Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

62. Veinte pares de pies (Asunción Buendía)

20 pares de pies, veinte pares de talones y no sé ni calcular cuantísimos dedos. Bueno  deditos, que son tan pequeños, tan gorditos, tan tiernos…

Y tan impacientes ¡qué razón tenías! Cuando me dijiste “mira que aunque te gusten los niños, esto es una batalla”. Hoy yo te diría que más que una batalla ¡es un castigo! Pero un castigo tan llevadero que  no podría vivir sin él.

Ya he sacado los correspondientes calcetines, desabrochado todos los botones, bajado pantalones, quitado camisetas y ajustado los bañadores.

Ahora toca poner los gorros, mira que son antipáticos estos gorros de silicona, menos mal que con los polvos de talco es más sencillo, y aún así hay, tirones, gritos y llantos. Llevan razón no puedo evitar que se les enganche el pelo y que sus ojos parezcan todavía más rasgados.

Ya están listos.

Como siempre, digo:  “¡Ale a nadar! Pasadlo bien y tened mucho cuidado. Hasta mañana niños”.

Y todos, uno por uno, me dan un besito, por cierto, bien babeado. Ellos son así todo cariño y les gusta demostrarlo. ¿Será ese cromosoma demás, ese que los tiene marcados?

Los miro embobada, hoy mi “batalla” con ellos ha terminado.

43 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    “Ellos son, así, todo cariño”, pequeños angelitos que viven en el reino de la sonrisa, por ellos merece la pena embarcarse en cualquier batalla, ya que son los únicos humanos sin maldad.
    Hermoso y original, Asunción.
    Te deseo suerte y te envío un saludo

  2. Jesús Alfonso Redondo Lavín

    Estábamos pasando el dia a la fresca en un pinar en un lugar llamado La Hunde, cerca de Carcelén pero ya en tierra valenciana. Típico dia compartiendo paella y la deliciosa y trabajada salsa de ajo al almirez (creo que lo llamaban ajo-aceite), que probé por primera vez. Javi no se separaba de mi ni un momento; me tocaba, me agarraba, me abrazaba y me repetía sin cesar: “Alatoz, Ayora; Ayora Alatoz…”, así una y otra vez. La madre, mientras cocinaba la paella,le regañaba: “deja tranquilo al señor”. Al final del dia el padre de aquella familia, que conocí por primera vez ese día, me dio un apretón de manos y me dijo: “estos niños tiene un sexto sentido para reconocer a las buenas personas”. No olvido esa frase ni el orgullo que sentí al escucharla. ¿Será verdad que soy buena persona?
    Gracias Asun por este relato.
    Besos.

    1. Me alegro de que mi relato haya dado pie a recordar este día especial para ti. Es verdad que estos niños tienen una espontaneidad que el resto hemos perdido y son sinceros siempre.
      Puedes estar orgulloso,además yo comparto también esa opinión, eres sin duda buena persona.
      Abrazos.

  3. Amparo Martínez (Petra Acero)

    Asun, creo que este relato es un manifiesto de ternura, de amor y dedicación al prójimo, a un prójimo muy especial.
    Historias asi nos hacen olvidar las “batallas”.
    Un abrazo grande!!!

  4. Tierno, entrañable, humano. Creo que “batallar” con estos niños a diario, aunque duro, tiene la ventaja de que siempre sales ganando, o esa es la conclusión que he sacado de tu relato. Me ha emocionado, Asun. Felicidades y suerte.

  5. Mª Belén Mateos

    Diferente, tierno, admirable… La dedicación a estos angelitos debe ser una batalla difícil y gratificante. son todo amor y sonrisas. Tengo un primo hermano con ese cromosoma de más y es un cariño, listo y atento a todo.
    Un relato dulce, delicado y bien narrado.
    un beso Asunción

    1. Silvia primero que nada felicidades por esos seis hijos. Seguro que no te aburrías nunca. Por otro lado creo que los hijos nos necesitan siempre, de diferente manera, pero siempre quieren tenernos a su lado.
      Un abrazo también para ti.

  6. Pues desde aquí mi mas sincera admiración a todas las personas que se dedican a esto. Y para ti mis felicitaciones por haberlo plasmado de esta manera tan tierna y tan bonita. Hay batallas en las que se conquista el cielo. Enhorabuena. Mucha suerte 🙂

    1. Manuel la vida tiene batallas muy difíciles en muy diferentes ámbitos. Los niños representados en mi relato tienen que librar su batalla para alcanzar su sitio en el mundo. Pero lo he querido tratar de esta forma tierna, porque en realidad ellos son así.
      Un abrazo.

  7. Tomar un tema que se presta para historias bélicas o de otros desastres y convertirlo en una historia tierna, solo lo puede hacer un buen escritor(a), usted lo es y lo demuestra con este relato. Muy bueno, suerte.
    Saludos.

  8. María Ordóñez

    Asunción, no sabía que en España también “se batallan” a los niños. ¿Es así? Yo no lo había oído antes, pero en México la palabra batalla está presente siempre que se menciona a la crianza y educación de los hijos, del vivir diario de una familia. Yo nunca la usaría así, aunque en realidad, es todo un batallar liar con chiquitos a todas horas y más cuando de vestirlos se trata. Bien! Me has sacado una sonrisa. Gracias!

    1. María en España se dice mucho que los niños dan mucha guerra, y por ello hay que batallar con ellos. Pero siempre es desde el inmenso cariño que los padres les tenemos. El una guerra dulce.
      Como la de mi protagonista que ayuda en un vestuario de piscina y los niños son de síndrome de down.
      Me alegro de sacarte esa sonrisa.
      Besos

Dejar una respuesta