Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

16º Microscopio : Fisuras

Como tantas veces ocurre las apariencias a veces engañan, la realidad se esconde a simple vista, ¿qué descubrirán nuestras lentes del microscopio en este texto?

Música: es un tema de la banda sonora de American Beauty del compositor Thomas Newman, como siempre muy bien elegido por nuestra amiga Ginette Gilart

Fisura

Te entrega la carpeta de sentencias, lees la primera, miras el calvario que tienes sobre La Biblia. Después, firmas esa y todas las del día. Te llevan a casa. Al llegar te desvistes con sonidos metálicos. Te pones el batín, besas a tu mujer, ríes, juegas con los hijos pequeños —los mayores están afuera—, colaboras en la preparación de la cena. Oyes gritos en el recibidor, tu primogénito —que es bueno y generoso como su madre— ha dado una patada en el ojo a su hermano —el que ha salido a ti, fuerte y bravo— por no dejarle la bicicleta. Más tarde, con tu mujer, acuerdas cuál será el castigo ejemplar. Satisfecho, duermes como si hibernaras, con la conciencia tranquila. Madrugas, siempre a las seis en punto suenan el reloj y las descargas, te pones tu traje verde. Asistes a misa, comulgas —sin necesidad de confesar tus pecados contra el quinto— y pides a Dios que te ayude a ser justo. Llegas al trabajo devolviendo saludos. Al final del día, el secretario te entrega la carpeta, te acuerdas de tus hijos, miras el calvario, te fijas con detalle en el buen y mal ladrón. Hoy, por primera vez, dudas.

 

16_Fisura 4

Fotografía de Rafa Heredero -qué grande eres tío!- que, debo contarlo si no reviento, buscó todos los elementos, el despacho de un amigo e hizo muchas fotos para este texto, os traemos la que más nos ha gustado en el microscopio. Gracias amigo!

 

 

Letra_X

(+) Ante todo. muchas gracias al autor o autora por poner el microrrelato bajo esta lupa.

(+) A destacar en este texto la voz narrativa elegida, impone una distancia mínima pero suficiente para que la trama nos salpique sin empaparnos. Otro tanto puedo decir del tono, uniforme, sin altibajos ni sorpresas. Y del uso de un nexo como el calvario entre el principio del texto, antes de la “fisura” y el final; aunque es también cierto que en una primera lectura, el primero, me pareció más metafórico-un exceso de trabajo acumulado, por ejemplo- que real, como aparece descrito al final.

(+) Otro buen detalle, esa hibernación desprovista de intranquilidades. Y esa llegada amable mientras reparte saludos.

(+=) Quizá también sea destacable la elección del verde para el traje que se pone el protagonista, por las connotaciones que dicho color aportan.

La condición de cristiano apostólico y romano,( lo de la comunión diaria antes de ir al trabajo así me lo confirma), suma a favor de la descripción moral del personaje, un tipo con  genio que, sin embargo, es capaz de consensuar con su mujer un castigo justo para el hijo que más se le parece, y que no ve razones para confesar los pecados que por otra parte sabe que ha cometido.  Además, esa petición de ayuda divina, ahonda en lo mismo.

(+=) El título, aunque con cierta reserva, porque  me parece que en el fondo, pone el acento a cierta distancia del epicentro del relato.

(-) En el otro lado de la balanza, esto es, lo que veo menos conseguido en el microrrelato, puedo incluir el exceso de “te” que inunda el texto, la rigidez en la estructuración de las frases, siempre siguiendo el mismo esquema. El fraseo en sí mismo, monótono, que pudiera irle bien si lo que intentase reflejar es la monotonía de una vida de probo funcionario y no ese momento de lucidez en que las dudas sobrevienen.

(-) A mi juicio, ese “..Oyes gritos en el recibidor… ” quedaría más redondo con Escuchas.

(-) Igual que en “…los mayores están afuera”,  yo hubiera optado por están fuera.

(-?) Se me escapa lo que quiere decir ese desvestirse con sonidos metálicos: ¿monedas? ¿prótesis? Y tampoco me parece lógico el orden batín, beso, juego, preparación cena;  Quizá optaría por anticipar el beso al resto. Y sustituiría el artículo “los” de los hijos, por tus, en aras de un acercamiento propio del hombre supuestamente familiar que quiere llamar mi atención.

