Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

52. Banderita blanca (Lorenzo Rubio)

Abre los ojos, mira el reloj y suspira. Solo resta media hora de paz. No los ha cerrado aún cuando toca diana puntual a las siete. Casi sin tiempo para asearse, se equipa con el uniforme de combate y se pone a cuestas las armas de destrucción masiva. Pero, antes de salir como una bala hacia el campo de batalla, escucha a voces las últimas instrucciones del comandante.

Llega a su destino y, tras una avanzadilla, observa que aún duermen, por lo que, de modo fantasmal, se adentra en la línea enemiga y comienza con la sangría. Haciendo uso de una logística admirable, las maniobras han sido un éxito y no ha dejado rastro de su adversario en todo el perímetro.

Ahora revisa su plan de operaciones, pero no olvida las órdenes del comandante. El coraje la paraliza. Absorta, localiza al enemigo en casa. Vuelve en sí y contempla las armas que lleva cargadas. Y decide hacerle caso sumiso. Se despoja de los guantes de látex, tira el friegasuelos, ata una sucia camiseta blanca al recogedor, se monta en la escoba y sale volando por la ventana, mientras, con una sonrisa, se repite: “Te vas sin prepararme el desayuno, bruja”.

59 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Vaya batalla doméstica tan intensa que has planteado, con unas descripciones llenas de fuerza y un desenlace sorpresivo y mágico. Te imagino de corresponsal de guerra, tus crónicas serían para no perdérselas.
    Un abrazo, Lorenzo

  2. Salvador Esteve

    Lorenzo, ¡menuda batalla!, la expresión “hacerle caso sumiso” genial, y al final te confieso que mi imaginación, ya sabes algo dramática, piensa que se ha suicidado. Luego, releo el texto, y la banderita blanca en el recogedor apacigua mi ánimo, esbozo una sonrisa y veo un final original y mágico. Abrazos.

    1. Edita, seguro que no serás la única está redactado de forma muy hermética en cuanto a argumento directo. El disfraz de soldado y de la misión ‘falsa’ obliga a la relectura. Además, hay muchas elipsis, quizá demasiadas, hay que mirar en lo cotidiano, a qué lugares una va con esas ‘armas’ a trabajar. Entiendo que el segundo párrafo es el más complejo y el tercero, imprescindible, intenta dar sentido a esta alegoría en forma de microrrelato de denuncia.

  3. J u a n P é r e z

    Creo que alguna vez ya te dije que eres un buen aliado de San Jorge contra “muchos dragones” Si lo he soñado, lo digo ahora a la vista de esta viñeta simpática pero también defensiva, de un enquistamiento sobre las cosas de pareja. Leyéndolo me he despistado un poco ( eso es debido a que por azar, me tienes muy bien tratado y capto a la primera tus argumentos caleidoscópicos y seguros) y para acabar deseo escribir que “Tu Kim Novak” ” L o r e n z a n a ” en plena fuga por la fenestra ha hecho mis delicias. Desde aquí la aliento a que siga volando en pos de un archipámpano mejor que el que a día de hoy tiene.

    Lorenzo . . ¡¡¡ Feliz Día del Señor !!! J o a n n e s .

    1. Hola, Juan, sí he encriptado el texto porque como trata de la guerra y el FBI está al tanto de todo no he querido jugármela. He tenido que luchar contra algún dragón y, al final, me ha faltado darle la estocada final. Al igual que la protagonista que he vestido de soldado y que se dedica a limpiar las casas de acomodados que no necesitan madrugar para vivir. Para que encima el vago de su marido le reproche que se va y sin hacerle el desayuno. Da risa o pena, pero seguro que hay hogares y maridos así. El final te lo dedico, Juan de mis hechizos, pues sé que eres un bruxo de los buenos, de los que haberlos no haylos ya. Un abrazo, my friend. (Por cierto puedes hacer un hechizo tuyo y adelantar el tiempo un mes a octubre para leer tu relato de los 70 ya????) seguro que sí cierro los ojos y…

    1. J u a n P é r e z

      ¡No cabe duda! Tú sí eres a ciencia cierta un auténtico mecenas de Las Artes Y Las Letras. Leyendo esta última frase tuya, sigues como siempre: Trufado de buen humor que ya desearía para Él Mismo, Dick Van Dyke [uno de mis actores favoritos de toda la vida] En fin, Tú te lo has buscado . .. . . ¡¡¡ Vuelvo a Brindar Gustosísimo por Tí y Los Tuyos con Absenta !!! ( Un Abrazo , L o r e n z o . Contigo, Siempre Habrá Sonrisas )
      FELIZ DOMINGO OTRA VEZ.

