Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

69. BRILLO Y FILO (Rafa Olivares)

(La radio informa de la agenda del día. El Generalísimo, bajo palio, asistirá a la ofrenda a la Virgen, en la basílica).

Titorííííírorí, Agatángelo pasea sus labios por el silbato de apenas seis notas, titorííííírorí, anunciando su llegada. De pueblo en pueblo, de calle en calle, titorííííírorí, se gana la vida con la piedra de agua, devolviendo brillo y filo a cuchillos, cinceles y tijeras que los lugareños le llevan. Titorííííírorí.

Esta mañana sacó lustre a la navaja de su vecino Horacio.

—No sabía que usabas faca —le dijo el afilador—, nunca te la había visto.

—La tenía guardada desde hace tiempo, creo que hoy me va a ser de utilidad —contestó aquél.

(A las doce del mediodía, campanarios y emisoras recuerdan que es la hora del Ángelus).

Al volver a casa, le cuentan el intento de asesinato. Horacio fue reducido por dos  guardias civiles y un clérigo; entonces, Agatángelo se arrepiente por no haberle cobrado el servicio. No es mezquindad, los seis reales del trabajo apenas llegarían para una cuarta de vino, pero barrunta que alguien pensará en lo de la colaboración necesaria.

(A las diez de la noche, el parte de Radio Nacional nada dice del suceso).

 

48 Respuestas

  1. Ton Pedraz

    Precioso Rafa. Que bien hilvanas la historia. Y,sí. Tuvo suerte el afilador. En aquellos días te hacían cómplice de cualquiera por nada.
    Ojalá triunfe tu relato.
    Ton.

  2. María Cotero

    Ese tirorííííírorírorí ha llegado a mis oídos como música celestial. ¡Qué bellos recuerdos de pequeña en mi casa del pueblo!.Un relato genial. ¡Enhorabuena!!

  3. javier Palanca

    Vaya, Rafa, nos acercas a una època no muy lejana desde varios aspectos, el costumbrista y el político. A los jovencitos les parederá exagerado el final pero retrata bien esos miedos por cualquier cosa.

    Titoríííírorí, me ha gustado.

    Abrazos

  4. Ángel Saiz Mora

    Unas noticias que daban cuenta de una versión oficial, plana, dirigida y sin matices, condenando al silencio a otras muchas realidades, incluido el temor fundado del afilador. Los que hemos llegado a escuchar el sonido de ese silbato por las calles nunca lo olvidaremos.
    Un abrazo, Rafa. Suerte

    1. Recuerdos de infancia, información bajo control y temores incomprensibles hoy pero justificados entonces. Se adereza con cursivas, onomatopeyas y algo de historia y es suficiente para que Ángel te haga una disección de forense.
      Abrazos, amigo.

  5. Blanca Oteiza

    Rafa, original relato con una estructura dinámica que hace su lectura amena. Divertida historia, aunque imagino que en esos tiempos no era cuestión de risa poder ser culpado de cómplice.
    Un abrazo

  6. Muy original tanto en la forma como en el fondo, toda una época a través de iconos tan reconocibles como el silbato del afilador y los partes de noticias. Y luego la trama, que es otra genialidad. Me ha encantado.
    Abrazos.

  7. Mª Belén Mateos

    Todo un paisaje el que nos pintas con el que nos haces retroceder en el tiempo. Ese silbato del afilador, la visita, la faca…y esos nombres que siempre me encantan.
    Una acción premeditada y afilada. El pobre en su inocencia casi se siente cómplice.
    Original y bien llevada como ya es habitual en tus letras.
    Un gusto leerte siempre Rafa.
    Abrazos.

  8. Me ha gustado mucho el recurso de intercalar lo que se escucha en la radio. Es un relato lleno de sonidos. Como si se contara en voz alta cuando lo lees, y eso me parece un logro impresionante.
    Y la historia, pues… es sublime. El miedo del afilador, lo dice todo sobre una época en que vivir daba miedo.
    Enhorabuena y mucha suerte, Rafa!!

    1. Curiosamente, en el relato de nuestro duelo copero también recurro a la alternancia, en ese caso de pensamientos.
      Me alegra que hayas sacado tanto brillo y filo al cuento.
      Gracias, Patricia.
      PD: Ya tengo una buena provisión de apósitos, coagulantes y calmantes para restañar las heridas del resultado copero.
      Besos.

  9. Hola, Rafa.
    Creo que la estructura del micro es estupenda. Ese modo de intercalar lo que sucede en la vida y en la radio lo llevas a la perfección.
    Jolínes, qué pedazo de historia.
    Un abrazo grandísimo por todo el tiempo que no he estado.

    1. ¡Cómo eres, Towi! Consigues los dos relatos para el libro a las primeras de cambio y nos dejas medio año sin disfrutar de tus letras. Eso no se hace.
      Placer de tenerte de nuevo por aquí.
      Besabrazo.

  10. Margarita del Brezo

    Despiertas todos los sentidos, además de un montón de recuerdos, pues hasta el olor de las velas del Ángelus han llegado hasta aquí.
    Saludos, Rafa, y suerte.

  11. Carles Quílez

    Anda que si por un microrelato pudiera cambiarse la historia….pero ándate con cuidado, estimado Rafa, no sea que te confundan con un titiritero.
    Genial, como siempre.

    Abrazos.

  12. Pablo Núñez

    Que vuelta de tuerca a este microrrelato lleno de detalles e historias paralelas. Culminando con la información velada de otras épocas.
    Me ha gustado mucho, Rafa.
    Pablo.

  13. Ana Fúster

    Me ha parecido un relato de arquitectura precisa, tanto por la forma en que la radio puntúa la narración como por la historia subyacente, que queda desvelada en el último párrafo y la mención al último noticiario, si no he entendido mal. Y además con una banda sonora más reconocible que la de la Guerra de las Galaxias. Enhorabuena, Rafa, hay mucha competencia de calidad pero le auguro papel. Besos y suerte.

  14. Un relato donde se encierran varias historias, un recuerdo a una época con la radio como foco central de información, donde la insinuada colaboración podía llevar muchos problemas, y un “titorííííírorí” que nos pone una sonrisa (y nos refresca la memoria auditiva).
    Bien construido.
    Un saludo.

  15. Tu micro sabe a entonces. Por esa música que rescatas del ayer. Por ese miedo de todo aquel que no se casaba con el régimen. Me ha encantado Rafa, también esa situación privilegiada del clérigo al lado de esa pareja de grises.
    Un micro para enmarcar… en un libro, por ejemplo.
    Un abrazo.

  16. Salvador Esteve

    No te han hecho falta más, con solo doscientas palabras has contextualizado la historia emocional de la dictadura; la manipulación de la justicia, la lucha individual por la libertad y el secuestro de la fe y de la libertad de expresión. Genial, Rafa. Abrazos.

Dejar una respuesta