(-) Quizás encuentre poca verosimilitud en ese final; me explico, un padre de familia(me atrevo a pensar que numerosa) ha debido tener forzosamente otros episodios de discusiones entre sus hijos. Nada me hace ver que esa vez sea especial por algo; no encuentro el “click” que le haga titubear.

Y todo dicho con la mejor de mis intenciones.

 

 

Letra_Y

(+) El título me parece adecuado. Es escueto, no da excesiva información y cobra sentido justo en la última frase del relato.

(=) El relato está resuelto a base de frases cortas, con abundantes comas e incisos entre rayas. Esto confiere un ritmo muy marcado a una narración que desgrana muchos hechos en poco espacio. Es una manera de mostrar los actos cotidianos de un personaje, dando una impresión de monotonía y cotidianeidad que se contradicen con el fondo del asunto: el personaje no es un funcionario más, sino el poder supremo que decide la vida y la muerte.

(-) Siguiendo con el tema de la puntuación, dos detalles que quizás podrían mejorar el aspecto formal del relato. En la segunda línea, podría ser “Al llegar, te desvistes…”. En las líneas 8-9, después de “Madrugas”, el inciso que va entre comas, por suponer una ruptura con la acción principal, lo veo mejor entre rayas.

(+) El tema del relato es la conciencia vista desde una óptica cristiana. Se utilizan símbolos conocidos, como la alusión velada a Caín y Abel o la más explícita del buen y el mal ladrón. La figura del dictador que mata en nombre de un presunto dios, siendo ya un tópico, funciona bien debido a que se va mostrando paulatinamente y exige la complicidad del lector.

(+) Me parece acertado el uso de un par de detalles, curiosamente los dos relacionadas con el sonido, para dar datos al lector sobre la naturaleza del personaje. Me refiero a “te desvistes con sonidos metálicos” (líneas 2-3) y “suenan el reloj y las descargas” (línea 9).

(+) El estar narrado en segunda persona me parece acertado. Es como si el narrador estuviese viendo al protagonista y nos fuese narrando lo que le ocurre, tanto por fuera como por dentro, al final.

(-) El meollo de este relato es la duda del protagonista, justo al final del mismo. Por ser precisamente el hecho principal, merece ser analizado con detalle. Entiendo que el hecho de castigar el dictador a su hijo “bueno” por pegar al “malo”, es lo que propicia la reflexión que genera la duda final, pero no acabo de verlo muy claro. En el final se menciona a los dos ladrones. Eso podría recordarle la generosidad de Cristo con el “bueno” y hacerle pensar en su hijo bueno y a la vez culpable. De todos modos habrá castigado más veces a sus hijos, y el calvario lo ve todos los días, ¿por qué justo este día le hace dudar?

Conclusión: Un relato ambicioso que en trece líneas pretende contarnos la realidad cotidiana de un personaje y ahondar en su conciencia, terminando con un cambio inesperado en su interior propiciado por un suceso familiar. Como todo buen relato, exige la lectura atenta y la complicidad del lector.

 

 

Letra_Z

A ver por donde empezamos…

Bien, se presupone que el argumento va acerca de un tipejo, que al parecer firma sentencias de cárcel o muerte ( por aquello del quinto mandamiento y tal),  con un sentido muy personal e infalible (según sus propios parámetros, claro) de la justicia.

Al parecer, el pájaro, viendo como su hijo, tranquilito y manso, le suelta un hostiazo por su sitio al otro hermano de carácter más chulito y guay, de los de dejarme solo que me los como…

Pues, por primera vez, el fulano se plantea que a lo mejor no es oro todo lo que reluce, y que no te fíes de las apariencias,  Manolo,  y que a lo mejor se ha cargado a algún inocente, y que ay madre a ver si el ladrón malo no lo era tanto, y…

(+) Y en su mundo de certezas surge una pequeña grieta,  una pequeña FISURA( acertado título del relato, aunque, a ver si se me ha ido la  perola, y en realidad no tiene nada que ver con todo lo que yo he imaginado…).

Asimismo pienso que el buen mozo es un militar(por aquello de la ropa verde).

Y, o tortura, o está directamente relacionado con los torturadores ( ese ruido metálico, esas descargas…).