    1. Qué bonito es soñar y si además con solo decir una cosa se cumple más bonito es el sueño. ¿Quién no ha soñado nunca con montarse en una escoba y volar? Esta fue oñido y hecho. No me llamas ‘bruja’, pues te voy a dar la razón. Gracias por pasarte, JM.

  4. Si que es para leerlo y releerlo, al principio vi cucarachas, o ratas, después un marido insoportable y un desayuno lleno de insecticida e incluso una criada hasta el moño bueno, da lo mismo,me ha aliviado mucho que cogiera la escoba y haya atado la camiseta al recogedor, banderita blanca sucia. Por cierto, lo de ‘caso sumiso’, al alma me ha llegado. Suerte y un besazo, campeón.

    1. Eva, te voy a decir un secreto ahora que un millón y medio de personas no nos leen. “Es mierda”, simplemente mierda 🙂 su adversario y cualquier tarea doméstica que puede hacer una empleada de hogar. Y sí el marido es insorpotable y un egoísta, ¡hazte tú el desayuno! jaja aunque ahora que lo dices lo del insecticida en el desayuno no es mala idea… “cariño, no te preocupes, me voy a trabajar que hoy tengo cuatro casas a limpiar desde primera hora, pero en la mesa te dejo el desayuno, Un beso (el de la muerte)”
      Gracias, Eva, a ver si te escuchamos mañana, ¿no?

  5. Eduardo Iáñez

    Magnífico tercer párrafo con uno de los recursos que más sigue sorprendiéndome: la aparición del género real, no gramatical, del personaje. Algo que, además de dejarnos descolocados como lectores, nos hace dudar de nuestro sentido común como personas.
    Cuando dices “El coraje LA paraliza”, todo cobra un nuevo sentido. Y el “comandante”, las “armas” y el “enemigo en casa” devienen otra cosa.
    Pero lo mejor, sin duda, el final: montada en la escoba y musitando con una sonrisa las quejas que aún podría lanzarle su “comandante”. ¡Que le den…!
    Me has hecho pasar un buen rato, malandrín. Un abrazo.

    1. Lorenzo Rubio

      Eduardo, cada vez que te leo, ya sea como escritor o crítico me encanta y sabes que lo digo no porque esta vez hayas sido benevolente con el relato, pues cuando me has dado un consejo de mejora ha sido excelente también. Aún recuerdo las buenísimas instrucciones en Ella y la bestia, por ejemplo. Muchas gracias, no sé si te habrán ayudado los comentarios o no, pero has pillado el relato a la perfección. Lo que más me sorprende es cómo has desvelado el secreto del género real, una de las cosas que más me costó para cuadrar el relato, y que me obligó a buscar expresiones con un género gramatical neutro: por ejemplo, tuve que cambiar “disparada al canpo de batalla” por “como una bala” que no desvelaba que era una mujer. Lo dicho agradecido y un abrazo.

    1. Lorenzo Rubio

      Gracias, Concha, desde la primera letra todo estaba encaminado a buscar un efecto de sorpresa final, quizá eso condene un poco la magia de los dos primeros párrafos, que los tildo de siervos del primero. Un abrazo.

  6. Mª Belén Mateos

    Buen reportaje de guerra. Donde los adversarios duermen cada noche juntos, pero al despertar uno vuela en escoba y otro vaguea sin parar. Pobre mujer vestida para matar la suciedad y enfrentarse a ella en otros hogares.
    El desayuno.. que le den… ¡Madre mía! que se vaya de esa casa pero YA.
    Buen final, mejor historia.
    Un abrazo lorenzo

    1. Lorenzo Rubio

      Mª Belén, me encanta tu frase ” Donde los adversarios duermen cada noche juntos, pero al despertar uno vuela en escoba y otro vaguea sin parar”. Exquisito resumen, gracias.

  7. La Marca Amarilla

    Genial relato, Lorenzo!! 😉
    Me ha gustado mucho lo del caso sumiso, pero “salir como una bala hacia el campo de batalla” me parece genial!!! jajaja
    Muy ameno y apetecible relato!
    Enhorabuena!

