Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

AGO13. MALDITO KARMA, de Marta Trutxuelo García

Se despertó, abrió pesadamente los ojos y su primera reacción fue de sorpresa. Erguido sobre la cama miró a su alrededor. Estaba en la habitación de ¿un hotel? Corrió al baño y encontró a un joven tan asustado como él mirándole desde el espejo, con un gesto interrogante en su rostro. ¿Quién era aquel desconocido? Revisó los bolsillos de sus pantalones y encontró una tarjeta: “Hugo Bértenas. Abogado”, rubricaba un nombre y apellidos nada familiares. Con la confusión dibujada en su semblante bajó a recepción. Allí le esperaba un hombre. “Cuidado con la comparecencia. Esto es un recordatorio”, susurró éste mientras entregaba al abogado un voluminoso sobre. Con aquel fajo de billetes palpitando en sus manos el letrado se estremeció al ritmo de otro latido: su tarjeta de visita. Una palabra taladraba su mente: justicia. “Pensaba que lo había conseguido… todo un hombre… ¡por fin! Pero… ¿reencarnarme en un… abogado? Está visto que una cucaracha siempre será una cucaracha ¡Maldito karma!”, se jactó mientras guardaba el sobre bajo su caparazón negro.

51 Respuestas

  1. Divertido y sorprendente relato, Marta. Se iba intuyendo el final, pues la transición y el desarrollo lo consigues muy bien. Espero que no lo presentes al concurso de abgados: te colgarían 😉
    Un abrazo

    1. Entre nosotras, Rosa, presenté un relato parecido a éste al de los abogados allá por marzo, con un final diferente, en ese caso era un abogado honrado. La cuestión es que no lo seleccionaron, y yo creo que fue porque no mencioné la cucaracha… si va a ser el subconsciente leguleyo!!!

      Gracias, Rosa!!!
      Un abrazo
      Marta

  2. Me gusta mucho cómo va progresando el texto frase a frase, Marta. La vuelta que consigues darle a la historia de Gregor Samsa, desde la perspectiva opuesta. Quizás limaría alguna frase que resulta demasiado explicativa, pues la historia tiene entidad en sí misma para sostenerse sin aclaraciones aledañas…
    Enhorabuena, en cualquier caso, muy acertada 😉
    Besos y suerte.

    1. Gracias, Nacho!

      Tienes razón, tenía que haberlo pulido un poco más, pero ya me quemaba entre los dedos y quería mandarlo cuanto antes, que se acumula el trabajo… las ganas de vacaciones que tengo ya!!!

      Por cierto… pasa buen verano!!!

      Muxu bat
      Y gracias por el comentario
      Marta

    1. Ya lo he visto, ya… qué iluuuu!!!

      En todo el año no me han seleccionado ninguno y resulta que me cogen éste con el que no me había quedado muy contenta, pero bueno…

      Enhorabuena Cala y Arantza también!!!

      Que haya suerte!!!!
      Un abrazo a las dos
      Marta

    1. Gracias, Isabel!

      Me alegro de que te haya despertado una sonrisa. Y como he dicho antes, además del colectivo de los abogados también se podrían incluir otros “trajeados” igual o más “bichos” que los susodichos (y rima y todo!!!).

      Un abrazo
      Marta

    1. je, je… sí, suena y huele a Bárcenas… a propósito!!!

      Buena observación Arantza!

      Y enhorabuena también por la selección en los abogados, a mí me ha hecho mucha ilusión, porque este año aún no me habían elegido ninguno!

      Un abrazo y gracias por el comentario
      Marta

  3. Marta, como siempre, bordas los relatos, ya sabes que soy una fan incondicional desde que lei volar tu bolsa!!!

    Sólo que, esta vez, a lo mejor tengo que dejarte mi tarjeta, por si a Epi le da por meterte una querella, que ya le has asustado!!

    Un abrazo de viernes caluroso. O un abrazo caluroso de viernes.

    1. Muchas gracias, Aurora!

      Menudo halago que aún te acuerdes de mi bolsita voladora… yo le tengo mucho cariño también!!!

      Y siendo toda una profesional togada no te sueles presentar a los cuentos de lo abogados???
      Nada, Epi está curado de espanto, no te preocupes!!!

      Aquí parece que han abierto la puerta del hornoooo!!!

      Un fuerte abrazo, AUrora!!!

  4. Muy inteligente este cuento sobre el karma en el que la cucaracha nunca puede dejar de serlo, ni como insecto ni como humano. Desde ahora miraré a algunas figuras públicas con otros ojos. ¡Lástima de zapatillazo!.

