Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

34. El legado (towanda)

Abuelo siempre olía a pólvora. Sentado en su sillón orejero, consumía largas jornadas mimando las figuras que componían la maqueta de su batalla. Contiendas de pinceles, cepillos, lijas y esmaltes para otorgar identidad a centenares de aguerridos soldados y a decenas de cañones de diferentes libras. Calzaba botas militares y dirigía los despliegues de tropas desde su viejo catalejo.

Anochecía cuando avisó a abuela para mostrarle el último cañón. Ella bisbiseó algún cariñoso reproche, maldiciendo el poco tiempo que le dedicaba. Él, avergonzado, la sentó en su regazo y susurrándole hermosas palabras de amor, a las que no acostumbraba, se quedó dormido. Fue su manera de decirle adiós.

Con el tiempo, descubrí detalles sorprendentes en sus figuritas de plomo. Un mismo rostro repetido, una y otra vez, en la cara de cada soldado: el de abuela. Y en correajes, casacas, bocamangas o escarapelas, un testamento de poesía cincelado en minúsculas letras que hizo feliz a su enamorada hasta que nos dejó.

Los domingos son una fiesta cuando vienen mis nietos. Tomo posesión del sillón del abuelo, me calzo sus botas y, a través del catalejo, les narro batallas de amor y plomo, y todo recupera ese añorado olor a pólvora.

69 Respuestas

  1. Virtudes Torres Losa

    ¡Ay, qué dulce y qué bonito!
    Pero yo hubiera querido que el abuelo la hubiera compartido en persona con la abuelilla.
    Towy, un relato que deja un buen gusto y que (a mí) tras leerlo se me ha escapado un suspiro.
    Un abrazo y toda la suerte para ti.

    1. Towanda

      Hola, Virtudes.

      Siempre es mejor compartir los sentimientos en persona, pero este abuelo no pudo o no supo hacerlo.
      Gracias, bonita. Me alegro por ese suspiro que se te ha escapado.
      Un besazo enorme.

  2. Yashira

    Precioso. Sospecho que la abuela era conocedora de ese secreto y mientras ella estaba en sus cosas sabía que él creaba batallas de amor con sus soldados. Un amor de sueño has contado aquí, me encantó Towanda.

    1. Towanda

      Hola, Yashira.

      ¿Tú crees que la abuela lo sabía? No lo sé, podría ser aunque yo creo que no.
      Un beso muy grande y agradecidísima por tu comentario.

  3. ¡Precioso Towanda! Es tanto el amor que sostiene la batalla de la vida del abuelo, que no puede quedarse encerrado entre sus figuritas y un derroche de ternura nos inunda al leerlo.

    ¡Te felicito campeona!

    1. Towanda

      Hola, María Pilar.

      He querido crear un amor que trascendiera más allá de esas palabras, que nunca decía, y perdurara como un legado familiar.
      Muchísimas gracias por comentar y millones de besos: muak.

  4. Sabes qué? me parece que tenemos delante al posible relato ganador de la propuesta cañonera del mes.
    Me ha gustado, creo, más que ninguno de los que te he leído hasta ahora. Tengo la sensación de que cada vez los escribes más auténticoa y más llenos de sentimiento.
    Lo siguiente que diría es que para qué moslestarse en escribir después de leer algo así.
    En fin voy a ver la comida, no sea que encima se me queme.
    Un besazo.

    1. Towanda

      Hola, Asun.

      Sentimientos a flor de piel que todos vamos dejando en cada cosa que escribimos. ¡Menudo comentario!, te has pasado…
      En fin, muchísimas gracias y millones de besos.

  5. Aunque yo recuerdo otros TAN buenos como este, suscribo las palabras de nuestra amiga Asun.
    ¡Precioso, Towanda!, “susurrándole hermosas palabras de amor”, ¿habrá muerte más dulce?.
    Tú no necesitas suerte… pero sí amigas con quien compartir tus premios, 😉
    Un beso enorme.

    1. Towanda

      Hola, Rosy.

      Me alegro de que te haya gustado porque no estaba muy segura de volcar tantos sentimientos personales en un cuento. Este mes tenía clara desde el principio la historia, aunque desde perspectivas diferentes. Al final, se impuso esta.
      Gracias, amiga.
      Un besazo enorme.

  6. María Jesús Briones

    Resulta muy entrañable todo lo relacionado con los abuelos, y este relato es muy conmovedor e ingenioso.
    Te felicito, María Sergia.

    1. Towanda

      Hola, María Jesús.