(-)Pero, repito, solo son suposiciones mías, pues pienso que el autor_a no ha querido o no ha sabido darnos las pistas correctas para disipar dudas.

Aunque también puede ser que todo esté realmente claro, y yo me gaste una empanada del copón que, tras una quinta lectura,  aún sigo sin pillarlo.

Como las dos alusiones al calvario…

Pues chico, que no doy más de mí,  que no lo pillo… Quizá la segunda vez esta relacionado con el Monte Calvario y de ahí los dos ladrones.

(-) En fin, que me lo he leído y releído y las dudas permanecen.

Entonces, o algo falla en el relato o fallo yo (apuesto por lo último).

(-) Ah, y lo del primogénito (se supone que el primero es el mayor de todos) me parece un error cuando instantes antes se ha comentado que los hermanos mayores están fuera de casa.

Pero,  bah,  que el autor_a del relato tampoco tenga muy en cuenta mi opinión,ñ.

Seguro que la culpa es mía que estoy espesito…

 

 

 

37 Respuestas

  1. Antonia

    Los sonidos metálicos me hacen pensar en un robot, aunque quizás se refieran a que lleva armas, al igual que el color verde, que debe estar en el mismo contexto de la profesión del personaje.
    El calvario, deduzco que es una imagen o figura que lo representa y entonces creo que debiera estar escrito “El Calvario” o “el Calvario”.
    Faltarían o sobrarían comas y puntos para que fuera más claro el texto.
    Positivos: El ritmo El mensaje de la duda y cuestionarse la injusticia o no de los culpables, por encima de las apariencias
    El final está bien y redondea el título, que me parece adecuado.
    En conjunto me parece interesante y profundo. En ese sentido muy bien.

    1. Gracias, Antonia, por mirar con el microscopio.

      Con sonidos metálicos me refería a las medallas del traje, quizás solo los que hemos estado en cuarteles los hemos oído, pero aciertas con la profesión. Lo del robot seguro que te ha despistado, pero así son los lectores, que aportan e interpretan. Debí ser más explicito.
      Lo de “el calvario” “El Calvario” o “el Calvario”, no lo tengo claro, creo que al ser un objeto debe ir con minúsculas, otra cosa sería si me refiriera el lugar exacto donde crucificaron a Jesús, pero no lo sé, acabo de hacer la consulta a la RAE, ya te contaré.
      Ya me gustaría que me dijeras cómo puntuarías tú el texto, pues he pensado, leído y grabado tratando de colocar las comas y los puntos adecuados. Si quieres envíame tu propuesta a ximensximens@hotmail.com, te lo agradecería.
      Lo dicho, muchas gracias, Antonia.

      1. Estimado Sr. Jiménez:

        En relación con su consulta, le remitimos la siguiente información:

        Cuando el nombre del monte Calvario se emplea en usos derivados como nombre común, lo más indicado es el uso de la minúscula. Ejemplo:
        «El Ministerio de Cultura compra un calvario gótico y lo deposita en el MNAC. […] Ayer, el Ministerio de Cultura informó de que ha comprado una pieza gótica, que se depositará en el museo catalán, por una cantidad nada baladí, 330 000 euros. Se trata de un calvario, es decir, de la representación de Cristo en la cruz, una escena que durante el periodo gótico se colocaba en prácticamente todos los retablos en la parte superior central» (El País [Esp.] 28.12.07).
        Así pues, en su caso lo indicado es el uso de la minúscula: Miras el calvario que tienes sobre la Biblia.

        Reciba un cordial saludo.
        __________
        Departamento de «Español al día»
        Real Academia Española

