Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

7. SUPERCAÑÓN (EPIFISIS)

Cuando entré en la santabárbara, estaba apoyada en el brocal metiendo el escobillón embadurnado de sebo por la boca para limpiar el ánima, sus brazos desnudos, brillantes por la grasa que le resbalaba hasta la camisa remangada, empapando la tela y marcando sus pezones, dejando ver su tatuaje con mi nombre. La mancha en su nariz hizo que se me pusiera como la verga mayor. Se dio la vuelta y como la encanta el trinquete, se subió la cureña hasta la cintura y nos pusimos a holgar entre las gualderas.

Le puse el cascabel a la culata, mientras que con sus manos grasientas me dirigía hacia su tulipa, yo no tenía nada que envidiar a los espeques de cubierta y entre mis ganas y las suyas y el chapoteo del barco y del sebo, hubo una explosión sorda que fluyó hacia la sentina.

Será por la abstinencia, pero en la mar, siempre tengo otro proyectil en la recámara y no precisamente de pólvora mojada, así que la propuse otro ejercicio de tiro, pero ahora de avantcarga, así que mientras se amorraba al mástil, yo atacaba su línea de flotación, terminando en un pique de proa y un cuarto de derrota.

44 Respuestas

  1. Ines Z. López

    No sé qué decir, estoy impresionada imaginando esa escena. Yo, como Ana, he tenido que buscar alguna palabra jajajaja
    Un beso, casto, por supuesto.

  2. María Jesús Briones

    JA, JA, JA!.. Reconocería un relato tuyo en un cañón,,, perdón he querido decir millón.
    Buen ejercicio para la risoterapia.

  3. Ángel Saiz Mora

    Un relato cañón, alimentado con la pólvora de una creatividad explosiva, valiente y rompedora; un texto que golpea estruendoso en el intelecto.
    Suerte y un abrazo, Epi

  4. Jajaja Epi, ya el título me saca un sonrisa.
    Después de utilizar el diccionario, he podido enterarme de los detalles, aunque el fondo lo he tenido muy claro, desde el principio. Sigue así, eres único.
    Un abrazo.

  5. Calamanda Nevado

    Alejandro, has llevado esta historia con cautela y un rico vocabulario, ademas de con un tinte sensual muy bueno. Suerte y saludos

  6. Magistral, sin paños calientes (o sí). De lo que estoy segura es de que disfrutas (con todos los matices del verbo) tanto escribiendo tus relatos como nosotros leyéndolos.No te aplaudo porque tendría que quitarme los guantes e igual te parece una provocación, no te beso porque me estremece imaginar tal cosa, no sé que hacer contigo…¿desearte suerte?

    1. Hoy he comprobado mi ordenador para mirar si por algún agujerito me observas. Tienes toda la razón, disfruto cuando escribo, a veces llego al éxtasis como la Santa. En absoluto es una provocación que te quites los guantes, es escaso y lo del beso, uhmmmmmmmmmmm..uhmmmmmmmmmmm……………………………………………………………………………………………………………………………………………, bueno ya está, gracias.
      Un beso

  7. Mª Belén Mateos

    vaya relato cañón lleno de polvo..quiero decir de pólvora encendida. Palabras que realmente suenan bien y además se arremangan. Buenas imágenes pasionales.
    Y te digo como Eva, abrazarte, besarte..Ufff.. Eso si suerte toda la del mundo.

  8. Reve Llyn

    Desconozco la definición exacta de la mitad de “los palabros”, y sin embargo…me he enterado de todo.
    He vuelto a tener la sensación ¡¡¡fantástica!!! que tuve la primera vez que leí el capítulo 68 de Rayuela.
    Aquí me quedo tan contenta. Gracias.

  9. Alejandro, ya por el título uno se imagina de que va el relato, pero lo que uno se encuentra al leerlo sorprende por tu hábil uso de las metáforas y palabras que no tengo ni idea de donde te las has sacado.

    De todas formas lleva tu sello inconfundible. Sigue así: arrancando sonrisas con tu inventiva.

    Enhorabuena y saludos

  10. Ja,ja,ja, un supercañón que jamás tiene la pólvora mojada. El texto es tan culto que requiere abrir varias veces el diccionario, pero vale la pena leerlo. Un fuerte abrazo, supercañón, quería decir, Epi, Sotirios.

Leave a Reply to Belén Sáenz Cancel Reply