Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

42. La última canción (Towanda)

Tras la cena, en el lujoso comedor jacobino, los Crawford acudieron al salón donde la orquesta amenizaba a los pasajeros de primera. Ante un gesto del esposo, el violinista inició los acordes de una vieja canción. Su canción. El resto de músicos se unió y la pareja comenzó a bailar. Los ojos de Alberta resplandecían. Aunque ya no eran jóvenes, para ella, Aaron seguía siendo el hombre más apuesto del mundo.

Minutos más tarde, el ligero desvanecimiento de ella les hizo retirarse a su camarote, el 115. Lo eligieron recordando el día que se conocieron, un once de mayo, medio siglo atrás. Alberta se recostaba cuando un golpe brusco y gritos de metal desgarrándose le hicieron temblar… Después, chillidos gélidos, plegarias en decenas de idiomas, carreras, llantos, olor a sal…

–Algo va mal… Incorpórate, querida.

Alberta negó con la cabeza.

–Estoy demasiado cansada. Te mentí… El doctor O’Malley no me dio buenas nuevas… Pero tú…

Aaron besó sus palabras mientras se tendía junto a ella.

–Aaron, ¿aún me ves bonita?
–Eres preciosa, princesa…

Continuaban abrazados cuando el océano comenzó a filtrarse, a través de la puerta del camarote, siguiendo los dulces compases de una hermosa canción interpretada al violín…

74 Respuestas

  1. Lorenzo Rubio

    Olé, Towanda, otra preciosa historia de la marca Towanda. Muy bonita, trsite y romántica como toca ser a este tema. Me quedo con este enunciado que me parece hermoso e impactante al mismo tiempo: “Después, chillidos gélidos, plegarias en decenas de idiomas, carreras, llantos, olor a sal…”.
    Me alegro de verte en tan buena forma en esto de las letras.
    Un besazo, mi Towi.

    1. Hola, Loren.

      Triste, como todas las historias de amor cuando el fin está próximo.
      Uf, no te creas que estoy en tan buena forma…
      REcibo el besazo y te devuelvo otro más grande, si cabe.

      Gracias, bonito.
      Muak

  2. Ohhh, una gran historia que al parecer tenía ya punto final, por esa enfermedad de ella. Quizá fue mejor ese final que una incierta agonía.
    Contado muy dulcemente, se encoge el corazón al leerlo.
    Un besito, en este día para mí tan ajetreado y feliz.

  3. Blanca Oteiza

    Towanda, precioso relato y preciosa la historia que cuentas de amor de ese matrimonio que después de 50 años se quieren como el primer día y que escogen terminarla bajo las aguas. Muy emotivo.
    Un beso

  4. Virtudes Torres Losa

    Bueno, pues seguimos con los pelos como escarpias.
    Y aún dices que te has estremecido leyendo el mío. Pues este es muchísimo más escalofriante.
    Me encanta leerte.
    Besos y abrazos. ¿La suerte?la tienes toda.

    1. Hola, Virtudes.

      Y es verdad lo del escalofrío y la emoción que me produjo tu historia.
      Me alegro mucho que esta historia también te haya emocionado a ti.
      Un beso muy fuerte, muy grande y te deseo que tu micro se coloque muy alto este mes.
      Gracias, guapetona.

  5. Modes Lobato Marcos

    Sin heroicidades ni pamplinas, él se queda junto a su mujer esperando el final.
    No como la otra, que dejó que el Di Caprio se ahogara cuando en el armario había sitio para los dos.

    Quizá me rechina el “preciosa, princesa “, por la similitud fonética de ambas palabras, pero no me lo tengas en cuenta.
    Ya sabes que ando medio zumbao…

    Un besazo Towy

    1. Hola, otra vez, Modes.

      Jajaja, la otra dejó al pobre Leo congelándose en el mar mientras que ella se salvaba… No hay dereceho.

      Sobre lo de “…preciosa, princesa”, quizá tengas razón. Fíjate que tenía otra palabra en lugar de princesa, pero en el último momento la cambié pensando -erróneamente- que sonaría mejor así “pre” “pri”. ¡Errores de principianta! Y de zumbao, nada de nada. Me alegra mucho que se haga este tipo de matices. ¡Gracias!
      Por tanto, besazos al por mayor para ti.