      Así es. Los abuelos son siempre entrañables y cuando además son capaces de contarnos batallitas, mucho más.
      Gracias y un abrazo.

    1. Towanda

      Hola, Edita.

      Qué bonito, “como si el tiempo fuese un suspiro”. Así parece para ese nieto y para sus nietos.
      Gracias, me encanta esa frase.
      Un besazo.

  7. esthercuesta56@gmail.com

    Maravillosa concepción del amor y de los abuelos narrada con maestria y ternura. He coincidido contigo, y supongo que con alguno más, al tomar al abuelo como protagonista de la historia pero el giro romántico-poético que has sabido imprimirle, lo hace magnífico. Felicidades, me encantó.

    1. Towanda

      Hola, Esther.

      Ya te he leído y es cierto que coincidimos en nuestro personaje, quizá para suplir la falta de ternura a un tema que, por las connotaciones que nos inspira, no lo es tanto.
      Gracias, guapa.
      Besos.

    1. Towanda

      Hola, Inés.

      Las historias de amor al final nos llegan y nos dejan ese poso amable en el interior.
      Gracias y me alegro de que te gustara.
      Besos y abrazos= besabrazos.

    1. Towanda

      Hola, Belén.

      Me alegro mucho de lo que dices, porque no estaba muy segura del texto. Siempre pasa, o me pasa a mí, que no acabo de encontrar las palabras que mejor cuenten la historia.
      Eres generosísima y te mereces un potosí.
      Besos enormes y muy agradecida por tu comentario.
      Yuuuuju!

  8. Gloria Arcos Lado

    Preciosa historia de amor entorno a un tema que de entrada suele presuponer dolor y guerra.
    Ese abuelo que nos retratas ha demostrado el amor tan grande que siente hacia su esposa reflejándolo en su afición más querida y dejando así su legado para siempre. Hermoso relato Towanda, como todos los tuyos.
    Espero verte en la Microquedada. Besos. Gloria

    1. Towanda

      Hola, Gloria.

      Un amor, el del abuelo, que trasciende el tiempo y que, aunque no se lo dijo con palabras al oído, supo plasmar en su legado para que nunca lo olvidara.
      Gracias, guapa.
      Nos vemos en la Microquedada, claro que sí.
      Un beso muy fuerte.

  9. El olor a pólvora puede asociarse con la muerte, pero la manera en cómo está contada esta historia y el amor que destila la misma, produce placer el respirarlo. Hermoso relato, Towanda, de podio. Otro ejemplo de su talento como escritora.
    Saludos.

    1. Towanda

      Hola, Beto.

      Así es. Hay olores que identificamos con unas situaciones u otras, dependiendo del momento en que los hayamos percibido. Aquí la pólvora es un nexo de puro amor. Así quise que fuera y me alegro mucho de que así lo hayas sentido.
      Un abrazo muy grande y gracias siempre.

  10. Carles Quílez

    Por más relatos que pueda llegar a leer, continua fascinándome la infinita capacidad de crear historias, pero algunas veces, además, son tan…chulas.
    En fin, Towanda, que me ha gustado mucho.
    Saludos cordiales.

    1. Towanda

      Hola, Carles.
      Me alegro de eso porque, de un mismo tema, cada cual nos sacamos una historia diferente de la chistera. Y eso es mágico.
      Un abrazo y muchas gracias.

  11. silviaginesta@gmail.com

    me ha gustado mucho tu micro. colorido pero triste, un adiós con amor y un nieto que que no perdió el aroma del abuelo, buena narrativa.

    1. Towanda

      Hola, Silvia.

      Todos los adioses son duros, sobre todo cuando no los tienes previstos, pero creo que -en este caso- el abuelo hizo un legado para que los sentimientos perduraran.
      Un abrazo muy grande.

    1. Towanda

      Hola, Rafa,

      Me alegro porque no quise hacer un relato-pastel, sino todo lo contrario.
      Muchísimas gracias y besabrazo de vuelta para ti.

  12. MªBelén

    Una preciosa historia de amor silenciado, contada con gran maestría. En cada frase desprendes una ternura que se siente y agrada encontrarse con ella. Un final sin final, ya que durante generaciones se revivirá ese amor en las figuritas de plomo que el abuelo creó una a una, mostrando su adoración sin palabras, por la que fue el amor de su vida.
    ¡Pero que bonito Towi!Me encanta como escribes.
    Un besazo inmenso bomboncito.

