Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

80. HORROR VACUI Paloma Hidalgo

Me entregaron una citación para formar parte de un jurado popular. Me puse nerviosa. No me vi capaz de asumir esa responsabilidad estando tan rota, porque que no tengo corazón, que un canalla que decía amarme se lo ha llevado lejos. Ni alma, que se me ha caído a los pies a la hora de comer, al escuchar en las noticias que una madre ha matado a sus pequeños. Y no he podido encontrarla, como siempre que sufre una conmoción fuerte, porque se desintegra, y una vez atomizada pasan meses antes de que sea imposible descubrir esos lugares en que el alma está metida. Ni conciencia, bien plegada en el cajón de los trastos inútiles desde que empecé a trabajar en la compañía de seguros.
Sin embargo, hoy, cuando no me ha temblado la voz al declararlo inocente, he llegado a la conclusión de que esos vacíos son los que me han proporcionado las condiciones ideales para hacerlo.

21 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Como dijo John Lennon, la vida es eso que pasa mientras nosotros estamos en otras cosas. La existencia lleva consigo alegrías, sinsabores y, sobre todo asociado a estos últimos, aprendizajes, de los que no siempre somos conscientes. Todo sirve y al final es para bien aunque no se comprenda en un principio, como le ocurre en cierto modo a la protagonista de tu relato, cuyos avatares vitales le han sido útiles para esa tarea que tan ardua veía de ser jurado. Todos tenemos miedo al vacío, cada uno al suyo propio, pero es un hueco que se va llenando, a veces sin darnos cuenta.
    Suerte y un saludo, Paloma

  2. María Jesús Briones

    Paloma: Me encanta volverte a leer, después de ese periodo triste.
    Tu cuento me ha dejado un saborcillo amargo. Ser jurado popular, es una responsabilidad, que debiera recaer sobre los tribunales, que para eso son profesionales. Somos tan vulnerables, que podemos dejarnos llevar de una impresión, para dar la vuelta a un caso y cometer una injusticia. Has plasmado magnificamente ese sentimiento.
    Felicidades y un abrazo muy cariñoso.

    1. Muchas gracias Belén, me alegra saber que te ha gustado. Las dos imágenes a las que haces referencia buscan lectores dispuestos a dejarse llevar, de algún modo, a ese mundo de vacíos en el que muchas veces, nada es evidente hasta el final.

    2. Sí María Jesús, ha sido un tiempo tristísimo. Gracias por tus palabras.
      Y sí de nuevo, ese sentimiento, el de ser injusto, es muy agobiante. Tanto que me hizo pensar que se merecía un micro.
      Un abrazo grande.

  3. Mª Belén Mateos

    Un relato que se lee con calma, a pesar del tormento interior de tu protagonista. Nos dejas imágenes estupendas,como esa conciencia plegada en un cajón.Gusta leerte.
    Un beso Paloma.

  4. Yo queria decir que como no parece que haya perdido la razón por el camino siempre le queda la capacidad de intentar juzgar objetiva y decentemente. Pensaba que era parte de tu idea.
    Aclaro porque no se si me había explicado bien.
    En cuanto a lo de la perfección, más vale ni intentarlo. Mejor será que nos queramos con todas nuestras lagunas y errores.

    Otro abrazote

    1. Que vivo sin vivir en mí y no respondo a los comentarios, no por ingratitud, que por despiste!
      Dicho lo cual, gracias Juan Antonio, siempre es un placer leer tus comentarios. Hoy has vuelto a demostrarlo.

  5. Izaskun Albéniz

    Qué bueno, Paloma. Desde el título que me ha recordado a las pinturas manieristas y que adelanta el repliegue de sensaciones y emociones del personaje. Ese horror vacui, que no deja ni un solo resquicio libre. Precioso, Paloma.
    Mil besos

    1. Perdona la tardanza en el agradecimiento a tu comentario, pero ando de cabeza metida en mil jardines…Me alegro Izascun de que te haya gustado. Es muy importante saber que hay personas como tú al otro lado de mis letras, que encuentran belleza en lo que escribo. Y te agradezco mucho que lo compartas conmigo.
      Otros tantos para ti.

    1. Bien sabes tú Lorenzo que las palabras a veces pesan mucho más de lo que aparentan. Que es arriesgado usarlas sin hacer peligrar el delicado equilibrio del relato. Que esa segunda historia que circula bajo la corriente principal tiene que fluir con la misma facilidad. Gracias por compartir conmigo esas impresiones que estimulan.
      Y perdona, tú también, la tardanza en mi respuesta.

Dejar una respuesta