Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

85. Donde fueres… (Patricia Collazo)

El hombre desnudo apoya su carpeta sobre la mesa con desgana. Mi abogado de oficio. Mira con recelo la toalla con la que yo cubro mis partes. No me acostumbro a ir sin ropa. Llevo apenas un par de semanas en el país, y me está costando adaptarme.

Observo el sudor sobre su pecho, la nuez subiendo y bajando por su garganta.  Es evidente que le incomoda mi presencia. Como a mí la suya después de haber vislumbrado sus testículos cuando ha entrado en la sala.

Le refiero el incidente. Le aseguro que no ha sido mi intención asustar u ofender a la joven.

– ¿A quién se le ocurre subir vestido a un ascensor público? – pronuncia en tono de reproche. Intento explicarle que en mi país las cosas son distintas.  Me mira incrédulo. Como si estuviera diciendo una superlativa estupidez.

El guarda, cuyo monumental culo percibo a través de la reja, hace tintinear la llave.

Mi abogado me mira con pena.  Mueve la cabeza de un lado a otro dándome a entender que las cosas no me serán fáciles durante el juicio.

Empiece por ir desnudo como dios manda, aconseja mientras se pone de pie.

29 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Nos regalas una escena perfectamente escrita y descrita, sobre la que haces sobrevolar una no tan fina capa de sutil ironía. Y qué decir de ese culazo y esos colgajos. Mundano y sublime a la vez. Me ha gustado mucho, Paloma. Una saludo y suerte.

  2. Martín Zurita

    Hola, Patricia.
    Sorprendente texto el tuyo en esta tanda. Qué afán por vestirnos todos, para tapar, para resaltar. No habló alguien del mono desnudo. A mí la desnudez me parece humilde y muy bella. Y si va acompañada por otras desnudeces: limpiarse de prejuicios, por ejemplo, pues ni te cuento, grandullona; bueno y muy grande tú, ya te imaginas por donde van los tiros: hay que ver lo bien que escribes, y que te pintas la raya de los ojos de un azul “atracativo”. Desnudos, desnudos como dios manda, menudo contundente corolario. Chapeau, y un besote.

  3. Ángel Saiz Mora

    Al final todo es cuestión de cultura y de costumbres, por absurdas que parezcan, que al imponerse por la fuerza de los hechos consumados se han hecho ley. Bajo un surrealismo lleno de comicidad y en perfecta sintonía con el título, subyace la conveniencia de adaptarse al lugar de acogida hasta en los mínimos detalles, siendo éste un debate muy serio y no resuelto, en el que los derechos y libertades individuales no quedan muy claros. Al final, lo más sabio y prudente es hacer caso al refranero.
    Una propuesta diferente y, hay que decirlo, refrescante, ambientada en un país donde damos por hecho que la temperatura no puede ser muy baja.
    Un abrazo grande y suerte, Patricia

  4. J u a n P é r e z

    ¡P a t ! : ¡¡Mi Ninfa de La Buena Suerte!! Que tu microcuento es una genialidad, no es nada nuevo(aparte de que me saca también aires risueños) Lo alucinante es haber vuelto a verte, y aguardo como agua de Mayo el próximo rendez vous. Entretanto, para dar capote al Tiempo, te Deseo Feliz Navidad maja.¡¡¡Sigue siempre igual de simpática!!! J u a n .

      1. ¡Muchas gracias, Juan! Me alegra pensar que el maestro Olivares y yo te hemos dado suerte, aunque no estoy cien por ciento segura de que haya sido eso y no tus propias ganas y empuje lo que facilitó el encuentro. De todos modos… ¡me encanta la idea de ser famosa en tu casa!
        Un abrazo y felices fiestas

  5. María José Viz Blanco

    Patricia, maestra de la sorpresa y del ingenio. Me gusta que muestres una escena surrealista porque está “por encima de la realidad”, la sobrevuela y da sentido al micro. Enhorabuena.
    ¡¡Que tengas una espléndida Navidad! Abrazos.

  6. No he podido evitar la carcajada al imaginar la escena, aunque me apena ese pobre hombre al que cuesta adaptarse a semejante costumbre tan ajena a la suya, en fin, eso tiene salir de tu cultura, tema muy de actualidad y no siempre bien resuelto. Me gusta mucho cómo lo has tratado porque estoy totalmente de acuerdo con ese refrán. Gran relato Patricia, casi tan grande como tú. Besos.

  7. María Jesús Briones

    Muy ingeniosa la forma que has escogido, para recordarnos que todo es relativo en la vida. Sólo depende del lugar, costumbres y tradiciones.
    Me ha llamado la atención por su originalidad.
    Te deseo un excelente año nuevo, y te mando mi besito virtual, Patricia

  8. Ingeniosa forma de hacernos ver lo absurdo de nuestros convencionalismos sociales y, como de incomprensibles pueden resultar para un recién llegado. Darle la vuelta a la tortilla, cambiar el punto de vista, da muy buen resultado. Felicidades.
    Un abrazo,

  9. Vaya problema al pobre tipo, a algunos la vergüenza nos impide mostrarnos así aunque ahora la temperatura supere los 34 grados.
    Me encanta tu genialidad y desparpajo. Sobre todo tu humor.
    Un abrazo y suerte.

Dejar una respuesta