Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

67. FRUTOS COLOR ROJO SANGRE (Paloma Hidalgo)

Por una hija, que no hará una madre. Por una hija buena, que a su vez es madre, y una ilusa que cree que su marido volverá algún día de la capital, qué no habría que hacer. Ya la convencí para que plantara los lamuyos, alguna tomatera, las fresas, y las sandías. Los cerezos ya estaban, también los granados pero necesitaban la poda que, al fin, les ha dado. Pobre hija. Lo único que crece con brío son los nomeolvides que plantó junto al pozo la infeliz cuando él se fue a vender las vacas. Aún es pronto para saberlo, pero creo que será lo mejor que haya podido hacer por ella: soy tan roja, tan puñeteramente roja como los frutos que pronto darán en abundancia, y tan vieja, que como las gallinas haré buen caldo. Ahora solo me queda convencer a Braulio de que acepte enterrarme en el huerto, cuando vuelva borracho, bien borracho a la noche, porque de matarme ya me encargo yo, y a los necrófagos, depredadores, insectos y artrópodos, ¿quizá embadurnándome antes con algo putrefacto?, de que una vez confirmada mi presencia bajo tierra, sean eficaces. Y rápidos. Mucho.

20 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Pues sí que parece estar dispuesta a todo esta madre por su hija, incluso a dejarse ir para que con ayuda de su restos se renueven esos árboles que, una vez fructifícados, den color, alivio y vida a los que se quedan sobre la tierra. Enhorabuena. Saludos y suerte.

  2. Ángel Saiz Mora

    Qué no hará una madre por una hija, hasta pensar que puede ser más útil muerta que viva. Seguro que a su marido ebrio no se le hubiera ocurrido, menos todavía al que fue a vender las vacas y no regresó. Nuestros relatos este bimestre son muy diferentes, aunque coinciden en el personaje de una madre dispuesta a sacrificarse hasta el límite por su descendencia, con la tierra como medio de subsistencia y esperanza a la que aferrarse.
    Un abrazo grande, Paloma

  3. Martín Zurita

    Hola, Paloma.
    Espléndido relato el tuyo, marca de la casa. Siempre nos, me enseñas algo, mucho: lamuyos, bonito, superprecioso. Pero , sobre todo, ha construir un texto compacto con una prosa magnética donde brilla, a toda luz, el contraste. Ese deseado festín de gusanos a cambio de la dicha de la hija. La savia, el caldo de cultivo que la vivifi

  4. Martín Zurita

    Hola, Paloma.
    Espléndido relato el tuyo, marca de la casa. Siempre nos, me enseñas algo, mucho: lamuyos, bonito, superprecioso. Pero , sobre todo, a construir un texto compacto con una prosa magnética donde brilla, a toda luz, la magia del contraste. Ese deseado festín de gusanos, de bichos, a cambio de la dicha de su hija. La savia, el caldo de cultivo que la vivifique, que venga a redimirla de los sinsabores que depara la vida, por vía de hombres más que perniciosos. Y dando, de paso, abundancia de rojos frutos; los colores del alma, sin duda.
    Besos, campeona.

  5. María Jesús Briones

    Paloma, has inventado un humilde personaje rural, con una fuerza y desgarro impresionante. Ha decidido enterrarse junto a su hija, y dejarle el trabajito a su compañero Braulio.
    Puedes estar muy satisfecha del resultado.
    ¿Te vas animar a la quedada de 50, en Madrid?
    Besitos

  6. MªBelén

    Desde el título se aprecia ya la fuerza de tu historia. Las madres son capaces de todo, de dar hasta su sangre roja y fértil para la tierra de su hija, para ayudar en la cosecha.
    Fantástico relato y es que leerte siempre es un regalo.
    Un beso grande preciosa Paloma.

  7. Calamanda

    Paloma, has escogido sabiamente los actos que mejor definen a las madres. Felicidaders por tus exitos, merecidos, y por este relato. suerte y saludos

Dejar una respuesta