Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

01. A LA LUNA (JAMS)

Cuando cumplió 39 años echó sus cuentas seriamente.

Con esa edad jamás conseguiría ganar la maratón olímpica. Tampoco se sentía capaz ahora de comenzar medicina para encontrar el remedio contra aquello que acabó con su hermano. Tras seis desastrosos años de convivencia también debía renunciar a conseguir esa foto familiar con cinco críos y dos perros. Ya no leía. Había dejado de entender los atractivos de la ficción, y, por tanto, nunca escribiría esa novela delirante de seres diminutos que habitan en los armarios de cocina.

Pero aún encontró un sueño alcanzable: llegar a la luna. Dividió los 384000 kilómetros de distancia entre los 7664 días de su plan, y descubrió que la cifra era asumible a su afición de correr diariamente por el parque.

Se compró una equipación gris plata, unas zapatillas luminiscentes con el sistema “Fullmoon Propulsión” y un gorro de lana blanco. Programó su reloj multifunción en una cuenta atrás descomunal que descontaba cada kilómetro recorrido, e inició su viaje a la luna con vespertinas etapas.

Unos inesperados mareos le han llevado a calcular su trayectoria actual. Ha descubierto que hace dos días que ha salido de la atmósfera y, ciertamente, sufre los primeros inconvenientes de la ingravidez.

32 Respuestas

  1. Antonia

    Es que lo mejor para no fracasar es ponerse metas asequibles 🙂
    Me ha encantado porque he disfrutado la imaginación, no exenta de cálculos y planes, y sobre todo por ese final tan bonito.
    Felicidades Juan, y abrazo.

  2. Modes Lobato Marcos

    Bueno, bueno…
    Creo que es el primer relato que te leo entregado de lleno a las fauces del surrealismo.
    Ya se sabe que en los comentarios suele haber un cierto grado de melaza, y que bueno lo tuyo y tal pero, demonios, en este caso está justificado con creces.
    Yo, tras unos días desconectado y un tanto chof, debo decirte que he recargado pilas de nuevo.
    Me temo que tendrás que soportar a tu perturbado favorito otra temporadilla…

  3. Ángel Saiz Mora

    Unos piden la luna, algunos parecen estar en ella, y otros aspiran a llegar al satélite poco a poco, de modo doméstico, sin necesidad de apuntarse a la NASA. Me cae bien el protagonista, será porque también soy bastante programadito.
    Has abierto el inicio de una nueva era que nos va a poner a todos en las nubes y más allá.
    Un abrazo

  4. Reve Llyn

    Muy bueno Jams, ya es ¿trágico?¿cómico? que su plan más realista sea llegar a la luna corriendo. Claro que al borde de los cuarenta, cualquier cosa.

  5. Hola, Jams.
    Es una pre-crisis de los cuarenta, varonil y de manual.
    Me gusta mucho que, junto a la fantasía del autor, aparezcan datos de distancias reales (porque supongo que lo son). Ah, y el detalle del gorro de lana blanco es que me encanta.
    Buen inicio espacial.

    Un megabrazo.

  6. JAMS

    Muchas gracias a tod@s por vuestros comentarios. Ya tenía ganas de escribir algo que tuviera algo de esperanza en su mensaje… aunque sea a través de la locura¡¡¡ Pero resulta curioso que a veces los objetivos más difíciles acaben siendo los únicos posibles.
    Y por cierto, está basado en hecho reales…

  7. Quién sabe. A lo mejor, al final de su viaje encuentra una selenita en el parque que, entre arrumacos estelares, le susurre al oído la cura que buscaba y le devuelva la inspiración.
    Saludos lunáticos.

  8. Hola JAMS, mis felicitaciones por tu relato con toques de la buena ciencia ficción (estilo F. Brown), original y muy divertido.
    Me recuerdo del “ascensor a la Luna”, el legendario proyecto que todos los años en google tratan de crear. Supongo que en el futuro tampoco lo lograran, quizás por que han gastado recursos en espiarnos…
    Un abrazo y un gran saludo.

  9. Calamanda Nevado

    Juan, la esperanza como meta es fenomenal, y en este caso doblemente si se trata de una historia real, que bueno. Bien contado. Abrazos

  10. Nieves Martinez Menaya

    Vengo de la luna, que es donde habitualmente habito , y te cuento que me he dado un susto de muerte . Por el camino me he cruzado con un tipo muy extraño que no dejaba de repetir: ¡ Maldito Enetecé, maldito Enetecé!. LLevaba un gorro blanco y un reloj de muñeca que, a juzgar por la fecha que podía leerse , se había detenido nada menos que el uno de marzo del año 2016 . He querido ayudarle , pero él ha preferido continuar hurgando en el contenedor de basura espacial.

    Y aquí me encuentro, en mitad de un cuento, junto a un cartel que dice : Sendero del Agua.

    A lo lejos, hay un hombre que silba.

