Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

17. La curva de su sonrisa

Hoy es la fiesta. Hace mucho calor. Mi madre disfraza a Sara con alas de hada y un inusual vestido de tirantes. Después la maquilla. Ella se cambia la raya de lado dejando el cabello suelto sobre su espalda. Yo tengo que ponerme de largo, como un ninja. Nos abraza con cuidado, rogándonos que nos portemos bien: papá está nervioso porque quiere causar buena impresión. Al salir, nubes negras presagian tormenta y mamá se queda llorando porque no ha logrado disfrazarse.
Cuando llegamos, los Fernández reciben encantados a mi padre. Enseguida se pone el traje de payaso y se dibuja la enorme sonrisa roja. Todos, niños y mayores, rien alborozados con él.
Suena un trueno y comienza a llover. Pedrito y su primo proponen que salgamos al jardín, a desafiar a los relámpagos. Me niego e intento disuadirles, pero ellos nos arrastran fuera, llamándonos cobardes. La lluvia nos empapa; los brazos de Sara se despintan y florecen los cardenales de su blanquísima piel. Al escuchar su llanto, algunos invitados acuden preocupados. Un silencio espeso nos rodea: rezo asustado para que nadie se empeñe en quitarme la ropa mojada.
Tras el ventanal, se invierte la sonrisa de papá resquebrajando su máscara.

62 Respuestas

  1. Menudo padre temible, que hace llorar a la madre y aterroriza al hijo, que tal vez no fue por el relámpago por lo que lo asusta que vean sus pantalones manchados. Lo he releído y esa es mi conclusión, ya me dirás.
    Un saludo
    JM

    1. Eva

      Bueno, también hay paralelismo con la tormenta real, que los mojara la lluvia o de miedo queda en el aire. Es otra versión había unos rosales que se los desgarraban dejando entrever quemaduras de cigarrillo…
      Gracias por pasarte Juan Manuel y un saludo.

  2. BLUESS

    Es un buen relato, al detalle, y mostrando la lucidez e inquietud de la niña. la vida es una tómbola decía la canción…o una máscara.

    Saludos

    1. Eva

      Creo que la niña ha vivido, igual que su madre y su hermano, tapándose y maquillando su triste realidad. De ahí su blanquísima piel y los inusuales tirantes… Gracias Bluess. Un saludo.

  3. Salvador Esteve

    Eva, una historia por desgracia demasiado real. Impresiona la súplica del niño a no ser descubierto, ya que en la mayoría de los casos el maltratado se siente culpable, y también por miedo a sufrir en casa la ira del padre. Me ha gustado. Abrazos.

    1. Eva

      Creo ,por desgracia, el miedo del niño está justificado. Lo de denunciar el maltrato aún no está todo lo arraigado que debiera estar… Gracias Salvador, me alegra que te haya gustado. Abrazos a ti también.

    1. Eva

      Son demasiados testigos, así que espero que, efectivamente la tormenta haya servido de algo y al payaso del padre payaso se le quede la sonrisa congelada. Gracias Inés, un abrazo.

  4. Ángel Saiz Mora

    Bendita lluvia que limpia la capa de miedo y saca a la vista de todos la podredumbre de una mala persona. Al final, la máscara del malvado también terminada resquebrajada, la sonrisa inmerecida se revela. Una lectura que produce escalofríos en el mejor de los sentidos, a mí todavía me duran. Enhorabuena y un saludo.

    1. Eva

      Es que los payasos también me daban miedo de pequeña, como Mickey. Si de verdad he logrado escalofriarte, me doy por contentísima. Gracias Ángel por tu comentario y un saludo.

  5. Eva

    Me alegra que te guste, Ana. Es un tema delicado y quizá poco original, pero cuando pienso en máscaras más que Venecia a mi me viene a la imaginación la gente que esconde monstruos y el maquillaje que precisa aparentar que se está bien. Un beso y muchas gracias por comentar, Ana.

    1. Eva

      Gracias Daniel. me gusta tu comentario: es el momento cumbre del relato, por eso tiene un poco más de barniz, como la última frase. Un saludo.

  6. Ni de niño, ni de mayor, me gustaron los payasos ¡Me causaban pavor esa nariz, esa piel blanca y esa sonrisa grotesca! Así que me parece muy apropiado ese disfraz para semejante energúmeno. Muy buen micro. Saludos

    1. Eva

      Yo tampoco entendí nunca tantas risas. Tras ese maquillaje exagerado y esa sonrisa forzada, siempre me parecía percibir unos ojos tristes. De hecho, sigo sin entender por qué a la gente le causa tanta hilaridad las caídas o los tortazos de otros. Gracias por tus palabras, David. Un saludo.

  7. José Ángel

    Tremendo micro Eva, me ha causado impresión. También es inquietante lo que cuentas de la mujer. ¿Acaso no ha logrado disfrazarse porque esta tan magullada que no puede esconder sus heridas?
    Espero que tengas suerte porque esta muy bien escrito.