    Un saludo!

    1. Lorenzo Rubio

      Gracias, La Marca! Esa expresión, como le comento más arriba a Eduardo, era suplente en un principio, entró buscando el recurso de la expectación. Un abrazo.

  8. Inés Z.

    Lorenzo, me has hecho sonreír, y eso siempre está muy bien…, aunque tengo que reconocer que soy de sonrisa fácil, o eso dicen; pero bueno, aparte de que la sonrisa sea algo inherente a mi persona, debo decirte que me ha encantado tu relato bélico–doméstico.

    Abrazosss

  9. Virtudes Torres Losa

    Me veo reflejada en esa soldada.
    A veces no me he terminado de asear y tengo pegado a las manos el cepillo.
    ¿Donde venden esas escobas voladoras?

  10. Lorenzo de una manera humorística nos retrata o denuncia la doble jornada de trabajo a la que están expuestas, creo que la mayoría de las mujeres que trabajan, tienen que atender los asuntos del hogar y luego salir a traer dinero para sostenerlo. Me parece que tu protagonista, al salir volando en su escoba es solo una metáfora para exigir trato igual a todos los miembros de la casa. Muy bueno.
    Saludos.

  11. Isabel

    Me has atrapado completamente en tu trampa, he caido en esta guerra de andar por casa y con el enemigo de incógnito pidiendo desayuno.
    Una bruja buena que consigue sacar a volar a su escobita mágica y dejar plantado al freco.
    Me gusta tu guerra ganada.

  12. Solo he leído el primer párrafo y sonrío porque creo que hablas del inicio de la jornada, ese levantarse para ir al trabajo, ese comandante, jeje. ¿Me equivocaré? Segundo párrafo que me hace pensar que estoy equivocado, también pensar si trabaja en un hospital y los enfermos aún duermen. Jo, he acertado, eso no sé si es bueno para el escritor, allá él. Es el final lo único que me ha pillado desprevenido, ese ser bruja de verdad (aunque creo que es una metáfora, una liberación) y ese machismo del marido. En fin, que hay que ver como te lo montas para crear historias cotidianas. Suerte.

    1. Gracias por la crónica, Javier, es bonito leer el micro y ver cómo avanza en la mente de los lectores. Creo que es algo positivo para seguir aprendiendo. Un abrazo y suerte a ti también en esos frentes que tienes abiertos. A ver si te escucho pronto por wonderland.

  13. Batalla doméstica aderezada con la buena pluma del escritor valiente que además de ver las cosas, las mira. Denuncia entre líneas diluida entre metáforas bélicas que le dan jocosidad pero que no le restan importancia. Tengo que felicitarte por el atrevimiento, por el desborde de imaginación y por esa imagen final que me ha ganado. No veo mejor manera de rematar tu historia que con esa bruja volando. Mucha suerte 🙂

    1. Lorenzo Rubio

      Gracias, Juan Antonio, aprecio tu comentario. Veo que además de gran escritor y mejor persona también eres un buen crítuico. Firme candidato para el microcospoio, si no lo has sido ya jejeje Un abrazo.

  14. Jajajaja Lorenzo muy divertido y atinado, nos despistas, pero luego se va oliendo lo que parece que pueda ocurrir sin lo de la escoba, pero me duele que sea bruja jajaja. Aunque si no, ¿quién gana la batalla a D.Limpio??
    Abrazos y suerte

    1. Lorenzo Rubio

      Hola, Manuel, gracias por pasarte por aquí y me alegro de que te hayas echado unas risas. Tiene una vertiente cómica y otra triste, pero intenté que al final prevalezca la sonrisa de esa venganza haciendo que se cumpla como una profecía las últimas palabras del ‘comandante’. Un abrazo campeonísimo.

  15. Esther Cuesta

    ¡Ah! La batalla diaria, dura en sí misma, por eso, por ser diaria. Me ha gustado lo de salir volando, tengo algo de bruja. Genial relatado, en tu línea. Un abrazo

  16. María Ordóñez

    Lorenzo, como siempre, buenísimo. Qué final feliz. Ojalá todas hicieran “caso sumiso” y volaran hacia la libertad de hacer desayunos o no, por amor y no por miedo…

Dejar una respuesta