  2. Ana Fúster

    Diría que es un texto muy logrado. Creo que el uso de la segunda persona es un acierto, porque juega a conseguir cierta identificación entre lector y protagonista, lo cual puede provocar incomodidad conforme se van revelando los detalles.
    El argumento me parece claro, quizá porque el personaje está tan bien retratado que resulta fácil visualizarlo como un dictador hispano de los setenta o mano derecha de uno (a lo mejor hasta con nombre y apellidos…). Esto explicaría muchos detalles: la firma de sentencias de muerte sobre un escritorio que es toda una puesta en escena de supuestas creencias católicas; el orden de los hechos al regreso a casa, que no me chirría: se desnuda con sonidos metálicos que atribuyo al tintineo de las condecoraciones y medallas militares, se viste de “padre de familia” y solo entonces se permite integrarse en la vida doméstica, con el beso a su mujer y el juego con los peques; lo de “el primogénito” tampoco me chirría, pues ha dicho los mayores están fuera, pero pasa tiempo (él ayuda con la cena) antes de oír el ruido, que por cierto se produce en el recibidor, así que entiendo que los chavales acaban de volver; lo del reloj y las descargas simultáneos, que me parece un acierto, igual que la alusión al traje verde, por si acaso; el tema del catolicismo subrayado otra vez, aunque ahora el escritor se permite un punto sarcástico (me ha recordado las películas sobre la mafia, donde todos son fervientes católicos). El final sí me genera alguna pregunta. ¿Quizá duda porque anoche impuso un castigo “ejemplar” (no olvidemos la palabra, puede que fuese muy duro) al hijo “bueno” y por primera vez se plantea su firma de sentencias “ejemplarizantes”? ¿Quizá se identifica con el hijo “que se parece a él” y eso le despierta temores sobre su futuro (ese “calvario” podría ser polisémico y explicaría la minúscula)? Sea como sea, me ha encantado. Y el título le calza como un guante, aunque yo lo pondría en singular. Enhorabuena al autor o autora.

    1. Ana Fúster, muchas gracias por tu análisis. Tu lectura es la mía, es lo que quería contar. Y del final tu primera pregunta es la que yo trate de plasmar: “¿Quizá duda porque anoche impuso un castigo “ejemplar” (no olvidemos la palabra, puede que fuese muy duro) al hijo “bueno” y por primera vez se plantea su firma de sentencias “ejemplarizantes”?” Esta era mi intención, por eso puse lo de la patada en el ojo precisamente.
      Lo del calvario no era polisémico (¿entonces debe ir con mayúscula?) era su rutina, mirar a la escultura (quizás siempre lo mirará como crucifijo, no como calvario) como pidiendo ayuda o complicidad a Señor por sus órdenes de ejecución.
      Por último, el título va en singular (bajo la foto), debió ser una errata en la entrada.
      Lo dicho, Ana, muchas gracias por tus comentario.

      1. Ana Fúster

        Don Ximens, muchas gracias a usted por dejarse descuartizar en público. Me di cuenta de lo del título después. Al texto sigo sin poder ponerle pegas, todo lo contrario. En cuanto a lo del calvario, en el DRAE no aparece con la acepción de una pieza escultórica con las tres cruces, http://lema.rae.es/drae/?val=calvario, pero ahora que lo pienso creo que en cualquier caso tendría que ir con minúscula. Besos.

  3. Con este tipo de relatos siempre me pasa lo mismo, ese narrador en segunda que unas veces en mi mente me hace pensar que me está hablando a mí, que yo soy el protagonista, que yo soy ese individuo que firma sentencias y voy a misa, y otras veces como que me alejo un poco y veo a un narrador que se dirige a un tú que no soy yo. En fin. Por otro lado también me gusta como lector ponerme en esos dos papeles (protagonista y observador). La verdad es que he necesitado un par de lecturas (o más) y buscar cuál es el quinto mandamiento para “entender” el relato, y al final creo que lo entiendo “sin fisuras”. Dicen que si un relato no se entiende a la primera es un mal relato, claro que también dicen que si se explica todo no dejas espacio para el lector. Dicen tantas cosas. Por mi parte, enhorabuena a la autor o autora, pues el micro tiene trabajo en la trastienda. La foto es espectacular y la música muy acertada. Y ahora me iré a leer los comentarios de X,Y,Z y demás, que realmente son lo que más me enseñan.