      1. aurora

        ¡Qué razón tenéis los dos con lo de la puerta del armario!! Lloré tanto después de esa escena, que siguió la peli y yo seguí llorando… y seguí… y seguí… y luego nos fuimos mi novio y yo a tomar algo y yo seguía llorando… y la gente nos miraba, a mi con pena y a él con encono ¡vete tú a a saber que pensaba la gente que me había hecho!! El caso es que el pobre lo pasó fatal. 🙂

        Por cierto, en esa peli sale esta escena ¿qué no?

        Abrazo.

  6. Ángel Saiz Mora

    Una pareja que ni puede ni quiere vivir separada, a quien el mar va a unir de manera definitva y para siempre.
    Todo elo contado con tanta elegancia que hace innecesaria más explicación.
    Suerte y un abrazo

  7. Hola, Ana.

    No refleja del todo, pero si tiene mucha carga de una situación de pérdida (mi padre) vivida recientemente.
    No estoy muy alegre y eso se nota en todo. En la ropa que me pongo, en lo que escribo, en lo que leo.
    ¡Gracias, bonita!
    Un beso muy fuerte.

    1. Hola, Amparo.

      El amor, creo yo, es bálsamo, medicina, motor y combustible para vivir, y -como tú apuntas- el medio para olvidar lo horrible que debió ser el hundimiento de este gran barco.
      Gracias, bonita.
      Besos grandes de vuelta.

  8. J u a n P é r e z

    T o w a n d a : Además de precisión cirujana contemplando la divisa de este mes, lo reverencio porque es EDIFICANTE.
    De otro lado me identifico con quienes AMAN así, y por eso en mi vida personal soy muy afortunado. No me parece extraño el AMOR que se tienen.Es la clave de TODO.

    Bravísimo.
    De J u a n ” A l l Y o u N e e d I s L o v e ”
    Post Scriptum : ¡Lo siento! Me he dejado llevar por la emoción y he vuelto a los orígenes . . . “The Beatles”

    1. Juan, así lo veo yo también. El amor -aunque suene cursi- es la clave de TODO.
      Me alegro mucho de que seas afortunado en tu vida personal; seguro que algo tienes que ver en que la vida te sonría.

      Muchas gracias por recordarme esa canción de The Beatles…
      Muak.
      Besos y abrazos.

  9. J u a n P é r e z

    ¡Qué bonito T o w a n d a ! Estaba comentando tu camarote y al acabar, me he dado cuenta que simultáneamente ambos realizábamos la misma acción. ¡Muy Buenos Días Sabatinos! J u a n . ¡¡Sí !!

  10. Ana Fúster

    No creo poder decir nada nuevo. Un amor verdadero no lo rompe ni la muerte, y la imagen de los dos ancianos abrazados y serenos esperando el final juntos es conmovedora. Besos y suerte.

  11. Hola Wanda cuanto me alegro de ver que vuelves a escribir de forma tan bonita como siempre. Hace mucho que no leo nada tuyo en tu blog, me imagino que otras cosas te tendrá ocupada.
    En relación a este micro es precioso con ese toque tan personal tuyo que lo hace digno de leerlo una y otra vez. El amor que perdura como el de tus protagonistas es el que todos deseamos,aunque el final sea estar juntos en el fondo del mar.
    Besos y espero leerte mas veces.

    1. Hola, Puri.

      Tengo el blog abandonado, ya lo sé. No veo el momento de reencontrarme con él. Por eso he preferido elegir la casa de Jams… que es un gran anfitrión para romper el hielo o la sequía que tengo desde hace unos meses. Ya le comento a Ana U. por ahí arriba el motivo y no he estado muy animada, pero poco a poco lo intento y vuelvo a emborronar papeles.

      Gracias por tu comentario.
      Un beso muy grande, guapetona.

      1. Hola Wandy, siento mucho lo que te pasó, ya se que no hay consuelo,pero si te sirve de algo yo también perdí a los dos y a un hermano, y la vida me destrozó por completo, pero conseguí sacar fuerzas y ánimo, y seguir adelante.
        Un beso grande y mucho ánimo.

  12. Salvador Esteve

    Towanda, una historia preciosa de amor en la vida y ante la muerte. Aun cuando las notas del violín enmudezcan, ese amor seguirá siendo música. Abrazos.

