Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

02. Despedida (Juan Antonio Vázquez)

La tez morena y la dureza de sus manos delatan que fue hombre de campo: lo sé bien; allí pasamos incontables mañanas junto a su inseparable transistor, él dando rastrillo, yo arrinconándolo con mil preguntas que no le dejaban escuchar el radioteatro: «…la noche se lo tragó mientras el Montecristo le recortaba brazas para darles caza. Seis toneladas de hierro y plomo les pisaban la derrota desde Tórtola, y a merced de lo que divisaban de proa, mañana yacerían bajo las aguas…». Ese día, recuerdo, quise saber qué era la muerte: un lobo de mar insaciable –dijo mi padre apagando el receptor–, un pertinaz cazador que siempre encuentra tu barco y toma tu alma por tesoro. Lo escuché maldecir por años desconocer el final de aquella historia. Hoy, a su lado en el hospital, no se me ocurre mejor adiós que susurrarle al acariciar su pelo ralo: «…pero el capitán les arenga a abandonar sus puestos: a reír y a cantar. A burlarse del destino; a presumir del salitre y ahuyentar su temor. Al amanecer, el navío perseguidor no da crédito. Perdido el rastro de su miedo nunca darán con ellos». Y sonríe. Y cantamos los dos.

87 Respuestas

  1. Paloma Casado

    Qué homenaje tan emotivo a las historias de la radio. Hemos sido los más madrugadores, amigo y esperemos que se cumpla el dicho: “A quién madruga…pero tú no necesitas ayuda, eres grande.

    1. Hola Paloma. Este sitio está lleno de estupendos escritores, como tú misma, así que no hay más remedio que encomendarse a la fortuna. Mientras, a disfrutar de los relatos que irán poblando el mes. Muchas gracias por tus amables palabras y un gran abrazo 🙂

  2. La radio tenía esa magia de llevarnos a la fantasía, pero tu le agregas la emoción, esa historia inconclusa al que le diste “tu” final feliz. me emocionó amigo.
    Un gran abrazo y suerte.

  3. Antonia

    Qué bien lo has narrado y cuanta ternura en pocas líneas. Da gusto oírte, bueno a ti y al radio teatro. Has conseguido transmitir bien los sentimientos, y ese final me parece excelente y optimista. Buen viento y buen rumbo. Buena suerte,marinero.
    Abrazo.

  4. Patricia Mejías

    Siempre le pones emoción a tus relatos y un sentimiento que, por lo menos a mí, siempre me ha calado muy profundo. Tus relatos van más allá de esa fuerza en la escritura para concentrarse en lo más intimo del ser humano. Un toque de ángel con una gota de lágrima agridulce que siempre nos llega al alma de aquellos que siempre te leemos gustosos.
    Un abrazo y un feliz año nuevo para ti, Antonio.

  5. Ángel Saiz Mora

    La vida como un guión teatral con su final escrito, el mismo para todos. La existencia cotidiana en la que se cuelan historias en forma de ondas sonoras mientras estamos en otras cosas. Un sentido canto a la vida contado maravillosamente, con una maestría difícil de superar.
    Un abrazo, Juan Antonio. Feliz año

    1. Maestría la vuestra Ángel. Además de ser buena gente sois escuela. Agradezco mucho tus comentarios y tus ánimos. Estoy seguro que este año muchos de vosotros conseguiréis grandes cosas. Es un lujo poder leeros. Un abrazo grande 🙂

  6. Alberto Moreno Sánchez Izquierdo

    Sombrerazo al paralelismo entre el mensaje del radioteatro y el que ansía dar el hijo a su padre. Y estupendo colofón. Mis admiraciones

  7. Salvador Esteve

    Juan Antonio, genial historia y genial radioteatro. Ya a primeros de año nos has puesto el listón muy alto, necesitaremos una pértiga para ni tan siquiera poder rozarlo. Enhorabuena y un abrazo.

  8. J u a n P é r e z

    Tu composición es eminentemente cariñosa, unas aleluyas plenas a la importancia del medio de comunicación. Muy sencillo y reconstituyente, sobre todo para mí que estoy chapado a la antigua, los demás medios de hoy en día no me importan un ardite en su demagógica modernidad. Qué bien ha coincidido leerte con mis pensamientos de estos principios de año ya que estoy más pitufo gruñón que habitualmente.
    ¡Muy Bien Muchacho!
    J u a n , E l E m i s o r E r m i t a ñ o . ¡¡¡Sí !!!