    1. Muchas gracias!

      me alegro de que te haya gustado!!

      Yo también soy de zapatazo, ja, jaaa… trabajo en un archivo y los bichos (con 6 patas y a veces con 2, ja, ja…) son abundantes!!!
      Un abrazo
      Marta

  5. Marta, muy ingenioso y divertido tu relato. Muchas cucarachas se pasean impunes por los lares de la tierra. Desgraciadamente abundan en cualquier profesión, vestidos de negro o de rayas coloreadas… De todos modos, mejor no generalizar, hay panes benditos …je,je también.
    Me ha gustado mucho.
    Te deseo mucha suerte en este que nos ocupa y en la abogacia.
    Un abrazo.
    Elena

  6. Un buen relato inspirado en la actualidad, sobres y sobres entre poderosos bicharracos…Espero que se pueda acabar con ellos antes de que se conviertan en plaga.
    Un abrazo, Marta.

    1. Sí, Amélie, sí… triste realidad, esperemos que, como dices, no se convierta en plaga… yo tengo preparado el Raid-Bloom para una defensa contundente, ja, jaaa!

      Un abrazo y gracias por pasarte a comentar!
      Marta

  7. Gracias, Nani!

    A mí tampoco me gusta lo de la reencarnación… a ver si vamos a acabar siendo lo que menos nos gusta en esta vida… avispa, por ejemplo??’ Ajjj.. que ajjjjcooooo!!!

    Un abrazo
    Marta

  8. Salen muy mal parados los abogados en tu relato jajaja
    Es muy bueno, Marta, y muy gracioso. Cucarachas y abogados…, bueno, los dos van de negro y algunos tienen el caparazón muy, pero que muy duro.
    Muxus, guapa.

    1. No sé seguro cómo va el tema de la reencarnarción pero yo iba más al del Karma, que si tienes “cuentas pendientes” las tienes que pagar en la vida siguiente… creo que es así…

      Un saludo y gracias por comentar!!!
      Marta

  9. Con respecto al tema del mes, el recurso de convertir una cucaracha en humano podía resultar no ser muy original, pero convertirlo en abogado y que él mismo se dé cuenta de que su condición no ha variado, me parece genial, Marta. Entre las profesiones que más chistes suscitan por su condición y peor valoradas están, la de abogado se lleva la palma, sin duda, seguida, creo yo, por la de arquitecto, y sin ánimo de molestar a ningún integrante de las dos, que de todo hay en estas y en las otras. Espero que se lo tomen con humor.
    Un abrazo y suerte a fin de mes.

    1. Muchas gracias por tu comentario, Rafa!

      Sí, sí… yo también espero que no se lo tomen a mal, esto es ficción, aunque haya referencias expresas a datos de la actualidad (los políticos también van trajeados, no lo olvidemos, je, je…).

      Gracias otra vez y encantada de saludarte!

      Un abrazo y suerte también para ti!
      Marta

  10. Me ha gustado tu metamorfosis del revés, aunque realmente se queda igual!!! ja ja eso eso, maldito karma!!!! el título es muy bueno y la progresión del texto hacia el estupendo final. Bértenas, anda que… a ver que joya nos regala hoy la Cospe!!!
    De los relatos de abogados, te diré normalmente me divierto en escribirles textos donde salen mal parados y nunca me los seleccionan, solo una vez el único donde no me metía con ellos ja ja, creo que estaré en la lista negra.
    Que empieces muy bien las vacancias, ánimo con exámenes, y a ver si hay suerte y nos conocemos.
    Abrazo

    1. Gracias, María!

      Eso espero!!! Ya te contaré!!!

      Muxu handi bat
      Marta
      P.D. El título es plagiado, je, je… de una novelita muy graciosa que habla del karma de una mujer que vuelve a la vida por etapas: hormiga, gato, vaca… está muy bien, no recuerdo el autor, pero poniendo ese título…

  11. Qué original reencarnación en vísperas de un juicio, no se me habría ocurrido nunca. Lo suyo es reencarnarse desde la cuna, para ir haciendo el cabrón poco a poco y acostumbrarse a ello. Espero que no se te enfaden mucho los lectores de la judicatura.
    Un abrazo.

  12. Marta, quizá deberías buscarte un abogado, el reencarnado u otro cualquier, mira que si el gremio te pone una demanda por equipararlos a las cucarachas?
    En fin es broma, al igual que tu relato.
    Por el título pensé que haría referencia al libro homónimo, y que por cierto a mi no me gustó mucho.
    Pero tu relato si me ha gustado.
    Saludos

Dejar una respuesta