Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

98. RECUERDOS DESBOCADOS (Edita)

El azar quiso que se encontrara despierta frente al televisor cuando empezó la competición hípica. Los familiares se extrañaron al oírla balbucear, ya que hacía varios meses que no emitía sonido alguno. Luego llegaron los aspavientos impropios, y al poco tiempo pudieron escuchar con claridad la palabra papá. Nadie sospechó que aquellos jinetes olímpicos la habían transportado al rincón más antiguo de la memoria, donde permanecía indeleble la primera imagen de su padre cabalgando con ella a lomos de un percherón; ni que se tapaba los oídos para evitar los gritos de la madre que, por miedo, pretendía bajar a su pequeña de la cabalgadura. Cuando llegó la hora de acostarse, hubo que desconectar el aparato simulando avería. Resignada y triste, dejó que la llevaran a la cama. Pero a las pocas horas, tuvieron que colocarla otra vez delante de la pantalla, repitiéndose la escena anterior en cada retransmisión ecuestre. Después de papá, llegaron otros vocablos inteligibles como mamá, caballo, arre…

Ya se acabaron las olimpiadas y sigue pendiente de la televisión. Come  mejor y dormita menos; incluso ha comenzado a sostenerse en pie de nuevo. El médico no tiene explicación para esta sorprendente mejoría de la abuela.

20 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Emotivo relato el que nos traes. A tu protagonista le pasa lo que a tantos de nosotros que cuando algo, como puede ser una melodía, un olor, una imagen…, actúa de disparador para nuestra mente, ésta empieza a trabajar y a ver quién la para. Suerte y saludos.

  2. Muy bonito relato, pensé que se trataba más bien de una niña. Per le añades un plus al rematar con la sorpresa de la abuela.
    Los animales ofrecen una preciosa terapia para muchos problemas tanto físicos como mentales.
    Mucha suerte con tan original propuesta.

  3. Hola, Edita!
    Es difícil que un relato tuyo no me guste y este no ha incumplido mis expectativas 🙂
    Un trato precioso a esa vejez que a todos (ojalá lleguemos) nos espera. Yo adiviné pronto por donde iban los recuerdos desbocados pero paladeé el camino igual. Coincido con Ana en que el título es muy acertado porque da ese plus de significado al relato y lo redondea.

    Saludos,
    Ignacio.

  4. Cristina Aguas

    Me ha resultado perfectamente reconocible y cercano tu relato. Me ha emocionado, a pesar de estar rozando sólo la superficie, pero está escrito así con toda intención, delicadeza y sentimiento.Suerte Edita.

  5. El poder inmenso de los recuerdos. Genial, me ha parecido muy de verdad. El poder de la mente.
    Me la imagina ahora con una sonrisa, buscando donde posar los ojos, para volver… a los recuerdos y quizás un poco más a la vida.
    Suerte!

Dejar una respuesta