Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

122. LAS ORILLAS

Susana vivió siempre en el barrio nuevo, junto al río. Estudió en el mismo colegio desde pequeña y al cumplir los veinte comenzó a trabajar de bibliotecaria por las mañanas.
Cruzando el puente, en la judería, creció Antonio. De adulto, ya de maestro, preparaba las clases del día siguiente, por las tardes, en la biblioteca.
Susana salía los sábados con sus amigos al Gran Café. Allí pasaban el tiempo hasta la noche entre charlas, risas y quinitos. Al día siguiente, Antonio y su pandilla ocupaban la misma mesa, llena de muescas y corazones marcados la jornada anterior. Veían algún partido y agotaban los domingos.
En fin de año ambos tomaban las uvas en sus casas. Susana solía excusarse con algún resfriado inoportuno o consentido. Y Antonio respetuoso de la intimidad familiar y las tradiciones.
Pero llegó la nochevieja y los dos pensaron que sería mejor celebrar, rodeados de amistades y cientos de personas desconocidas, la llegada del año nuevo.
Antonio y Susana coincidieron entre la multitud por pura casualidad. Invadidos por el jolgorio reinante, se miraron, se abrazaron tras las campanadas y se felicitaron sonrientes.  Después, cada cual regresó a su orilla.

14 Respuestas

  1. isabel

    ¡Precioso!
    Me ha gustado mucho la historia de Susana y Antonio. Puede que estén hechos el uno para el otro, pero para ello han de abandonar cada uno su cómoda y conocida orilla y atreverse a meter los pies en el mismo río.

    ¡Feliz Nochevieja y Feliz Año Nuevo!
    Besos

  2. Abrazos pablote, bueno al menos se encontraron eso ya es muchoy si lo disfrutaron mientras pudieron pues eso que se llevaron, pero todos esperábamos más de ese encuentro pobres los dos les faltó carne. jeje.Abrazosss y feliz 2015.

  3. Muy bien contada la historia de dos personas con muchas cosas en común. Quién sabe quizás pueda resurgir un amor que les lleva hasta el altar. Un abrazo, amigo, y feliz año nuevo, Sotirios.

  4. Hola Ana
    No, te agradezco el comentario de verdad. El micro juega con las expectativas que no se van a cumplir porque muestra a dos personajes que parecen condenados a conocerse y cuando lo hacen no sucede nada. No pretendo uan historia de amor sino la de dos individuos que podrían vivir juntos y separados. Vamos, es más un vacile que un micro.
    Lo único que te puedo justificar es que en una situación de multitud, como una manifestación, un concierto o comer las uvas el fin de año, no es tan raro saltarse lo de mostrarse cercano con gente desconocida. Grcais de nuevo y feliz 2015.

  5. Hola Ana.
    No, si a mí no me gustan las multitudes estas de nochevieja, al menos la de Madrid, así que es poco autobiográfico je je. Lo de pillar cacho en manifestaciones o reuniones tumultuosas no digo que sea posible siempre pero a veces funciona, en serio.
    Mi problema es que yo sí había bebido. Gracias otra vez por los comentarios. A mí me ayudan a ver en qué meto la pata o no esceribo bien, en serio. Un abrazo.

  6. Juegas con ambos hilos que se rozan sin encontrarse hasta que se cruzan donde menos lo espera uno. Me quedo con las ganas de saber qué son quinitos (¿chupitos de quina Santa Catalina?)porque suenan genial. A ver si el google me lo cuenta, o , sino, me lo cuentas tú. Un abrazo y feliz año, Pablo.

Dejar una respuesta