  4. Paloma Casado Marco

    Me ha parecido muy acertado en este micro, la utilización del narrador en segunda persona. Es una voz algo arriesgada, poco habitual en narrativa pero que se adapta bien a textos cortos. El narrador se acerca al protagonista hablándole de tu a tu, a la vez que nos va informando de sus acciones que nos descubren quien es y como piensa. Y a través de esas acciones (aquí yo le veo dos despistes: el que se ponga el batín antes de besar a la mujer y el que nos informe de que sus hijos mayores estén fuera y luego nos hable del primogénito)descubrimos que el protagonista (yo he pensado en algún Carrero Blanco)ha encontrado una pequeña fisura en su forma de pensar.
    Me parece un muy buen cuento pero no me ha resultado creíble ese cambio de actitud (posiblemente por prejuicios míos)en una persona de ideas y hábitos tan cerrados y dogmáticos como el protagonista. Creo que este tipo de dictadores al que no les tiembla el pulso para firmar sentencias de muerte, han deshumanizado a sus enemigos, personas que manda matar por cuestiones ideológicas, gracias a lo cual no siente hacia ellos ninguna empatía y tenemos muchos ejemplos al respecto. No me parece creíble que una pelea doméstica les haga replantearse o dudar sobre la posibilidad de un error en la aplicación de la justicia. Otra cosa hubiera sido el que el autor/a nos lo hubiera presentado como alguien con más fisuras: dudas en algún aspecto religioso, político o personal, en fin, alguien con mayor capacidad para la crítica o la reflexión.

    1. Gracias, Paloma, por tus comentarios.

      Respecto al orden batín-beso beso-batín lo hice conscientemente pues el protagonista separa su disfraz militar del disfraz padre de familia. Lo de los mayores fuera de lacas, en el jardín, montando en la bici y peleándose y luego entrando en la casa está muy condensado y puede dar lugar a esa confusión, cierto.
      Respecto a la credibilidad está tan asociado a las experiencias del lector que no puedo decir nada. Pero para mí las fisuras en la vida pueden ser tan finas, un gesto de tu pareja, una duda de tu padre. En fin.

  5. Lorenzo Rubio

    Mi comentario va a ser quizá poco productivo. Veo un texto de esos que son tan cultos que son herméticos en cuanto a significado, al menos, para un lector no tan experimentado como alguno de los que aquí han comentado y demostrado que son muy grandes también interpretando. Lo de los sonidos metálicos no lo hubiese pillado en la vida con eso que he leído de las condecoraciones. Así que mi veredicto es que el texto es de calidad, aunque habría puesto alguna pista más para facilitar la lectura; en cuanto a si triunfaría en un concurso de micros, depende si es del tipo semanales que un jurado lee mil en una semana a lo mejor no, pero con un jurado que se lo trabaje debería concederle el mérito que se merece. Opino igual que Ximens; hay una dicotomía entre entender a la primera o no; pero tenemos que recordar que los grandes poemas son complicados la mayoría de veces de entender hasta que no los trabajas detenidamente, pero eso no quita que literariamente sean unas joyas. ¿Debe ser igual la narrativa?

    1. Gracias, Lorenzo, por comentar.

      Todos los comentarios son productivos si no se limitan al “me gusta mucho”. Reconozco que dejé el relato para lo que yo digo en broma Lectores 2.0. Escribí el texto bastante más explicito y tengo versiones más claras, con más extensión. No es un texto fácil y hay lectores que llegan a entenderlo y otros que no. Tengo que reconocer que haber vivido el franquismo, haber realizado el servicio militar, haber convivido con oficiales (yo mismo lo soy, alférez de complemento), estar en Hoyo de Manzanares cuando fusilaban a los jóvenes en la etapa final, puede hacerme creer que dejaba suficiente pistas.
      Respecto a lo de los concurso estoy de acuerdo, no es un relato de concurso semanal. No obstante, (ojala lo consiguiera), el relato debería entenderse sin necesidad de tener que investigar y profundizar. Yo soy el primero que me cabreo cuando no entiendo un relato.

  6. Este relato no es de mi talla, me queda grande. Al revés de lo que hago habitualmente cuando comento aquí, en esta ocasión he necesitado leer primero los demás comentarios para no meter la pata. Ahora ya lo entiendo y estoy segura de que debe de ser muy bueno. Desde luego, hay un esmerado trabajo detrás.

    Excelentes la música y la imagen.

    1. Edita, te comprendo perfectamente, llevo en esto de los micros varios años y me pasa muchas veces lo que comentas, es como cuando en el mar te pasan las olas por encima. No pasa nada, es cuestión de lecturas no aceleradas, quizás como con las poesías profundas, y de que alguien te las explique, como espero que hayas visto en los comentarios. Ni mejor ni peor, simplemente menos claras y llanas. Hay lectores que demandan esto (otra cosa es que lo consiga hacer yo), hacerle pensar. Muchas gracias por tu comentario, que es el que recibo muchas veces en casa: “Debe ser muy bueno pues no lo entiendo”, jeje. Por eso lo mande al microscopio, para ver qué me decían. Un abrazo y así me gusta, ojala todos los comentarios de los blog fueran sinceros.