    1. Coincido contigo, en que la radio es un regalo de valor incalculable y espero que eterno. Le tengo especial cariño a este medio que llena muchísimas horas de mis soledades. Gruñón o no, aquí siempre eres bienvenido, y si no estás se te echa de menos. Muchas gracias y un gran abrazo 🙂

    1. Ni hablar Eva. Tú llegas donde te lo propongas, y ahí están tus letras para ratificarlo (y para disfrutarlas). Gracias por tus palabras y por esa valoración nivelística que sin duda no merezco y que me atribuyes empujada por tu cariño. Un abrazo 🙂

  9. Modes Lobato Marcos

    Precioso y poético relato que rompe sus propias costuras para ir más allá.
    Muchísimo más allá.
    El argumento es una simple excusa para hacer un inmenso homenaje a la figura paterna.

    Juan Antonio, él, desde su nube, desde su mar, se sentirá feliz y orgulloso de ti.

    Un abrazo sincero, amigo (y otro más gordo en Santander)

    1. Muchas gracias Modes. Le has dado una lectura perfecta a la intención del relato, y a muchas más cosas que sabía que no se te pasarían por alto. Agradezco mucho tus palabras y tu apoyo. Me ha reconfortado mucho y me llegan muy hondo. Nos vemos pronto, espero. No me pierdo ni esa cita ni ese abrazo.

  10. María Ordóñez

    ¿Cómo le haces, Antonio? Cada uno de tus relatos es mejor que el otro. Qué historia tan linda, tan llena de ternura, bravura, esperanza…! Me encanta empezar el año leyendo joyitas como esta. ¡Gracias! ¡Que el 2016 llegue lleno de bendiciones para ti y tu familia! Un abrazo.

    1. Cómo lo hacéis vosotros María, que me hacéis sentir siempre tan bien y tan arropado cuando intento escribir cosas que os gusten. Los mejores deseos para tu andadura por este 2016 que espero que traiga mucho y bueno. Un abrazo 🙂

  11. Mª Belén Mateos

    Que grande eres. Una despedida que emociona. Ese sonido de la radio que acompañaba en cada quehacer, en cada ocasión. Una manos trabajadas que aún tenían tiempo de escuchar.
    Una forma de narrar que encandila y hace sentir todo aquello que quieres decir más allá de las palabras.
    Precioso homenaje a los padres que sin decir nada lo dicen todo.
    Buen trabajo como siempre digno de admirar.
    Un beso enorme Juan Antonio.

    1. No Mª Belén. Grandes sois vosotros, y grande eres tú. Que siempre estás, animando y por supuesto mostrándonos el camino con la exquisita sensibilidad con la que impregnas todos tus relatos. Muchas gracias y un abrazo 🙂

  12. María Jesús Briones

    Has sabido captar escrupulosamente la magia de la radio, en la historia que hoy nos presentas.
    Mucha suerte en “Esta noche” y en 2016

  13. quise saber qué era la muerte: un lobo de mar insaciable –dijo mi padre apagando el receptor–, un pertinaz cazador que siempre encuentra tu barco y toma tu alma por tesoro.

    Esa parte ya vale un libro, un vídeo, una mermelada, y mi admiración.

    Y encima el relato sigue, enhorabuena, huele a papel y no de fumar.

  14. Jo!!! Juan Antonio, esa despedida casi me salta las lágrimas. Cuánto amor. Colocarse a la altura de alguien para que te entienda, para llegar a su alma, para arropar sus miedos, para acompañarlo en su adios.
    Me gusta la atmósfera, el tono, el ritmo… O sea, me gusta el relato 🙂

    Un abrazoooo

  15. María José Escudero

    Una despedida llena de emoción y agradeciemiento por todo lo recibido y por todo lo aprendido. La radio nos acercó a la literatura y estimuló nuestra creatividad y, por suerte, nos sigue haciendo compañía.
    Bellísima composición, Juan Antonio.Sabes proyectar tu sensibilidad. Un abrazo.

  16. Dejando de lado el tema del relato y su estilo nostálgico más que triste, me ha parecido muy interesante el triple escenario que plantea.
    Se inicia en el campo y finaliza en el hospital, tras una singladura marinera a través de las ondas hertzianas.
    Pero, además, ese triple escenario tiene su reflejo emocional, y nos encontramos con una multiplicidad de sentimientos muy rara de encontrar en un microrrelato. Veamos: Tenemos nostalgia, incertidumbre, miedo, resignación y también su contrario, ternura y amor incondicional.
    En definitiva, un relato completo.
    Saludos cordiales, Juan Antonio.

