Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

81. ¡A LA MIERDA CARONTE!

Perder el conocimiento es un regalo.

Quiero regresar a la escuela, abrir el mapa de Europa y tapar el Mediterráneo con el dedo, o dibujar con el lápiz un puente, o vaciarlo en un vaso…

Cientos de ensoñaciones pueblan mi vigilia.

El sol…

No tenía ni idea que existieran lanchas neumáticas tan grandes. Cabe en ellas tanto refugiado. Estamos tan apretados…

Mecido como en un sueño, no sentir.

¿Cuántos días llevamos a la deriva?

La sed…

Abro los ojos a la noche.

En lo alto las esferas mantienen en orden el universo. La luna ilumina las nubes que se me antojan espuma en un océano de estrellas.

Hace frío.

De repente la embarcación está casi vacía. ¿Y la gente? ¿Dónde están los niños? ¿Se han ahogado? No quiero pensar. ¿De dónde ha salido este viejo? No entiendo lo que me dice.

-Amigo, te está pidiendo un óbolo. –Me traduce una sombra.

-No tengo nada. ¡Déjame!

El anciano se muestra impaciente. Yo le ignoro. Enfurecido comienza a golpearme con su bastón. Duele. Intento defenderme y forcejeamos. Tropieza. Quiere incorporarse y con el vaivén del mar cae por babor.

Y se hunde como una piedra.

Creo que ya nunca escribiré este reportaje.

6 Respuestas

  1. majebri@yahoo.es

    Podría ser una crónica del drama que ocurre a diario en los mares y océanos, perfectamente construida como una llamada de atención.
    Suerte con el micro, Manuel

    MARÍA JESÚS BRIONES

    1. Manuel Peiró

      No se si una crónica o el deseo de que nuestros mares dejen de ser la gran laguna Estigia en la que se han convertido.
      María Jesús, muchísimas gracias por tu comentario.
      Un saludo.

  2. Ton

    Hola Manuel.
    Resulta tremenda la crudeza con la que afrontas tu historia. Se remueven las entrañas de pensar en el calvario por el cual tienen que atravesar las pobres gentes que se ven obligadas a cruzar los océanos, dejando atrás su tierra. Ojalá se acabe cuanto antes. Buena denuncia. Mucha suerte.
    Ton.

    1. Manuel Peiró

      Simplemente huyen del terror. Vivimos uno de esos episodios tristes de la historia de nuestra Europa. Gracias Ton por pararte a leer y por tus palabras.
      Un saludo.

Dejar una respuesta