Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

AGO128. VIDA MOSCA, de Miguelángel Pegarz

Nací al amanecer, apenas con las primeras luces. Me aferré a la teta de mi madre antes de ir al colegio. A la salida, decidí comer en un bar cercano; si volvía a casa, no llegaría a tiempo al trabajo. A las ocho en punto, fiché para ir a celebrar mi jubilación cenando con la familia. Próxima la medianoche, me dispongo a acostarme y esperar sereno la cercana muerte.

20 Respuestas

  1. así nos vera Dios si existe… como él es eterno debemos parecerle “moscas” que se preocupan por nimieces…
    y supongo que los efímeros que duran un solo día gozaran como nadie de los rayos de sol en un claro bosque… a nosotros humanos nos parece que no han tenido tiempo en hacer, y aprovecharse, de nada porque les medimos con nuestro tiempo impartido por la naturaleza…

  2. Salvo los cortos plazos, esa vida es la que llevan muchos. Por suerte para la mosca, ella se jubiló: nosotros no llegaremos a eso.
    Muy crítico y agudo. Enhorabuena.
    Juan M
    juanmanuelsanchezmoreno.blogspot.com

  3. Muy bien, Miguelángel. Kafka lo hizo con Gregorio, tú lo haces con casi toda la sociedad. Se puede decir de muchas maneras, pero esta es muy clara y entendible. Felicidades.

  4. Una vida mosca muy acertada, la vida humana no le anda muy a la zaga si la comparamos con la vida de la tierra, por ejemplo, muchas veces me abstraigo haciendo esas conjeturas.

    Una forma trepidante y acertada de contarlo. Mucha suerte Miguelángel. Saludos.

  5. Me ha gustado esta vida Mosca. Me gusta el juego con el tiempo y cómo todo lo que se desarrolla en ese breve intervalo es tan mínimo como nuestra propia existencia comparada con la vida del Universo. Terrible cuando magnificamos momentos que nos tren de cabeza en vez de disfrutar de estos espacios temporales tan mínimos.

    Un beso Miguel Angel y a disfrutar de cada minuto que se te “pose” en la vida. (Me alegro mucho de leerte en este espacio). Besos.

  6. Trepidente y fugaz relato, como la vida misma, vamos, aunque nos duela. Y con buen ritmo narrarivo, además. A mí entre tanto ir y venir me gustaría tener algo de tiempo para leer (y algo para escribir).
    Saludos y suerte a fin de mes.

Dejar una respuesta