    1. Towanda

      Hola, Mª Belén.
      Un comentario, el tuyo, que resume una de mis intenciones y es ese final sin final para un amor que trasciende más allá de la vida.
      Gracias, por cada palabra y por ese cariño y entusiasmo que tienes siempre para dar y repartir.
      Un beso inmenso.

    1. Towanda

      Hola, Calamanda.

      También es cierto lo que comentas. En cuántas ocasiones repetimos fórmulas que les sirvieron a nuestros padres o a nuestros abuelos.
      Gracias, guapa.
      Un beso gordísimo.

    1. Towanda

      Hola, Loren.
      Acepto el milbeso de diezmil amores, muchísimas gracias en este lunes en el que me temo que me he vuelto a resfriar.
      Muak.

  13. Reve Llyn

    Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh Towanda…¡queeeeeeeeeeeee bonitooooooooo!

    Me ha encantado. Y no es ni noño, ni pastelón, ni “abuelítico”…es simple y perfectamente bonito.

  14. Wanda que bonito,te salió un relato precioso, entrañable, la unión entre los abuelos y los nietos siempre es agradable de presenciar.
    Un besazo enorme y suerte.

    1. Towanda

      Hola, Puri.

      Así es. Son lazos familiares muy grandes los que se tejen entre abuelos y nietos.
      Muchísimas gracias y besos de vuelta para ti.

  15. Un relato bello hasta doler, Towanda. Hace tiempo que has dado el paso de conjugar sentimientos a convertir textos en verdaderas joyas de la alquimia más refinada. El cuento es entrañable, igual que sus personajes, igual que lo que explica y lo que no explica pero sí transciende. Me ha gustado un montón, y me parece de releer y compartir. Un mes más, nos has hecho un regalo a todos. Agradecido te quedo y te mando junto a mi admiración más sincera, un abrazobeso hiperdimensional de color a escoger. Mucha suerte 🙂 🙂

  16. Towanda

    Hola, Juan Antonio.
    Pues me haces engordar con tu comentario y eso no es bueno porque se acerca el verano.
    En fin, que me alegra mucho todo lo que dices, que andaba un poquillo baja y me has subido mucho el ánimo y que acepto ese abrazobeso hiperdimensional y te envío otro de vuelta.
    ¡Gracias!

  17. María Ordóñez

    Towanda, nunca pensé que el olor a pólvora pudiera ser tan dulce. Qué cuentito hermoso el tuyo. Imagino a la abuela arrepentida de no haberse acercado nunca a aquel ejército que no era otra cosa que una declaración de amor eterno. Y a ese abuelo que no vocalizaba sino que escribía en sus soldados las palabras que le dictabae su tierno corazón. Qué lindo. Una lección para mi. Desde ahora pararé más ante cada planta del jardín al que acuso de robarme el tiempo de mi marido. Tal vez ellas también tienen mensajitos de amor que no más son para mi… Gracias por eso y por la delicia de leerte!

  18. Towanda

    Hola, María.

    Para el protagonista el olor a pólvora es evocador de su niñez, de su abuelo, de su vida.
    Gracias por ese comentario tan bonito. Tienes que fijarte más en el jardín de tu marido porque quién sabe…

    Un beso enormísimo.

    Pd: Intenta solucionar lo de los comentarios de tu micro porque no se pueden dejar y me encantaría escribirte uno.

  19. Este relato debe estar en el libro, sin más. A mí me ha gustado mucho el romanticismo heredado (me hubiera gustado más, como historia, si en vez de tanto batallar hubiera dedicado más tiempo a la abuela), pero como relato tiene una gran fuerza y una gran elipsis. La primera frase me gusta un montón, también las batallas de amor y plomo. En fin, que ya estás en Santander.

    1. Towanda

      Hola, Ximens.
      Gracias por tu comentario.
      Como ya sabes he estado quince días o más sin teléfono ni internet y ahora se me acumula el trabajo.
      Un beso muy grande.

  20. salvador esteve

    Towanda, entrañable y conmovedor. Recreaba guerras, pero su batalla más importante era no saber compartir palabras y sentimientos. Me ha encantado. Abrazos.

  21. Cada uno demostramos nuestros sentimientos como podemos, como nos atrevemos, como nos han educado, como… Y no siempre coincide con lo que la persona amada espera recibir… Como tan genialmente nos cuenta este relato.
    Towanda, tú si que eres experta en dar al lector lo que le llena.

    Un abrazooo grande

    1. Towanda

      Hola, Amparo.

      Tienes razón. No es sencillo manifestar abiertamente los sentimientos. A mí me cuesta mucho.
      Gracias, bonita.
      Un beso muy grande.

Dejar una respuesta