Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

78. Hechos

Por más que pueda pecar de larga, admito que me gusta esta primera frase: “El sol estaba alto en aquel luminoso día de abril cuando la supuesta sirvienta apareció en la ventana y buscó al cabecilla del plan entre el palpitante bullicio del mercado”. Como tampoco me desagrada esta otra: “La joven remedó sin quererlo la figura de una doncella marina cuando, según lo convenido, señaló graciosamente la ausencia de los dueños”. Se nota que ha leído usted y que algo le ha aprovechado, circunstancia aplicable también al fragmento final, quizá mi favorito: “Seguido de cerca por su fiel y atenta cohorte de secuaces, el nunca vigilado como es debido Fabián, el Serio, atravesó sin titubeos la transitada calle, olorosa a alquitrán y pescado frito, momentos antes de que el señor y la señora González, para su desgracia tras una dichosa y confortable vida, regresaran inopinadamente a su hogar”.
No obstante, permítame decirle que su estilo, si bien posee algunas virtudes, adolece de concreción, cosa que ayuda muy poco en la consecución de nuestros objetivos; así como sugerirle, por idénticas razones, y por enésima vez, que en lo sucesivo adecue su prosa al lenguaje propio de un informe policial.

24 Respuestas

  1. Eduardo Martín Zurita

    Hola, Enrique´
    Original texto el tuyo, lleno de tu impronta personalísima del gran escritor (y mejor persona) que eres. Me traes a la memoria un relato buenísimo de Ángel palomino, el de Plinio. A parte de los hechos del atestado, los que se cuestionen, en una suerte de juicio, son los literarios. Atinado entronque paralelo que ejecutas como un maestro. Los párrafos en cursiva están para comérselos. Y los otros acompañan que no veas. La policía no es tonta, desde luego. Me encanta tu arte en sus conjuntos. Mi más muy mayor enhorabuena

    1. Enrique Mochón Romera

      Tan excelentes siempre tus comentarios como entrañables tu generosidad y tu persona, Eduardo.
      Me gusta mucho eso del entronque paralelo que dices. La idea original era la de mostrar a alguien que había elegido el oficio equivocado, pero más tarde pensé en intentar enriquecer el texto con otra historia aprovechando el informe del agente.
      Me tomo nota de ese relato de Ángel Palomino y de su obra en genera, pues no sé si he leído algo suyo.
      Muchas gracias por todo. A mí también me gusta tu arte, y mucho.
      Un abrazo.

  2. Asun Paredes

    Menuda imaginación tienes, Enrique. El atestado no puede estar mejor redactado, se ve que en esa comisaría cuidan mucho el lenguaje.
    Me ha gustado mucho, suerte con él.
    Un beso.

    1. Enrique Mochón Romera

      Todo un halago lo que me dices viniendo de alguien con tu imaginación y con esa capacidad para redactar historias, pensamientos y sentimientos.
      En esa comisaría lo cierto es que deben estar un poco hartos de este agente, y no ya por sus “cuidados” informes, sino porque a veces se queda ensimismado con el bloc y el boli en la mano, con el consiguiente menoscabo de su atención sobre los hechos.
      Muchas gracias por todo, querida ahijada.
      Un abrazo, Asun.

    1. Enrique Mochón Romera

      Qué amable eres, Salva. Muchas gracias de nuevo. Celebro mucho que te haya gustado tanto mi propuesta, aunque estoy seguro que esta convocatoria, como todas en ENTC, estará llena de excelentes relatos, uno de ellos en tuyo sin duda. Yo tampoco he leído muchos pero quiero ponerme ya.
      Otro fuerte abrazo para ti y suerte también.