    Saludos

    1. Eva García

      Pues eso mismo , Jose Ángel. Parece que ni cambiándose la raya de lado ni dejándose el pelo por la espalda consigue pasar la censura del marido y la deja en casa. Las nubes negras…
      Gracias por leer y comentar. Un abrazo.

  8. María Elena Sánchez Álvarez

    Hola Eva, que triste realidad la de los maltrados y más triste el miedo que padecen los que lo sufren. Un tema tan deleznable, lo has tratado con una admirable delicadeza.
    Me ha gustado mucho.
    Mucha suerte.
    Besos

  9. Modes Lobato Marcos

    El primer lugar, el comentario que te dejé donde los finalistas es PORQUE REALMENTE CREÍ QUE AÚN NO HABÍAS ENVIADO NINGÚN relato. Te pido sinceras disculpas.

    Tu relato…uf…por donde empiezo…
    Mamá llora porque no ha podido disfrazarse…Boom! Esa frase me parece, al releerlo, taaaan clasificadora, tan descomunal,..y sin embargo, en la primera lectura pasa desapercibida.

    Las nubes amenazando tormenta. Boom!. Y la lluvia que saca a la luz la verdad escondida.

    El final apoteosico, con ese padre al que se le resquebraja la máscara. boom! Boom! BOOM!.

    Eva, tu relato tiene tal cantidad de detalles, tal cantidad de matices, que gana y gana cuanto más lo lees.
    Muy, muy, muy bueno.
    Un besazo.

    1. Eva

      Bueno, venga, te perdono, con tanto boom booom ya me has hecho la rosca suficiente, ja,ja,ja. Lo malo es que ya voté ayer, lo sientoooo 😛 . Me alegra que encontraras el relato, te dejé una buena pista ¿no? ( 🙁 🙂 ). El hallazgo, más que el título, es un buen amigo tuyo que tiene chispa.
      ¡¡Gracias!!, pero iba de coña, lo de dorar la píldora, digo. Eso sí, me parecía más factible que conseguir jamones :D. Suerte en esa finalísima. Un besote.

  10. Virtudes Torres

    Hola Eva,
    Empiezo por decir que la máscara escogida por el padre era la más acertada. Yo que no tengo fobias, siento pánico ante los payasos, tanto que no se los años que hace de la última vez que fui a un circo.
    Y como en las películas se empeñan en poner su figura como el malo…
    A ver si ya todos se dan cuenta del bicho que es el padre y le cortan las alas.
    Un abrazo.

    1. Eva García

      Hola Virtudes. En mi cabeza (y en alguna frase que tuve que recortar) el padre se dedicaba a eso: era payaso profesional, animaba fiestas infantiles…pero ya sabes, que si quitas de quí, que si pones esto otro y al final hay hilos que se pierden para que quede en 200 palabras.
      Gracias por pasarte. Un beso.

  11. Jesús Alfonso Redondo Lavín

    De nuevo otro relato más, en nuestro blog, del maltrato infantil, muy bien contado y realizado con mucha imaginación. En algo colaboramos a terminar con esta plaga.
    Un Saludo Eva. Dicen que García en “Godo” significa “la de la mirada inteligente”, la que tiene “vision de futuro”.

    1. Eva

      Vaya, hola Jesús. Que honor tu visita y tus palabras. Si, el maltrato, un tema recurrente, pero es lo que me inspiran las máscaras. Ojalá sirviera de denuncia social para frenar algo, pero es difícil. No sabía eso de mi apellido, contigo siempre se aprende ¡gracias! Un beso.

  12. Mel

    Creo que es uno de los mejores textos que te he leído, está lleno de pequeñas pinceladas que van dibujando la historia de fondo, muy sutil y muy terrible ese “no ha conseguido disfrazarse”, los tirantes inusuales, nos abraza con cuidado etc… gana mucho al releerlo y descubrir las pistas que has ido dejando. Muy bien!!!.
    El comienzo me suena un poco brusco en dos frases, quizás unirlas con un “y” ¿?. El final enlazando con el título, muy oportuno por cierto, también me gusta.
    Abrazos guapa

    1. Eva García

      Gracias Mel, eso es porque no has leído mis listas de la compra, ja,ja.
      El comienzo es brusco, porque todo es brusco; porque lo cuenta el niño, porque las frases son latigazos, porque quería que ese ‘hace calor’ se ‘escuchara’ bien: es el origen de la tormenta y es el contraste con ‘yo tengo que ponerme de largo’; para él no valen mangas o pantalones cortos. Pero si te parecen pocas razones, te daré otra d emás peso: el relato tiene justo 200 palabras después de muchos muchos cambios y recortes. No disponía de libertad para poner esa ‘y’. Un beso, linda, y gracias de nuevo.

