Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

100. Abandonada

¿Para qué sirvo? ¿Para qué existo? Nadie me ha visto aún y dudo que alguien lo haga. Tal cual me grabaron me metieron en una lata y me dejaron en el suelo. Ni siquiera se dignaron a colocarme en una estantería. Tan solo pusieron, con rotulador rojo, la fecha en la que me abandonaron: “30-08-1973” No escribieron nombre ni créditos ni nada. A veces pienso que soy un sueño y mis pensamientos son el eco que viaja en la espiral por cada uno de los fotogramas que me enrollan. Tengo el vago recuerdo de lo que trato. Veo un niño; sonríe… paisajes oscuros… luces que se apagan… muerte… una lágrima amarga. Una, en este estado, es capaz de desarrollar facultades inimaginables. Tengo constancia de que han existido otras como yo, idénticas. Me pude comunicar con ellas y corrieron la misma suerte que yo. Pero hace tiempo que no las escucho, como si la tierra se las hubiera tragado después de haber sido lapidadas. A veces siento que alguien me coge y me acaricia con la intención de abrirme; pero son las ratas, las mismas que han superpoblado la Tierra. Dudo que algún día puedan evolucionar y consigan verme.

17 Respuestas

  1. Mª Belén Mateos

    VAYA IMAGINACIÓN !!! una cinta de vídeo habla del abandono total, nadie las va a ver, nadie va a saber de ellas. Una voz en off, una desesperación. Creo que algún día alguien les dará vida…
    original. Un abrazo Enrique

  2. Hay por ahí un monstruo suelto que se llama obsolescencia. Tu relato refleja de una manera original a través de esa personificación cómo debe ser eso de quedarse atrás. Me ha gustado mucho cómo lo has contado y ese voz en forma de pensamiento desesperado. Un abrazo y suerte 🙂

    1. Gracias Juan Antonio. Cuanto más avanzamos en el tiempo, más rápido dejan de ser útil la tecnología. Espero que no pase igual con los microrrelatos. Aunque estos, de alguna manera, seguro que evolucionan.

      Saludos

  3. Gloria Arcos Lado

    Original visión la tuya. Lo mismo ha pasado con las cintas de música, vídeo, las de superocho, cassette s, discos de ordenador, consolas…Hemos ido enterrando la tecnología que tan bueno s momentos nos ha hecho pasar. Y es que el mundo avanza que es una barbaridad.

Dejar una respuesta