Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

15. En el infierno (Susana Revuelta)

—Jopeee, qué calor —refunfuña Ramón mientras se sube el saco hasta las cejas. Se cree así a salvo del enemigo, pero a ratos necesita respirar y al destaparse queda expuesto de nuevo a los ataques. Desde su trinchera de plumas enciende el móvil y alumbra alrededor: solo distingue sombras y los números de la pantalla. ¡Ostras, las cuatro de la mañana! Entonces empieza a arrepentirse de haber renunciado al sosiego de su casa para emprender esta travesía por tierras inhóspitas. ¡Cómo añora su cama! ¡Hogar, dulce hogar…! Pero es inútil lamentarse, ahora tiene que velar por su integridad y la de Marta, que ronca a su lado ajena al peligro que corren.

«No me rendiré o acabarán con nosotros». Inmóvil como un cesto, aguza el oído hasta que percibe un zumbido: ha localizado a otro intruso. Saca un brazo fuera del saco y sujetando el mapa ¡zas! lo aplasta de un golpe. Sonríe triunfante al imaginar los pegotes espachurrados en las páginas. De momento, va ganando la batalla.

―Oye, Ramón ―le recrimina Marta dándole la espalda― tú sigue embadurnando de sangre el plano y mañana me cuentas cómo encontramos la ruta. Es la última vez que salgo contigo de acampada.

 

43 Respuestas

  1. No hay mejor definición de infierno que esos mosquitos en las calurosas noches de verano. Te tapas, sudas, te destapas, te pica, te levantas, los buscas, te vuelves a tapar… Muy certero el micro

  2. calamanda

    Susana, por alguna razón hay personas que no soportan imaginar siqyuera la presencia de una mosca y hasta se desvelan; eso nos lo cuentas con naturalidad y humor. Suerte y saludos

      1. Aurora Royo

        los pu..s mosquitos, el puñetero suelo, el calor del sol por la mañana en la lona, el frio de la noche (la esterilla no lo quita, no), algun insectillo corriendo dentro del saco…, alguna piedra que se clava en la cadera, el miedo que venga una vaca y te amoche, o algo peor en la noche… el olor de pies de alguno de la tienda…

        Pero lo mejor, lo mejor, un montón de superanécdotas por esas campas de Dios…

        Ay, ya os contaré..

        Abrazo

        1. Susana Revuelta

          Jaja, lo has resumido muy bien. Solo añado que el noventa por ciento de las veces que he dormido en tienda no ha parado de llover en toda la noche, y hablo de julio, agosto, y todo, tooodo, calado. Y que te entren ganas de mear y afuera está tan oscuro y embarrado… Difícil que nadie me vuelva a convencer, además ya he regalado todos los trastos que tenía de camping.

  3. Yo creo que esta propuesta de “entre las páginas” va a dar mucho de sí, Ana, y lo estoy viendo en los relatos que he leído hasta ahora. De hecho, es uno de los temas más sugerentes de todo el año. Yo, ya ves, me he ido por peteneras, tendría el día graciosillo.
    Un abrazo.

  4. Ángel Saiz Mora

    Insistentes y traicioneros los condenados bichitos, aunque ellos están en su papel, pero nosotros en el nuestro de defendernos de su agresión. Imagino el mapa resultante como un ejemplo de arte cartográfico abstracto.
    Divertido de principio a fin.
    Un saludo y suerte.

  5. Se me ocurre que son herencia de satanás y solo sirven de alimento a otros depredadores. Porque a ver, ¿qué cojones han aportado los putos mosquitos a la escala evolutiva? Otros más pequeños como las hormiguitas tienen vida propia y comunidades organizadas. Las arañas tejen su trama. Las abejas se enrollan con la jalea real, muy saludable, por cierto. Me he perdido…
    Ah, sí, los mosquitos. ¡A muerte!

  6. Eso de salir de acampada es muy bonito (a veces es romántico) pero casi nunca nos preparamos para las contingencias y los efectos secundarios. Ojalá la sangre de los insectos no haya borrado las señalizaciones de los caminos, en el mapa. Un relato divertido, me ha gustado. Suerte.
    Saludos.