  13. Mel

    Cuidado, que mis listas de la compra son espectaculares… y la cuenta del super también. Vale aclarado, sí, suena brusco si es lo que buscabas, perfecto!! Yes, se entiende bien que el chaval tiene que ir bien tapadito. Esta todo muy bien ideado, lo dicho, enhorabuena.

    1. Eva

      Muchas gracias Concha, de verdad, por tu comentario. Debe ser terrible vivir sufriendo así y escondiendo el sufrimiento para que no empeoren las cosas. Un saludo.

  14. Eva oy debo de andar espesa, pero al leerlopor segunda vez ha sido como un mazazo. al principio no frelacionaba algunas cosas, pero me ha dejado KO. Es muy bueno tu micro. Me ha encantado, aunque tu personaje es horroroso.
    Felicidades y suerte.
    Besicos muchos.

    1. Eva García

      Hola Nani, yo no sé si eso de la relectura es bueno o malo, me refiero a que la necesite el relato, pero a mi también me pasa en muchas ocasiones, quizá porque esperas otras cosas…Al personaje horroroso solo se le ve tras el ventanal, afortunadamente. Bueno, y en las huellas que deja en su familia. Yo espero que aparte de la sonrisa se le invierta el cerebro y la condición de libertad de dañar al prójimo. Muchos besos, guapa y gracias por la visita.

  15. Rafa Heredero

    Hola, Eva. Tú relato me ha encantado. Dices que no es original, y quizá el tema no lo sea, pero a mí sí me lo parece, y mucho, cómo lo cuentas. Es un tema durísimo y no te andas por las ramas. Es más, nos vas dejando esos detalles que luego encajan en nuestra cabeza como un rompecabezas y que resultan demoledores. Ya te han resaltado algunos más arriba. Yo me quedo con lo de los tirantes, el que la madre no consiga disfrazarse, el que utilices el tiempo atmosférico como un protagonista más, además de como una metáfora de lo que pasa, ese contraste entre la figura del payaso/maltratador, el círculo que se cierra entre el título y el final, la voz que le das al niño… Me parece que todo está muy cuidado y medido. Y además es una excelente denuncia. Ya puedes hincharte como un pavo, te lo mereces.
    Suerte y saludos.

  16. Que fuerte Eva, que mal sabor deja tu relato, lo has conseguido, impactas. Cuanto maltratador se esconde con una máscara de buena persona o de payaso. Por la tele se escucha a los vecinos hablar del asesino o del maltratador como una buena persona, educada, atenta y que nunca lo hubiera sospechado o peor, que alguna culpa tendrá ella.
    Un beso

    1. ¡Hola Epi! ¿Ya acabaste los exámenes? espero que todo fuera viento en popa. Gracias por encontrar un rato para pasar por aquí. Yo también pienso mucho en eso que siempre dicen los vecinos, conocidos,amigos y familiares cuando suceden tragedias de ese tipo. ¿Tan bien disimulan? ¿O en realidad nos quedamos con los superfluo y nos da miedo y no nos interesa de verdad el fondo de las personas que nos rodean? Un besote.

  17. Esto es que dicen lo que brilla no es oro. Menudo sujeto el padre, pues, Eva, me parece que te ha salido un relato muy bueno, te deseo mucha suerte, Sotirios.(Mi relato “Memorias de un asesino en serie” fue seleccionado para ser publicado en un libro que se llama “SABOREA LA LOCURA” lo colgué en mi blog sotiriosmoutsanas.blogspot.com si le apetece lo puedes leerlo)

    1. Hola Soti ¡que sorpresa! Gracias por la visita y por tus palabras. Me alegra mucho eso que me cuentas de tu relato, ahora que por fin tengo blog voy a unirme a la secta, te haré una visita y te seguiré y de paso leo tu relato, pero ojo, que iré disfrazada de bicho. Un abrazo.

  18. Patricia Mejías Jimenez

    Hola, Eva. Excelente relato. Da un gusto leer este tipo de historias, y sobretodo la manera en que la presentas: por medio de sutilezas e insinuaciones, claves susurrantes… Tiene uno que releerlo una y otra vez para ir descubriendo los matices más profundos.
    Te veo muy alto este mes con este micro.
    Felicidades.

    1. Hola Patricia, no veas lo bien que sienta desayunar palabras así para coger fuerzas todo el día : muchísimas gracias. A mi me dan vértigo las alturas, así que no me veo en ese lugar. Un beso

  19. Ojalá este timpo de máscaras no existiesen, para que no pudieran escondere los maltratadores, ojalá… Muy bien contado, insinuado más bien pero que no deja dudas.

    Mucha suerte

    Besitos

    1. ¡Hola Ely, que sorpresa! Gracias por leerme, comentarme y ser tan agradable además lo que me dices. Si te ha gustado, otro día que empiezo contenta. Un beso grandote.

Dejar una respuesta