  17. Cristina Requejo

    ‘ Un lobo de mar insaciable…’; resulta paradójico que un asunto tan feo como la muerte, luzca una definición tan hermosa como la que tú le (nos) has dado.
    ¿No es estupendo que algunas historias se queden a medias y que nosotros podamos rematarlas?
    Buen relato, Juan Antonio.
    Abrazo y suerte.

  18. Ton Pedraz

    Tierno, entrañable, de maestro. Con ese toque “J.A.V.” que te traslada, a medida que lo vas leyendo, hasta la historia misma. Mientras percibes cómo tu piel y tu vello siguen vivos.
    Suerte,
    Ton

    1. Muchas gracias Ton. Un comentario precioso de esos que aunque sabes que vienen lanzados por la cuesta abajo del cariño, le dan aún más sentido a esta locura de escribir algo y conseguir que os guste. Muchas gracias y un abrazo enorme 🙂

  19. ¡Qué bonito! Reir y cantar para ahuyentar su temor… Aunque esta vez no le servirá para escapar de la muerte, sí que es una preciosa despedida, con las emociones a flor de piel: hijo, padre y nosotros los lectores.
    Que bien contada esta tierna historia.
    Un abrazo Juan Antonio.

  20. María Cotero

    Alguien dijo que la radio es el teatro de la mente y que reúne personajes, situaciones y la palabra…. Con tu magistral relato has conseguido que yo escuche sus voces.Suerte. Un saludo.

  21. Un relato que llega a lo más hondo por lo tierno y emotivo. Me encanta ese lazo afectivo, con la complicidad de la radio, que ha mantenido unidos hasta el final a ese padre y ese hijo. Precioso, la verdad. ¡Enhorabuena y suerte! Un abrazo.

  22. Ana Fúster

    Difícil comentar un relato como este, que por una parte te admira por su construcción más que acertada, por otra te narra una doble historia, por otra te pinta ambas con palabras que son pura poesía, y al final se te aferra a la garganta y te humedece los ojos. Un abrazo, luz y suerte.

  23. Preciosa historia que tiene aroma a imprenta. Emotiva y cálida. Firme candidata para la edición.
    Mucha suerte, aunque no creo que la vayas a necesitar.
    Un abrazo
    LuisCar

  24. Marta Trutxu

    Juan Antonio: gran historia, con esa narrativa épica, me ha recordado a la Canción del Pirata… y muy emotiva, una preciosa relación padre hijo.

    Muy bien escrita y muy bien enfocado el tema de la radio!

    Enhorabuena y que tengas mucha suerte!

    Saludos y un abrazo!
    Marta

  25. Reve Llyn

    Precioso Juan Antonio. Precioso el montaje de las dos historias, la forma de intercalarlas y llevarlas paralelamente tan bien con tonos tan distintos, y precioso el nudo final que me atas en la garganta.

    Felicidades.

  26. Juan Antonio, vaya relato, vaya historia. Se me han paralizado los dedos a dos centímetros del teclado. Todo lo que se pueda decir es poco. Enhorabuena y gracias por compartir esta maravillosa delicia.

  27. Hola, Juan Antonio. ¿A ver que puedo añadir que no te hayan dicho ya? Mmm…Relato muy compacto, sin extravagancias, con una historia clara, sencilla, emotiva, y con pinceladas de realidad, que llega rápido y se queda fácil. La combinación de textos, aunque resta continuidad, ayuda a resolver con solvencia la historia (me queda la curiosidad de si los textos intercalados del radioteatro son tuyos? ¿Si?). Saludos y abrazos, para ti y la compañía… (bueno, ¿no es hora de cambiar el disfraz por otro de Carnaval?, jaja) Abrazos, abrazos…

    1. Hola José Ignacio. Muchas gracias por tu pormenorizado comentario. Respecto a la pregunta que me haces el relato íntegro para bien o para mal está sacado de mi cabeza (incluido el radioteatro). Respecto a la foto del avatar no descarto que la siguiente sea peor XD. Muchas gracias por tu lectura y por tu tiempo. Un abrazo 🙂

  28. Hola, Juan Antonio.
    Nunca es tarde para felicitar a alguien que lo hace tan bien.
    Qué delicia de historia. Me recuerda a las que me contaba mi abuelo…
    Me gusta mucho la explicación que se dan los protagonistas: “Ese día, recuerdo, quise saber qué era la muerte: un lobo de mar insaciable”.
    Así creo yo que es la muerte también.
    Felicidades ENORMES.

  29. ¡Qué digna despedida! Es un tributo a la radio, que aún cuenta con muchos adeptos en todo el mundo. Muchos se valen de ella hasta para transitar por caminos más despejados. No cabe duda del sensacional invento que es la radio. Mucho éxito.

Dejar una respuesta