Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

99. Batalla ganada

Suñer se retrasó dos horas en relevarme de la guardia y, al verlo, solo se me ocurrió abrazarlo. Llegó descompuesto, hundido y sin fusil. En mis hombros recordó a su madre, a Paquita, los sueños que no cumpliría. Se preguntaba por qué luchábamos, contra quién, cuándo acabaría este infierno. Llorando, no supe qué contestarle. Entonces turbado, me empujó. Me asestó un puñetazo. Se despojó del uniforme y salió de las trincheras. Desnudo, corrió por el valle sitiado, con los brazos extendidos. Había decidido que una bala, daba igual de qué bando, acabase con su angustia. Pero no se escucharon tiros, yo mismo incumplí mi deber, y las ordenes de abatirlo pronto se diluyeron entre los vítores de las tropas. De la otra parte aparecieron soldados con la misma guisa que Suñer. De la nuestra tanto de lo mismo. De repente, todos volvimos a ser hermanos, a abrazarnos, a respirar libertad. En un momento, el valle se inundó de hombres vivos, llenos de futuro, compartiendo su felicidad, hasta que aparecieron los bombarderos. Silencio. Desde aquella tarde, los dos ejércitos, juntos, descansamos en paz.

17 Respuestas

  1. Conforme iba leyendo pensaba que aquello acabaría en Consejo de Guerra, pero !qué leches!, ¿para qué perder el tiempo en trámites?, aplicación directa de la sentencia obvia y a otra cosa.
    Magnífico relato, Nicolás. Me lo apunto entre los favoritos del mes.
    Abrazos.

  2. Eduardo Iáñez

    Bueno, bueno, otro de estos relatos que me hacen preguntarme qué pinto yo aquí, para qué escribo, con lo bien que lo hacen otros… Pues eso: un micro que te inclinas, maestro.

  3. Ángel Saiz Mora

    Un mundo sin uniformes, en el que se mandan al garete las absurdas órdenes, es algo que no parece que quien tiene el mando quiera consentir.
    Original y certero, Nicolás.
    Un abrazo

  4. Mª Belén Mateos

    Nicolas siempre aciertas en tus relatos. Este es esplendido y lleno de positivismo. Ojala el campo de batalla siempre terminara en un encuentro de amigos. El final aunque aterrador da paz.
    Un abrazo.

  5. Isabel

    Estremece la injusta muerte de estos soldados cuando por fin reconocen que pertenecen a un único bando. Muy original la actitud de Suñer y más aún la respuesta del resto. Me ha gustado mucho.

  6. La Marca Amarilla

    A tus pies, Jarque!! Jejejeje qué bueno el relato, a tomar por culo las órdenes, los uniformes y las guerras!!! 😉

    ENHORABUENA, amigo!!

    Un saludo!

Dejar una respuesta