Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

AGO115. THAT´S ENTERTAINMENT, de Juan Fuente (Barlon)

Tiré de él por el lúgubre callejón. En la puerta un cartel anunciaba algo ya ilegible, y sobre el dintel una luz parpadeaba como un faro que desease avisar a los descarriados. Protestó de nuevo pero insistí. Entramos y un señor con botas altas, casaca y un sombrero alto y colorido nos recibió sonriente.

—Bienvenidos. Soy Maese Lubetts. Les mostraré un espectáculo que muy pocos han visto.

Tras resoplar torciendo el gesto, papá abonó las entradas. Unas sillas que padecían artrosis nos acogieron, y un foco tuerto centró su mirada sobre un raído telón. Al compás de la sonora voz del maestro de ceremonias se abrió, pero no había nada. De pronto vi los primeros artistas: los malabares con su colorido, los trapecistas, Otelo, la estrella del alambre. Papá seguía rezongando mientras el señor Lubbets anunciaba a los hermanos Piojonenkov, equilibristas, sin reparar en el brillo de mi mirada. Luego actuó el domador de pulgones y como colofón, Boris, la hormiga bala. Yo reía aplaudiendo como nunca hice, pero papá aún gritaba cuando salimos. No había visto nada.
No quise decirle que los trapecistas se habían venido conmigo; los sentía en mi pierna.

Noté una picadura y sonreí.

44 Respuestas

  1. Esos trapecistas habrá que tratarlos con algún producto eficaz, que luego se extienden y causan estragos. Ese cabaret infestado, pese a su sospechosa apariencia, tiene aires de Ángel Azul y de Crepúsculo de los dioses.
    Un abrazo
    Juan M

    1. Pues la niña (o niño, como querais) se va encantada con ellos para casa. Y si no estuviese infestado no habría cantera que garantizase el relevo generacional del circo. Gracias por pasarte a leer.

      Abracísimos.

  2. El Circo de pulgas, espectáculo que cayó en desuso con la incorporación de los sanitarios en nuestras viviendas. Qué malas noches nos hizo pasar. Me has hecho sonreír, Juan. Me ha gustado la descripción del escenario, enfermo.

  3. me ha gustado mucho por lo “visual” de cada elemento… tanto dentro como fuera del local …

    cierto que como iba de insectos me pirulaba algo semejante pero no le quita en absoluto interés…
    me imagino que las arañas serian las trapecistas “con red” pero también podrían ser las pulgas de ximens que se hayan extraviado…

    ¿pero como brillan los ojos del niño que pixia habrá hecho?…

    1. Los artistas mayoritariamente eran pulgas, salvo Boris y poco más, los hermanos Piojonenkov, por ejemplo. Pero si las arañas trabajan bien supongo que tendrían cabida. Los ojos de la criatura brillaban por todo lo que estaban viendo, no todo el mundo es capaz de hacerlo. Gracias por pasarte y comentar.

      Saludísimos.

  4. Halaaaaaaaaa!!!!!!! Pues yo el año pasado fui por primera vez a ver un circo de pulgas en Bilbao y pienso repetir, porque me lo pasé super guay!!!! Me da mucha penita ese padre sin imaginación y me encanta el relato, aunque no se porqué las sillas tienen artritis y el telón está raido. En el circo de pulgas del Señor Perez todo es supernuevo y superbonito, incluida yo!!

    1. Yo pensaba que ese tipo de circos estaba en extinción, por ello lo he envuelto todo en decadencia. ¿Estás segura que el padre no tenía imaginación? Quizás tenía mala vista, o simplemente no quería ver. Gracias por comentar.

      Abracísimos.

