta de colores en una mano y pincel en la otra se esmera sin atisbo de temblor en pintar su último cuadro.
Como cada noche, Eulalia espera pacientemente hasta que se ve reflejada a sí misma en el cuadro.
Una vez que el sonámbulo ha vuelto a la cama, con cuidado, le limpia las manos.
Finalmente, rasga con un cuchillo la obra de arriba abajo y lo tira en el contenedor de la calle.
En la última visita al oncólogo Juan le manifestó su firme propósito de no morir hasta tener el retrato de su amada terminado.


 

2 Respuestas

  1. Dolores Asenjo

    José Ángel ¡Cuánta ternura encierran Eulalia y Juan!

    Una vida que cuelga de un hilo pero que tiene una razón de peso para luchar contra esa maldita enfermedad como es pintar a su amada. Y una amada que se resiste a dejar machar a su pintor.
    Me gusta tu prosa sencilla y llena de sensibilidad. .

  2. José Ángel Gozalo

    Muchas gracias Dolores.
    Evidentemente, después de toda una vida juntos es cruel y difícil tener que decir adiós al amor de tu vida.
    Me alegro de que te haya gustado.
    Un abrazo