Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

16. La falta de memoria

Extrañada miró la habitación, no le sonaba de nada. Aquella estancia era muy bonita, tenía una mesita, una cómoda y al fondo una mullida cama con un cabecero de forja, pero lo que más le gustaba de aquella habitación, que apenas recordaba, era un enorme ventanal desde el que veía el campo. Y entonces le volvía a la memoria una pequeña casa de ladrillo, con cuatro pequeñas estancias y una pequeña cocina de leña; se acordaba cuando se levantaba antes de que cantara el gallo y salía a ordeñar a las vacas, a repartir la comida a los diferentes animales que allí moraban, y a volver feliz, para preparar el desayuno a su marido y a sus cuatro hijos. Les despertaba y les preparaba para ir al colegio, y que lo hicieran con ilusión y con todo el material que precisaran; sus molidas manos ya lo pagarían.
Pero eso ya pasó, ellos crecieron y se marcharon a la gran ciudad; donde el estrés y los mil trabajos para llegar a final del mes les quitaban tiempo para cuidar a una anciana; y entonces recordaba, que aquel lugar era su nuevo hogar, que aquel asilo era el premio por su esfuerzo.

11 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Creo que tiene mucho mérito que nos muestres una escena triste, emotiva, y, también, tan real, y consigas que casi no sintamos esos sentimientos “negativos” debido a la delicada forma en que nos cuentas los recuerdos felices y no tan felices de la vida de tu protagonista. Enhorabuena y suerte. Saludos..

  2. María José Viz Blanco

    Toda una vida de sacrificios, ¿para qué?, se puede preguntar tu personaje. Los hijos, hiperocupados, la ingresan en el asilo y allí se siente tranquila y en paz. Aprovecho para reinvindicar los asilos como lugares positivos y necesarios para nuestros mayores, en contra de lo que opina mucha gente.
    Felicidades. Un abrazo.
    María José

Dejar una respuesta