  5. Oir hablar de circos de pulgas me recuerda a mi abuela, que me contaba como eran en el Madrid antiguo, ante mi cuasi-incredulidad.
    Ya de mayorcita me informé, no porque dudara de mi abuela, eso jamás, sino porque los aspectos técnicos de la cosa me interesaban sobremanera. Nunca he podido ver uno ¡Aurora que suerte tienes!! aunque pulgas si veo casi a diario, hay algunos pobres perros de aldea que parecen circos ambulantes… Que me disperso: me ha gustado mucho el ambiente oscuro-avejentado y pintoresco que has logrado transmitir (en los primeros compases también me iba por otras ramas, imagino que lo pretendías ;o)), ese niño ilusionadísimo y picaruelo y ese padre refunfuñón y poco comprensivo. Apertísimas.

    1. Pues sí, la idea era despistar al principio para ir mostrando poco a poco. Me gusta que te guste. Quizás un día es@ mism@ niñ@ monte un circo y puedas ir a verlo. Trapecistas ya tiene.

      Apertísimas.

  6. Nunca supe si esos números circenses fueron reales, o una leyenda.
    De hecho creía que la pulgas también eran una leyenda hasta que se coló una en mi casa.
    El relato es muy tierno, desde el punto de vista infantil, y el de el papá.
    Saludos

  7. Oye, compadre: este micro está MUY BIEN. Como a los anteriores, me encanta la ambientación y el tema. Te has superado, me alegra mucho verte así, en la cúspide como quien dice. Vas a más, y esto es una alegría muy grande para mí. Habrás observado que este mes está difícil. Creo que es el más difícil he leído micros buenísimos. Si no estás ahí, es solamente por eso, pero has escrito algo de mucha calidad y sé que lo sabes y te enorgulleces como yo. Da gusto.
    Bueno, del final podemos hablar. Pero es que estaban las expectativas tan altas eh?

    1. Luz, ya sabes que tu opinión para mí es como la Biblia. Yo soy consciente de quién soy y dónde estoy, pero tambíén de lo que escribí la primera vez y esto. Este me gusta, de verdad, y ya sabes lo raro que es en mí. Tampoco me siento en la cúspide, me cuesta valorarme de ese modo. Pero me siento un pelín orgulloso del relato, incluso del final, al que parece que le pones pegas. Para mí es casi lo mejor del relato. Tenemos un circo que aparenta que en breve se irá al garete y un muchacho que se lleva parte de los artistas. Yo veo eso como esperanza, esperanza, esperanza…pero bueno, es mi visión. Muchas gracias, amiga. Si fuese afilador te afilaba todos los cuchillos gratis.

      Abracísimos.

  8. Una pena que el padre se perdiese tan maravilloso espectáculo, está claro que para el hijo merecía la pena. Me encanta lo feliz que se va con los trapecistas para casa, incluso disfruta de los picotazos. No sé yo si cuando aquellos proliferen la felicidad será completa para todos los miembros de la familia. Muy buena tu historia Barlon, me encantó.

    Suerte y saludos.

  9. El padre se lo perdió, sí, creía que todo era falso. El/la nin@ si creía y lo vio todo. Y claro que disfruta con los picotazos, el/la chaval/a está que no cabe en sí de alegría; ni más ni menos que unos trapecistas en su habitación. Muchas gracias por pasarte, Yashira, me siento halagado porque te gustase.

    Saludísimos.

    1. Maldito roedor. Tú ya sabes que te aprecio más que a los helados de panceta en tarrina, pero con decirte “es la bomba” te habría hecho un flaco favor. Siempre, claro, desde mi punto de vista. Lo tienes muy bien narrado, pero lo veo poco original. Además te vas a llevar el 140, así que cállate.

      Abracísimos.

  10. ¡Ah, Barlon… esos circos de pulgas que siempre salían en los tebeos y en algunos chistes de mi infancia y que siempre estimulaban la imaginación! Está muy bien el aire con el que lo has envuelto y cómo lo has logrado en tan pocas líneas (quizá para mi gusto sobre algún adjetivo o necesite más para que cada sustantivo no esté acompañado de uno y se repita el ritmo, no sé si me explico; quizá sea una apreciación muy personal), y esa diferencia entre generaciones, una que ve o saber ver e imaginar, y otra que ya no sabe o no quiere hacer nada de eso. Pero lo cierto es que ahí están los trapecistas, y han sabido elegir el lugar donde el espectáculo pueda seguir: ya lo explicas en tu título.
    Saludos y suerte a fin de mes.