    1. Susana Revuelta

      Y tanto, Beto. Se tarda más en pensar el equipaje (ampollas, protección solar, repelentes, pinzas para la ropa) y todo en envases pequeños, que en hacer la mochila, yo por lo menos.
      Abrazo.

  7. Divertido es, Susana, pero es mentira, es imposible matar un mosquito con un plano sobre la superficie de una tienda de lona. Lo se por experiencia. Y pillarlo al vuelo, quizás, las mujeres que sois más listas, ja ja ja y ja.
    Un beso

  8. Las acampadas tienen su encanto… bueno suelen hacerse de niños o de jóvenes, porque luego ya, demasiados insectos, los sacos, los ruidos, el frío, ummm
    Muy divertido, deberías decirnos donde acabaron sin mapa.
    Besos

  9. Blanca Oteiza

    Simpática historia la del pobre que no puede dormir obsesionado con los mosquitos. Me da pena y todo.
    Muy bien contada y con un final que deja una sonrisa en los labios.
    Un abrazo

    1. Los Grandes como Cortázar es que pueden escribir una preciosidad de moscas y de cualquier cosa. Los demás nos conformamos con divertirnos narrando nuestras pequeñas historietas lo mejor que podemos.
      Abrazo.

  10. Relato del género realista como la vida misma. Me siento identificado de mi época de campista. No veas la bronca que me echó mi hija el otro día al tratar de “asesinar” a un mosquito. Ten hijos. Suerte a fin de mes.

  11. Susana Revuelta

    Como la mismísima vida es esto que te cuento, Javier. Y ahora que ya estamos más mayores toca ahuyentar mosquitos en la confortable habitación de un hotel.
    Lo cual veo futurible. Yo sigo de bed and breakfast.

  12. Jajaja, Susana, muy divertido y original tu relato. Me lo he pasado genial y a la vez es tan real lo que cuentas. De verdad muy original tu forma de utilizar la propuesta del mes.

    Suerte

    Besitos

    1. Gracias, Elysa, Sí, me he ido directamente por las ramas este mes. Como en entc no nos apuntalan para escribir, salvo las 200 ¡menos mal! palabras, y me ciño a la propuesta, pues toma mosquitos, jaja.
      Abrazo.

  13. Modes Lobato Marcos

    No sé donde leí que hicieron un experimento con una mosca y una abeja

    Las metieron dentro de una botella abierta y tumbada. La abeja lista se quedó en el fondo, quieta, mirando al exterior.
    La mosca mongola se puso a volar pa todos lados, dándose hostias contra las paredes de cristal y… Aún hoy se pregunta como salió (eso suponiendo que en algún momento fuese consciente de que estaba encerrada)…

    Se me ha ido… Ah, que sí, que tienes razón, que dan grima, que tu relato mola,y que su pronta es un borderline de cuidado.
    Te debo una caña.
    En breve iré por ahí. Te aviso y la preparamos…

  14. Que divertido tu relato susana y que original la vuelta que le has dado al tema de este mes. Está muy bien construido y la prueba es que toooodos nos hemos trasladado a nuestras experiencias con las acampadas y los mosquitos. Yo soy de sangre dulce, siempre salgo acribillada, pero lo peor es que te despierten con el zumbido, si sólo picasen y te dejasen dormir… jajaja
    Suerte y abrazos, Susana

    1. Sí, Anna, la verdad es que es muy mala leche lo del zumbido. ¿Por qué tienen que ponerse justo al lado de la oreja? ¿Por qué no se van a hacer lo mismo pero, no sé, por los pies o a otro sitio? Igual hay estudios al respecto.
      Un abrazo.

  15. Genial relato Susana, a mí también me has arrancado una sonrisa. Lo he leído un par de veces y cada vez me gusta más. Es la última vez que salgo contigo de acampada…glorioso final.
    Un abrazo microlunático

Dejar una respuesta