  7. Pues he de decir, que me ha gustado más en una segunda o tercera lectura. Creo que es cuando más se saborean y más jugo se obtiene de los buenos textos. Ya está suficientemente diseccionado y comparto la mayoría de los aspectos positivos que entre todos habéis ido resaltado. Para mí es un canto a la hipocresía más déspota que pudiéramos imaginar. Enhorabuena al autor y felicidades a Ginette y Rafa por sus espléndidas aportaciones.

    1. Gracias, Rafa, por tus comentarios. Alguien me dijo que los relatos deberían entenderse a la primera lectura, no siempre lo consigo, ni como lector ni como escritor. Lo que si es cierto, a mi me ocurre, que una vez captado, entendido el texto, disfruto mucho en las sucesivas lecturas. Un abrazo.

  8. Bien, me descubro. Soy el autor de Fisura.

    Muchas gracias X,Y,Z, Antonia, Ana Fúster, Ana Urbiola, Paloma Casado, Lorenzo Rubio, Edita Nogueira y Rafa Olivares, por vuestros comentarios y vuestra aportaciones. Hubo un tiempo en el colaboré con un grupo de aficionados a la escritura que teníamos el lema “No me digas que te gusta, que sí, que me gusta, pero dime mejor lo que no te gusta y solo así podré mejorar”. Pues eso es lo que me gusta de esta sección. Ahora, reconsideraré vuestros comentarios y veré si los reflejo en el texto que salga algún día publicado, jeje. Paso a responderos uno a uno, pero lo haré en sucesivos días, ando falto de tiempo, pero a groso modo deciros que casi todos habéis interpretado correctamente mi intención, ese militar que firma sentencias de muerte y al llegar a casa se pone el batín de padre de familia y que la agresión brutal del hijo “bueno” hacía el más “aguerrido” le crea por primera vez una fisura en su concepción de ciudadanos buenos y malos. Reconozco que es un texto para Lectores 2.0, es decir, he tratado de ser poco claro, no decirlo todo, y quizás me haya pasado en opacidad.
    Agradecer a Mel y Paloma el trabajo que se toman al ofrecernos esta sección de ENTC que a mí me gusta mucho, se aprende, y en la que he sido muchas veces ese X,Y o Z y no me he descubierto. Muchas gracias a Ginette por buscar la banda sonora y Rafa por esa fotografía tan espectacular.

      1. Modes Lobato Marcos

        Redios!
        Me he convertido en un tipo previsible…
        Ximens… No seas duro con Modes que ya sabes que ando muy sensible.

  9. Para X:
    Es cierto lo del exceso de “te” que inunda el texto, pero aún no sé cómo disminuirlo con un narrador en segunda.
    El “fraseo monótono” pretende reflejar precisamente lo rutinario de su oficio, militarizado, sin pensar, mecánico, incluso en su momento de duda que por primera vez se fija en los ladrones.
    Lo de oír y escuchar me inclino por oír. http://blog.lengua-e.com/2007/oir-y-escuchar/
    En “afuera” no lo tengo claro. http://blog.lengua-e.com/2010/fuera-afuera-y-compania/
    En ambos casos (escuchar y fuera) me gustaría saber qué es lo correcto.
    Sonidos metálicos: las medallas del uniforme militar.
    Orden batín-beso, está puesto intencionadamente, el cambio de traje es necesario para el cambio de actitud. Pasa de lobo a cordero.
    Los hijos, tus hijos, no aprecio la diferencia, y ese hombre familiar que dices es el narrador que puede ser su propia conciencia.
    Respecto a la verosimilitud del final no puedo alegar nada, va con la experiencia del lector. Como autor tenía en mente la brutalidad del hijo bueno, es una patada en el ojo no un episodio más de discusión, pero como digo, quizás no esté bien contado para todo el mundo.
    Muchas gracias, X, por tus aportaciones y a ver si alguien se pronuncia sobre lo de “oír y afuera”.