    Lo he leído varias veces y lo he vuelto a leer porque juraría haber estado con anterioridad en este cuento. Con otras palabras y con otro escenario . Y es que estoy convencida de que desde 2012 que te llevo leyendo, has hecho de tu protagonista un personaje definido. Creo que es EL MISMO en todos ellos; un hombre complejo, dado al impulso, incorregible soñador , de trasfondo perverso y algo obsesivo que lucha siempre contra la mala suerte. Podemos encontrarle tanto en el Hotel Macondo, mirando ensimismado a una Remedios que le sirve una inocente infusión de sospechosas hierbas, o en la habitación 101 de un perdido hospital , o en una comisaria mil veces visitada o besando al tío Luis que viene siempre por navidad . Un superviviente de la sordidez , un luchador , un hombre que ha vivido , que sueña y sigue vivo en un cuento y otro cuento. Un personaje propio: el sueño de todo escritor

    Doscientas palabras son un mundo , un espacio asignado , inexorable para un personaje y un autor que conviven en un cuadrilátero perfecto. En él, tiene el autor que administrar espacios, distribuir acciones, ocultar y exhibir, sorprender y atrapar en tan solo unos segundos de lectura. Factor común son tus finales – sus finales – , finales abiertos , inquietantes en los que tu personaje es más turbio y se nos vuelve más oscuro, como queriendo decirnos : ” Continuará”

    PD. Dedicado a tu peluquera, que sabe de flequillos

    Nota : No tengo ni idea de escribir, pero si es por hablar de biorritmos , la segunda frase me parece perfecta para haber sido la de inicio , porque tiene esa medida cómoda que contiene cierta dosis de enigma y sugiere a la vez. ( ” Con esa edad jamás conseguirÍa ganar la maratón olímpica”) y la primera colocarla en cualquier lugar del resto del primer párrafo.( Es para que no digan que solo te echo flores.- guiño – )

  11. M Belén Mateos Galán

    La crisis de los cuarenta, acentuada por esa falta de cumplir cualquier expectativa alcanzable. Por ello ¿porqué no probar con lo inalcanzable? Virtual viaje o real,con gorrito incluido, que pone esa guinda de ilusión a su vida.
    Fantástico Jams. Buen comienzo para esta carrera hasta que ha de llevarnos hasta luna.
    Abrazos.

  12. EDUARDO MARTÍN ZURITA

    Hola, Juan
    Muy fascinante esta historia de perdedor aspirante a ganador. Con detalles (sólo en ellos hay originalidad, verdad, dijo, creo, Sthendal )muy dignos de apreciar, por cierto. Albricias.
    Un abrazote.

  13. EDUARDO MARTÍN ZURITA

    Oye, Jams, ¿por qué no lleva número mi relato? Algo habré hecho mal, seguro; soy un desastre con lo informático, bueno, y para un sinfín de cosas más.
    Un abrazote y buen fin de finde.

  14. Izaskun

    Muy buena entrada para este nuevo reto, Jams. Me ha gustado mucho este micro surrealista, tiene ritmo y un protagonista que cae simpático. No sé si me estaré volviendo medio lunática, pero lo has creado tan visual que lo he visto ahí con su gorro blanco, su chándal gris y las mega-zapatillas…siguiendo casi la estela de ET.
    Besotes

  15. Gloria Arcos Lado

    Coincido con los compañeros de que es un gran relato. Creo que todos nos podemos ver reflejados en tu protagonista.
    Todos tenemos aspiraciones incumplidas, deseos imposibles y un punto de locura que nos hace seguir teniendo sueños inalcanzables, pero como él, creo que a pesar de todo hay que continuar intentar convertirlos en realidad.Un beso muy grande de Gloria

  16. A mí lo que me encanta de este micro es la naturalidad con que este señor decide que es alcanzable llegar a la luna, la limpieza y pulcritud de los cálculos que lo avalan, y esa decisión férrea que lo lleva hacia adelante.
    No me asombraría que llegara.
    Surrealismo del bueno.
    ¡Enhorabuena!

  17. Pablo Núñez

    Me parece un relato lleno de fino humor. Me sorprende que vea imposible, con 39 años, realizar actos terrenales, aunque la verdad es que ya va tarde para algunos, y vea tan claro el viaje a la luna por etapas cual vuelta ciclista. Su atuendo me ha parecido el más adecuado: plateado para ir a un planeta cuyo brillo es de ese color, y ese gorro de lana blanco que culmina toda una apuesta por la imaginación. Lástima que no tomase en cuenta la falta de oxígeno por el camino. Creo que tan solo le queda una solución aceptable: volver a la tierra antes de que el mareo sea irreversible y se anime a contar en una novela su autobiografía. Yo la compraría.
    Excelente derroche de ingenio, JAMS.
    ¡Enhorabuena!

  18. Qué penita me da tu prota, no por lo que pretende conseguir, si no por todo lo que no ha hecho…
    Magnífico ese toque de romanticismo, ¡la fantasía que hay que tener para pretender realizar tamaña hazaña vestido con esa guisa! me atrevería a decir que es uno de los trabajos que más me han gustado.
    Un abrazo

Dejar una respuesta