Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

133. AROMAS ENLATADOS

En mi cocina no se saborean los platos por el olfato. Eso sólo pasaba en la de la abuela, donde a mí me encantaba encerrar los aromas en viejos frascos de cristal y ponerles una gruesa etiqueta con el olor que iba cazando al vuelo, al remover ella los pucheros. Jamás me dijo que aquella afición era algo inútil, de eso se encargaban mis hermanas, mientras se reían, dando por sentado que algún tipo de locura me poseía.
La abuela se hartaba de reír viéndome correr por la cocina con el frasco en una mano y la tapa en la otra queriendo atrapar aromas, como quien caza mariposas. Le encantaba sentarse cerca de la radio, en mi habitación, y escuchar su novela preferida mientras limpiaba con mimo cada pieza de la estantería. ¡Los tenía todos!… aroma de cocido, de potaje de verduras, de sopa de ajo, de flan con nata y canela, de arroz con leche…..
Cuando murió, parte de mi infancia se fue con ella. Yo, nunca aprendí a cocinar… vivo de sus aromas enlatados.

21 Respuestas

  1. Hola Yoya, ya veo que te estrenas en el ENTC y además con un relato que me gustó mucho. Tiene un algo del realismo mágico que tanto me gusta con esos aromas suspendidos por el hogarque parece que tuvieran vida propia.
    Todo un relato costumbrista contado de una manera que toca la fibra.
    Pues mucha suerte y bienvenida a estos lares!
    Beso!
    Sandra 🙂

  2. Un relato muy sensorial y muy bien narrado. A mí me ha recordado la novela de Laura Esquivel “Como agua para chocolate”, por la descripción de los olores de la cocina. Muy buen micro, me ha gustado. Suerte.
    Saludos.

  3. Raquel Lozano (Piel de Retales)

    Precioso relato que rememora y conmueve los sentidos. Yo tengo guardados varios frascos con aroma a leña y rescoldo invernal, cuando quieras hacemos un intercambio con los “repes”.
    Bienvenida a este club de locos por las letras, tu entrada ha sido por la puerta grande. Olé.

    1. Los cambiamos cuando quieras Raquel!!!!!! No me sobran, pero tener ahora con este temporal uno con aroma de leña…me apetece. Muchas gracias por tu recibimiento y me encanta que el micro te guste. Un beso grande

  4. Reve Llyn

    El olfato es un sentido curioso, resulta el más evocador (traslada un situ al pasado) y sin embargo no hay manera de ponerlo en marcha conscientemente. Ojalá se pudiera hacer lo que dices en u relato.

    Buen cuento Yoya.

  5. Felipe Espílez Murciano

    Precioso relato, Yoya. Has cruzado la línea de la imaginación, allí donde viven los sentimientos. Guardo tu relato en un frasco para olerlo en algún día en que el tiempo me haya dejado sin olores frescos de vida. Felicidades.

Dejar una respuesta