  13. Esperanza Tirado Jiménez

    Ya te han dicho de todo, así que poco puedo añadir.
    Este es de esos relatos con los que piensas ‘yo quiero que me salga algo así alguna vez. Me lo quedo’.

    Me ha encantado. Enhorabuena.
    Y Suerte.

  14. Reve Llyn

    La imagen que dibujas es estremecedora. Hace muy poco, en una lectura poética, he tenido la suerte de ver en directo cómo miraba a los ojos a su mujer uno de nuestros grandes de las letras (Caballero Bonald). Los he visto en tu relato. Por cierto me encantan los diálogos, nunca sé cómo meterlos, y eso que por aquí han dado hasta clases.

    Un saludo y suerte Towanda.

  15. Una historia de amor que conmueve, sin duda ocurrieron casos como ese, sobre todo en personas mayores que lo tenían ya vivido y no les entró el pánico. Me ha gustado como introduces el 115 sin calzador, creíble. Suerte.

  16. Izaskun

    ¡Chiquilla! Qué bonito amor. Qué sensibilidad destilas, Towi. Siempre te digo que tienes magia, y en este micro lo vuelves a demostrar. Me alegra ver que te vas desprendiendo poquito a poco de las tiritas (las cicatrices siempre quedan), y espero que dentro de nada retomes el blog, que estoy con “mono” de tus bellísimas historias, Towi.
    Un beso apretado, guapetona.

    1. Towanda

      Hola, Izaskun.

      Eres tan generosa… que te mando abrazos a tutiplén.
      Poco a poco, bien dices, me desprendo de las tiritas (¡qué bonito!), lo intento, pero estas fechas que se aproximan no acompañan mucho, la verdad.
      En fin, muchísimas gracias por tus cálidas palabras que me animan mucho.
      Un beso, bonita, muy grande y muy apretao que te deje la cara roja.

  17. Isabel

    Hola Towanda: miro a través de tus ojos la belleza de tu relato y, aunque el final me ha conmovido, me quedo con ese acto del hombre que acompaña a su mujer en el peor momento de sus vidas. Hay muchos finales difíciles para los que nadie nos prepara. Ojalá siempre tengamos al lado ese abrazo en el que poder consolarnos.
    Un abrazo muy fuerte para ti.

    1. Towanda

      Hola, Isabel.

      Tu visión de la historia es muy acertada, la comparto contigo… Un amor puro que no lo va a romper ni tan siquiera el océano.
      Gracísimas.
      Un beso muy grande de vuelta para ti.

    1. Towanda

      Hola, Juana.

      Seguro que hubo historias similares, ya lo creo, y más duras aún entre los pasajeros.
      Por si acaso, nos quedamos en tierra.
      Un abrazo muy grande y muchas gracias por tu comentario.

  18. Hola guapa, un violín y un amor inmenso, en algo hemos coincididom pero es qu eme da la impresión de que ese camarote 115 es demasiado pequeño para tener tantas cosas como se nos ocurren. Me alegra un montonazo leerte en forma y tan bien. Suerte preciosa y un beso supermegagigantesco.

    1. Towanda

      Hola, Eva.

      Es cierto, cuando te leí escuché ese mismo violín… ¡Somos unas románticas!
      Piano piano voy reincorporándome a esto que tanto nos gusta, pero aún estoy muy desentrenada. Así que me tengo que poner las pilas. También con el REC.
      Otro supermegagigante beso al cuadrado para ti.

  19. Mª Belén Mateos

    Pero que bonita historia de amor!!! Imagino a los dos ancianitos abrazados esperando el fin juntos, después de tantos años amándose siguen como el primer día. Que bien lo has contado, te llena de sentimientos y pensamientos tu relato.
    Ese once de Mayo nacieron dos amantes para la eternidad.
    Un beso “princesa”

  20. Towanda Martín González

    Hola, M. Belén.
    Un amor inmenso, cierto.
    Ya me gustaría a mí un final de mis días como ese, abrazada a la persona que ha hecho conmigo el camino de la vida.

    Gracias, guapa.
    Un besabrazo.

    1. Towanda

      Hola, Anna.

      Gracias, rebonita.
      Suerte ya la tenemos, cada día, por este grupo que nos ha preparado Jams, el infatigable.
      Suerte te deseo también a ti.

      Un besazo.

Dejar una respuesta