    1. Antonia

      He estado mirando la definición en la RAE y parece que tienen el mismo significado, personalmente que es cuestión de gustos y ese “afuera” me parece más adecuado en ese contexto. Respecto a “oír” o “escuchar”, ahí quizás si ahí diferencia, según la RAE. escuchar es prestar atención y oír es percibir sonidos, pero no necesariamente atenderlos intencionadamente.
      Lo del uso de “te”, quizás utilizando otros verbos en los que no sea necesario su uso “te acuerdas de tus hijos” :”Piensas” en… “recuerdas a… ” te fijas con “: “observas con..,”

  10. Mi querido Modes, todos habían adivinado que bajo el antifaz del Zorro se escondía nuestro más tierno gatito, el que “esta noche te ronronea”. Que se quite el Banderas ese!!!!
    Besos a ambos (y sin careta)

  11. Para Y
    Puntuación, me parece correcta tu aportación.
    El final es como tú dices, pero lo ocurrido con sus hijos le hace fijarse con “detalle” en los dos ladrones, es decir, por primera vez vacila sobre los buenos y los malos. Este hombre firma sentencias de muerte mecánicamente y ese día se para un instante, vacila, firma, pero hay una fisura.
    Muchas gracias por tu acertada lectura, y sí, es un relato que exige un esfuerzo al lector.

  12. Para Z:(Modes)
    Supe que eras tú por el estilo de escritura, tu modo de hablar.
    Creo que entendiste totalmente el relato, aunque dudaste o te hice dudar. Creo que sí di pistas suficientes para saber que era un militar, aunque algunas un poco ocultas: sonidos metálicos (de las medallas), sonar de descargas (fusilamientos), traje verde (si digo caqui hubiera sido más claro), devolver saludos (militares, aunque también saludan otros). En fin, quizás el lector que ha hecho el Servicio Militar y vivido con las ejecuciones francisca lo ha tenido más fácil.
    Las dos alusiones al calvario para mí son claves para mostrar esa fisura, además no podía se crucifijo, necesita la presencia de los dos ladrones, en la primera aparición es rutinaria como mirándole a Dios cara a cara, como esos que se santiguan al salir de casa, mientras que en la segunda ocasión hay un instante de duda, de observación en los ladrones. En fin.
    Yo creo que no falle el lector., y menos siendo todo un lobo lector. Vamos a echar la culpa al límite de 200 palabras, jeje.
    Los mayores están fuera y luego entran (los necesito en el jardín por la bicicleta).
    Muchas gracias, Modes, por tus comentarios, tiempo y dedicación.

  13. Ya está, creo que ha llegado el momento de decirte Hola, Javier, soy yo quien estaba escondida en esa X.
    Y también que agradezco tus explicaciones. Y que espero que las mías te hayan servido para algo aunque sea poco.
    Bueno, sí, claro: el abrazo, me falta enviarte un abrazo grande y reiterarme en la buena voluntad con la que están escritos siempre mis comentarios.

    1. Muchas gracias, Paloma, por supuesto que me sirven, y espero superar los “te” con los ejemplo que pone Ana. Lo que me sorprende es que además de ganar tantos premios tengas tiempo de meter el microscopio, claro, que te sobra talento. Un abrazo y enhorabuena por tus premios.

  14. Antonio Toribios

    Hola, Ximens, pues yo era el que faltaba. Te agradezco la atención a mi “crítica” y los comentarios. Un saludo a Paloma y Modes, los otros tapados. Es mi primera experiencia como “microscopista” y la verdad es que me ha costado encontrar pegas al relato. Pero, como se ha dicho más arriba, para dar solo parabienes no merece la pena decir nada. Un abrazo a todos.

    1. Muchas gracias, Toribio, por tus comentarios. A mí me gusta que me digan posibles mejoras o errores encontrados pues si no bajo la guardia, no aprendo. Claro que gusta que guste el micro, pero se puede ir un poco más y también decir donde uno se pierde o hace uso incorrecto. Ahora que has estado en la parte de comentarios anímate a enviar un micro que te lo destripen. Un abrazo.

      1. Antonio Toribios

        Pues sí, Ximens, ya me he ofrecido. El cambiar de rol es una práctica muy buena, aquí y en la vida en general. Ayuda a conocerse a sí mismo y a entender a los demás.

Dejar una respuesta