Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

AGO44. ARICIA MORRONENSIS, de María Sergia Martín (Towanda )

Él escudriñaba cabañuelas, recostado y absorto, cuando la vio aparecer. Morena y regia, su anatomía simulaba una figura de vidrio y le confería un aspecto de extrema fragilidad. Jamás había contemplado algo tan hermoso. Se incorporó embelesado siguiendo con la vista sus gráciles y armonizados movimientos, que interpretó como una danza de intencionada seducción. La siguió con la mirada y sintió que la deseaba…
Ella había salido, como hacía cada mañana, cuando topó con unos ojos azules que observaban el cielo. Quedó fascinada y, por un momento, creyó que un pedazo de firmamento había anidado en las cuencas de ese hombre reclinado en la hierba, entre redes y cachivaches.
Sus miradas se acercaron acrecentando en él el deseo por poseerla.
El hombre se aproximó y ella se sintió aturdida cuando los vapores del narcótico, impregnado en algodón, comenzaron a emanar su efecto. Notó que se le iba la vida al descubrir el alfiler alojado, de un certero pinchazo, en su abdomen. Supo que sus majestuosas alas no serían suficientes para huir de su captor, como también fue consciente de que sería clasificada; catalogada con latinajos y exhibida como un trofeo más en una urna de cristal colgada de cualquier pared.

82 Respuestas

  1. Nuevamente, Towanda, me lleva de la mano a una historia fascinante (no en su fondo, por supuesto) en su forma.

    Nunca sería capaz de hacer tal salvajada con una mariposa, pero me enamora el modo en que lo hace.

    Es una auténtica sorpresa descubrir uno a uno sus relatos y los mensajes que cuidadamente nos lanzas.

    Saludos.
    Hismael.

    1. Hola, Luis.

      Muy madrugadora, ya lo ves… Quería acabarlo antes de irme de vacaciones (será el domingo mi gran día).

      Esos ojos creo que eran de Newman, el tío más guapo (en rubio) que ha dado el cine. En morenos tengo otros candidatos.

      Un beso muy grande y gracias.

  2. Somos la repera, Tow. Siempre sentimos más lástima por una animal grande que por un insecto, por un animal bello como esta mariposa inocente que por una mosca (molesta)… igualmente inocente. Felices vacaciones, preciosa.

    1. Hola, Ángel.

      ¿Una mosca inocente?, por favor. Si son de lo más atrevido que hay en el mundo. Mira si no cuando estás hablando con alguien en alguna terracita tomando una coca-cola y se te ponen a beber de tu mismo vaso. O peor aún cuando se te colocan en la boca sin conocerte… No, no estoy de acuerdo, jajajaja.

      Besos, súper cuentista.
      Ah, y gracias por acercarte y comentar.

  3. Towanda, estoy muy preocupado este mes leí muchos relatos y me parecen muy buenos. Me gustaría saber si otros concursantes tienen la misma idea o es mi imaginación. Parece que este mes tiene más nivel que nunca. Precioso relato con un vocabulario muy rico y un final sorprendente y triste. Te deseo mucha suerte amiga, Sotirios.

    1. Hola, Soti.

      Pienso que aquí los relatos son siempre de calidad, por eso es más emocionante participar, ¿no te parece?

      Muchas gracias por tu comentario, también te deseo mucha suerte para ti, aunque lo importante es leer y comparar cómo hacen las cosas los demás.

      Un beso muy grande.

      PD: Estuve en tu tierra el pasado año y me enamoré de Mykonos. Prometo volver.

  4. Hola, Towanda. Me ha gustado tu original historia de desamor entre dos seres diferentes, pero que me gusta más interpretar como la conquista y posterior abandono de una “mariposa” por un hombre del que no sabe ni puede escapar y que finalmente queda relegada a engrosar su lista de innumerables conquistas, sin importarle sus sentimientos. O por lo menos es lo que a mí me ha sugerido.
    Un saludo y mucha suerte.

    1. Hola, Rafa.

      Se puede interpretar como dices porque argumentos hay para ello. Esas personas que no respetan los sentimientos de los demás no merecen la pena, aunque siempre atrapan a las más débiles… ¡Un horror!

      Un abrazo muy grande y gracias.

  5. Hola towanda, muy bien descrito. Hay mucho coleccionista y también muchas mariposas.Relato que da para muchas lecturas.
    Amor, seducción, traición, Hay personas que se pasan la vida coleccionando mariposas.Que bello y simbólico animal.
    Felicidades y un beso grande

  6. No me da ninguna pena el animalito. Lo siento. Nunca coger´´ia una y no me gusta verlas. Ni vivas ni muertas, asi que no puedo entender la fascinacion de tal ojitos azules por pillarla ni matarla ni ensartarla ni exhibirla.

