Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

AGO17. NARCISISMO IRREDENTO, de Sandra Monteverde Ghuisolfi

Todas las madrugadas en cuanto el primer rayo de sol asomaba por la ventana, se instalaba frente al espejo a cultivar su única pasión: mirarse y admirarse a sí mismo. Sabía que las comparaciones eran odiosas, pero no podía sustraerse a su propio encanto: se veía el más bello, elegante, fuerte y esbelto de todos. Unos minutos antes de las siete, volvía a la cama y ocultaba celosamente su egolatría, hasta el día siguiente.
La vez que el despertador sonó a las seis y cuarto de la mañana, el timbrazo lo cogió desprevenido: estaba ensimismado observándose atentamente de perfil.
Vivianita se rascó la cabeza, se estiró y se levantó rápidamente, justo en el momento en que él, daba el gran salto. La niña se vistió a toda prisa. No es que le gustara madrugar y menos en verano, pero la perspectiva de un mes de vacaciones en casa de su abuela, era realmente deliciosa. Maleta en mano salió corriendo dando un portazo, dejándolo irremisiblemente abandonado.
Desolado y maldiciendo secretamente su narcisismo, subió a saltitos hasta su atalaya. Mirarse en el espejo era todo cuanto le quedaba.
Y allí, poco a poco, el piojo languideció de hambre adorando su propia imagen.

5 Respuestas

    1. Ya decía yo que me sonaba algo similar, pero visto lo visto, Sandra, se podría decir “el mismo perro con diferentes collares”. Mujer, al menos te has esforzado en cambiar el título, pero lo bis es bis , y creo que es poca metamorfosis la del título.

  1. Eso es lo que les suele pasar a los piojos, al final están solos o empacheraos, que es lo mejor que podemos hacer con ellos. Los que chupan la sangre y recogen el nectar de otros, es lo que merecen.
    Uyyy, no se si me he subido demsiado por las ramas. Suerte.
    Besicos muchos.

Dejar una respuesta