    1. Pues muchas gracias por pasarte por la pista central, Rafa. Agradezco tus comentarios y mi respuesta es: Ahhmmmm…

      Lo cierto es que me has dejado con un ojo mirando para Lugo y el otro para Valencia, que uno era de ciencias. Me ha dado para pensar. Si me lo explicas con un poco más de explicación estaría bien, pero vaya, si ha gustado aunque solo sea un poquito, ya me doy con un diente en los cantos.

      Saludísimos.

  11. Aprovecho que estoy por aquí y así a lo mejor te lo puedo explicar. Lo que intentaba decirte es que al leerlo, el ritmo de por ejemplo foco tuerto, raído telón, sonora voz, tan próximo, sin romperlo, quitando algún adjetivo o añadiendo otro o algún complemento a alguno de ellos, me sonaba un tanto pesado, en un texto tan corto. Pero como te digo es una apreciación muy personal. Y no solo me ha gustado un poquito, así que no hace falta que te des con una piedra en los dientes, o cantos, si no los tienes muy duros. El espectáculo debe continuar.
    Muchos más saludos, si cabe.

    1. Pues muchas gracias por el apunte. Uno no tiene muchos antepasados escritores y escribe un poco de oído, pero agradezco mucho este tipo de comentarios para ir entendiendo las tripas del sistema. Pensaré en ello, pensaré, y cuando esté repasando algún relato con generoso adjetivamiento pensaré en Rafa Heredero. Gracias.

      Abracísimos.

  12. Bonito circo y muy completo. El final que me parece muy bueno y que completa perfectamente la historia, yo lo veo mejor así, si me lo permites: ” Noté una picadura y sonreí.No quise decirle que los trapecistas se habían venido conmigo” Es menos explícito, pero solo es mi opinión de lectora. El autor eres tú. Suerte y abrazo.

    p d. El circo Cric de Tortell Poltrona tiene números así y es fantástico.

  13. Bonito circo y muy completo. El final que me parece muy bueno y que completa perfectamente la historia, yo lo veo mejor así, si me lo permites: ” Noté una picadura y sonreí.No quise decirle que los trapecistas se habían venido conmigo” Es menos explícito, pero solo es mi opinión de lectora. El autor eres tú. Suerte y abrazo.

    p d. El circo Cric de Tortell Poltrona tiene números así y es fantástico.

  14. Te lo permito y te lo agradezco, pero has de perdonar lo limitado de mi perímetro craneal. Si me lo explicas un poquito más mejor lo del explicitismo ese te doy un beso. Veo tú final y me parece que mejora el mío, pero si me haces comprender por qué razón sería la bomba.

    Abracísimos.

    PD: Siempre abierto a consejos y enseñanzas.

    1. Gracias. Porque lo primero sucede y lo completa el porqué. No anticipas nada. Y lo explícito es lo de la pierna, que como ves la corté !hala!.
      Ahora en serio. Quizás sea el peso de las frases. La extensión de las sílabas. La armonia.
      Es mi sentido del ritmo, que no sé si es mejor o peor, pero que quizás en los finales, lo veo más claro.
      Soy, como ves “finalista” 🙂
      Más abrazos.

  15. Ahora con pierna:”Noté una picadura en mi pierna y sonreí.No quise decirle que los trapecistas se habían venido conmigo”
    No quiero quedarme con piernas que no son mías 😛

  16. A ver Juan, que me tenéis ahí remirando los pseudonimos porque no me entero. Ahora veo que Barlon es Jua, y su circo de pulgas del Sr. Perez. Ah no! el Sr. Perez era el otro domador. Da igual. Me ha gustado eso del “horror” por “error”. Esa frasecita, por si misma, ya te hace merecedor de la mención, pues no digamos el relato, con el añadido políglota del título. En su momento ya te comenté que tu relato me gustaba y ahora te lo repito. Muy merecida la mención, repito también. Un abrazo.

Dejar una respuesta