Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

37. LA ISLA (Mariángeles Abelli Bonardi)

Se dice que aquí cayó, rodeado de cientos de plumas.
Que de sus ojos fijos y abiertos, el Egeo se bebió hasta la última gota de azul.
Que aguas curativas rodean nuestras costas, y que no conocemos demencia o depresión alguna.
Lo cierto es que disfrutamos: la alegría del vino y del sexo burbujea en nosotros hasta bien entrados los cien.
Ya nadie busca llegar al sol; ni el tiempo ni los años nos preocupan. ¿El secreto de la eternidad? Aquí, en Icaria, el presente y una vida simple.

28 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Casi apetece largarse a Grecia y poder perderse en su dédalo de islas a disfrutar de esa feliz y sencilla forma de vivir. Me ha gustado tu relato, Maríángeles. Suerte.

  2. Calamanda Nevado

    Mariángeles, el paraiso debe parecerse a tu cuento. Despierta emociones y deseos de placer y felicidad. Suerte y saludos

  3. Ángel Saiz Mora

    Esa isla es parece más un mar de tranquilidad comparable al Edén. Más que agua salada se diría que les rodea una inmensa balsa de aceite. Sus habitantes deben conocer la receta para una vida placentera y longeva, será por eso que dicen que el yogur griego es tan saludable. Un estilo de vida que contrasta con lo que le sucedió a su paisano Ícaro al querer ir más allá de sus límites. Quizá el secreto de la longevidad resida en sentar la cabeza y vivir una vida con pocas inquietudes.
    Ya tenía ganas de volver a leerte por aquí.
    Un abrazo fuerte, Mariángeles

    1. Vivir una vida con pocas inquietudes… ¡Qué contraste con el vértigo de estos tiempos modernos, ÁNGEL querido! Yo también tenía ganas de volver, pero no podía hacerlo porque estaban de visita las hadas: Ocup-hada, Preocup-hada y Desinspir-hada. Y la Desinspir-hada fue- ¡Oh, casualidad!- la última en irse 😉

      Yo, por lo pronto, no quiero llegar al sol. Dios mediante, espero disfrutarlo en Icaria, mientras pruebo ese delicioso y saludable yogur.

      Otro abrazote para vos,
      Mariángeles

  4. Vale, contad con una más para ese viaje a Icaria. ¿Quién se resiste a poder llegar a los cien años en esas condiciones? Muy sugerente tu relato. La frase “Que de sus ojos fijos y abiertos, el Egeo se bebió hasta la última gota de azul”, recordando a Ícaro, me parece preciosa. Buena propuesta, Mariángeles. Suerte y besos.

  5. ¡Y ya vamos ocho, JUANA! Lindo grupete el nuestro. Me complace que la propuesta te parezca buena y la frase preciosa (la idea, justamente, era aludir a Ícaro sin nombrarlo, para no aguarle el remate al mini).

    Suerte y besos para vos,
    Mariángeles

  6. María Jesús Briones

    ¡Qué buena publicidad de Icaria!, yo quiero conocer la eternidad tal y como la describes, Maríángeles.
    Saludos desde la tierra

  7. Salvador Esteve

    El astro rey tiene que rendir cuentas, y si en su momento truncó un sueño y una vida, ahora, en compañía del agua, tiene que proteger el lugar y a sus gentes. Original fusión de leyenda y realidad. Abrazos, Mariángeles, y mucha suerte.

  8. MªBelén

    Un relato con tinte de leyenda.
    Un paraíso donde la calma y las buenas gentes conviven en armonía. Un elixir de vida.
    Que maravilla de lugar nos has regalado Mariángeles.
    Una narrativa que nos da esa paz y ese sosiego que tanto nos hace falta.
    Un beso grande guapa.

    1. Lo que más me gusta de tu comentario, MA.BELÉN: las palabras “paz” y “sosiego”. Si en algo contribuí para que vos y todos los que me leen puedan tenerlos/encontrarlos/recuperarlos, me doy por bien servida.

      Otro beso grande para vos,
      Mariángeles

  9. Ton Pedraz

    Hola Mariángeles. Menuda historia con la que nos has metido el gusanillo en el cuerpo. Nos cuentas la felicidad plena. Puestos a ello también me apunto. Una isla, la cálida costa del Egeo, ……….
    Me encantó, te deseo mucha suerte.
    Ton.

Dejar una respuesta