  3. Ángel Saiz Mora

    A este redactor policial le sale la vena literaria por todas partes, no puede evitarlo, en lugar de un informe corriente, redacta un relato de buen género negro. La frialdad de los hechos podrá ser para otros, no para él, que sin duda no ejerce su verdadera vocación, que sería publicar como un loco. Al igual que él, tú tampoco puedes evitar (y no lo hagas) ser brillante. Has contado como si tal cosa dos historias en una, con dos lenguajes distintos, que se entrelazan y combinan sin chirriar.
    Lo hago pocas veces, pero esta vez no resisto la tentación de quitarme el sombrero.
    Un abrazo y suerte, Enrique

    1. Enrique Mochón Romera

      Un verdadero honor que te quites ese sombrero por mi relato. Como siempre, tu lectura es acertadísima, pero especialmente en este caso porque hasta el último momento esta historia se iba a llamar “Vocación solapada”, solo que cuando fui a publicarlo lo encontré un poco simple y opté por el que ahora tiene, que también parece bastante mejorable…
      Muchas gracias por estar siempre ahí, Ángel, y por dedicar estos comentarios tan estimulantes.
      Otro abrazo para ti y suerte.

  4. Ángel se quita el sombreo y yo, como no, me quito la Pamela. No suelo leer los comentarios anteriores, esta vez, he hecho una excepción, total para coincidir en que tu relato es fabuloso y de lo más original que he leído. Me encanta la voz de ese policía/poeta/escritor a la par que me divierte. Me imagino eso en una comisaría de policía, y es para partirse…
    Genial, adorado escritor, con este no creo que necesites mucha suerte.
    Un abrazo.

    1. Enrique Mochón Romera

      Me dejas sin palabras, sobre todo después de ese “adorado escritor”, y que entiendo como resultado de ese mutuo afecto que creo que nos tenemos. En cualquier caso me encanta tu comentario, como también el que sigamos coincidiendo por estos rincones. A ver cuándo lo hacemos en persona. Espero que sea pronto.
      Muchas gracias por todo y otro abrazo para ti, Rosy.

  5. Enrique, un gran relato. Original, excelentemente escrito y con una ironía propia de los mejores del género. Yo también lo apunto entre los favoritos.
    No necesitas suerte, solo justicia.
    Un abrazo.

    1. Enrique Mochón Romera

      Pues qué bien, Rafa. Ya sabes lo que pienso de tu excepcional sentido del humor, al que equiparo con con el de muchos de los grandes creadores de viñetas de la historia reciente; así que aprecio mucho tus palabras.
      Muchas gracias y otro abrazo para ti.

  6. Pablo Núñez

    No puedo estar más de acuerdo con mis predecesores. Creo que es el relato más original de la convocatoria, y el mejor. Escrito con una maestría que ya no me sorprende después de leerte una y otra vez, me he divertido muchísimo imaginando la situación en esa comisaría. Santa paciencia la del comisario con su oficial, que también tiene su punto. Bendita foto que te ha hecho crear esta historia. En resumidas cuentas, me ha entusiasmado.
    Enhorabuena por tan excelso MicroMochón.
    Un abrazo, Enrique.

    Pablo

    1. Enrique Mochón Romera

      Bueno bueno, Pablo, para el carro, hombre, jajajaj. Mira que eres exagerado, amigo. De todos modos es una alegría recibir comentarios así (yo también te he leído varias veces), y más si pienso que estuve a punto de no participar en la convocatoria porque no me convencía la idea. Me gusta también que hayas destacado esa paciencia del comisario, algo importante para el sentido de la historia.
      Muchas gracias por todo y otro abrazo para ti, Pablo.

  7. Ana Fúster

    A veces nos vemos obligados a ejercer una profesión para la que no estamos hechos. Está claro que tu protagonista era más escritor que policía. Me ha gustado el punto humorístico y cómo cuentas dos historias completas en una sola pieza. Besos y suerte.

    1. Enrique Mochón Romera

      Muchas gracias, Ana. Siento no haberte respondido antes; estos dos últimos comentarios no los esperaba.
      Creo que has resumido perfectamente toda mi intención, y me alegro de que te haya gustado.
      Un abrazo.

    1. Enrique Mochón Romera

      Muchas gracias, Anna. Ese “Me chifla” es muy estimulante. Le diré a mi personaje que se pase, y seguro que le encanta la página, aunque no me extrañaría nada que una vez en ella le aflorara la vena profesional y empezara a detener a gente, que aquí somos todos autores confesos de más de un crimen, ;-).
      Un abrazo.

Dejar una respuesta