Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

113. Paréntesis

Luis sabe que le esperan. Por eso esquiva motoristas, camiones descabezados y pensamientos negros. En cada curva, se la juega a cara o cruz. Acelera. Lamenta que su Mercedes no sea supersónico y que, por mucho que pise el pedal, no supere los 140 km/h. La mecánica no entiende de milagros. Teme que si no arriba a destino, luego pueda ser demasiado tarde. Y solloza como un niño, recriminándose esto, lo otro… ¡Maldita fortuna!

En cambio, Miguel duerme, ajeno a las lamentaciones que, buena parte de ellas, ha propiciado. Él fue quien propuso la ronda de vinos. El que no avisó a Laura y luego le colgó. El que se negó a llamar a un taxi. El que, por su sueño profundo, no guía en la tortuosa carretera de montaña que tan bien conoce. Y el que para colmo, susurra a menudo «¡qué paz!», que tanto altera a Luis. De este modo, girando a derechas, a izquierdas repiten trayecto una y otra vez, para que a veces, como ahora, la carretera desaparezca, queden suspendidos en el aire y atrapados en la oscuridad.

Mientras, al otro lado, la máquina, que mantiene a Luis Miguel con vida, vuelve a pitar auxilio.

10 Respuestas

  1. María Ordóñez

    Wow! Qué relato! Estoy deseando que Luís perdone a Miguel y Miguel sea lo suficientemente fuerte como para empujar a Luís hacia la vida… Muy bueno, caray! Felicidades!

  2. Nicolás enhorabuena por el relato, me gusta especialmente la parte de sentirse suspendidos en el vacío uffff. Paree na de esas pesadillas en las que uno cae sin parar hacia el fondo de algo.
    Ojo con las últimas rondas de vinos y con quién se toman.
    Suerte

  3. Ángel Saiz Mora

    Vaya laberinto psicológico dentro de uno mismo que has dibujado. Un mundo doble esbozado mediante pinceladas de angustia, ambigüedad, fantasía y realidad conjuntadas en perfecta simbiosis.
    Qué difícil le va a resultar al protagonista escapar de ese fatal entramado.
    Te deseo mucha suerte y te envío, Nicolás, un abrazo.

  4. calamanda

    Nicolás, la fuerza y angustia nos lleva en el coche junto a ellos esperando hallar una solución en ese oscuro laberinto. Suerte y saludos

  5. Me gusta mucho cómo has planteado la situación. Me parece un relato muy cuidado y lleno de detalles. No sé queda en la moraleja, va mucho más allá y llega mucho más adentro. Mucha suerte 🙂

  6. La Marca Amarilla

    “la carretera desaparezca, queden suspendidos en el aire y atrapados en la oscuridad”

    qué bueno, Jarque!! Me ha gustado este relato introspectivo y dual!!

    Enhorabuena!
    😉

  7. Yolanda

    Nos conduces a gran velocidad por un laberinto de sensaciones muy humanas, nos dejas en vilo, perdidos en el laberinto del qué pasará.
    Gran relato.
    Suerte.

Dejar una respuesta