    Eso si. Tu cuento es precioso. Me ha gustado mucho.
    Como dice Soti, aqui hay mucho nivel.

    Un abrazo.

    1. Hola, Aurora.

      ¡Olé, tú! La verdad es que a mí los insectos (todos) me producen un asco que no puedo con ellos. Y cuando oigo mariposas veo polillas indecentes que, en plaga, vienen cada primavera… Te entiendo muy requetebién.

      Eso sí, en cuanto a “ojos azules” no tengo palabras para calificar a todos los que comparten esta horrible afición.

      Un beso muy fuerte, guapetona.

  7. Hola Towanda , la verdad es que viendo la foto de la mariposa , me imagine una cosa de estas y ahora te comprendo , te deseo un feliz verano , besos de Flor .

  8. Hola, Towanda, Como no entendía el título, he buscado y he visto que era el nombre de una preciosa mariposa.
    Me ha gustado tu relato, me ha emocionado. Siento pena por la mariposa.
    Los humanos somos tan crueles.
    Un abrazo.

  9. Pobre madame butterfly, mira que enamorarse de un ser humano, con lo posesivos que son. Algunos solo quieren trofeos para exibirlos en la vitrina. Seguro que un señor mariposa le hubiera hecho más féliz. Muy bonita historia, María,contada con una exquisita sensibilidad. Te deseo mucha suerte este mes, alguno tiene que ser, o no? Besazos

    1. Hola, Rakel.

      Pooooobrecita, y es que hay “ojos que de legañas se enamoran” irremediablemente.

      Gracias, rebonita, si no hay suerte este mes se intenta para el próximo y si no para el siguiente… No hay problema; tenemos toda la vida por delante.

      Besos muy fuertes.

  10. Siempre me pareció cruel esa afición a coleccionar insectos. No sé si habrás visto la película El Coleccionista. Tiene algo que ver con las mariposas, pero es horrible. ¿Por qué no dejaremos a los animales en paz? A mí nunca me pican las avispas ni las hormigas, no me molestan las moscas y me respetan hasta las culebras. Debe ser porque no me meto con ellos.

    1. Hola, Mario.

      La peli del Coleccionista es estupenda y comparto tu opinión en lo de que es cruel coleccionar mariposas.

      Oye, yo soy de las que dejan a los insectos en paz, pero ellos a mí no. Me pican y me molestan a todas horas.

      Gracias por acercarte y comentar.

      Un beso muy grande.

    1. Hola, Rubiaza.

      Es que soy gamberrona, como tú, jajajaja. A ver si se me ocurre algo más bucólico para el próximo mes; espero que sí porque me voy de vacas… Yuuuuujuuuuuuuuuu!

      Un beso muy fuerte y gracias por tu comentario.

    1. Hola, Campoazul.

      Sí, pobrecita, pero dicen que lo no puede ser, no puede ser y además es imposible… Pues eso, que no te puedes fiar de nadie (al menos, a priori).
      Gracias, bonita.

      Un beso muy grande.
      Haré muchas fotos (no ten buenas como las tuyas), pero practicaré mucho.

      Nos vemos a la vuelta.

  11. coleccionistas… Acaso no saben ser pacientes con ellos mismos que se empeñan en atesorar riquezas, creyendo que quizás se inflamen de ellas… De echo, a posteriori se conformaran con exhibir o admirar aquellas bellezas que no les pertenecieron a sabiendas de la pobreza que en realidad poseen…

    Un besazo guapa!!!

    1. Hola, Juliette.

      Ya lo ves, así son. Con lo bonito que era coleccionar cromos y luchar hasta conseguir el que te faltaba para acabar el álbum…
      Gracias, guapa.

      Un beso muy grande.

  12. Eso de atravesarla con el alfiler apenas anestesiada en plan puñalada trapera me parece atroz, Towanda, con lo tierna que se estaba poniendo ella con los ojitos azules. La vida misma…
    Un beso, guapa, me ha gustado tu micro.

    1. Hola, Eva GM.

      Tienes toda la razón, tenía que haber esperado a que el narcótico le hubiera hecho efecto pleno. Ahí, he sido yo la mala…
      Gracias, guapa.

      Un beso enorme y otro por tu ilustración.

  13. Tocaya Towanda, que bien retratas ese deseo de posesión que en realidad tienen muchos “aficionados a los animales”, triste realidad. He leído comentarios anteriores, Mykonos, estoy planeando ir no habrás estado en apartamento no¿? me interesa mas que hotel, ya me dirás

  14. Towanda, una crónica triste de un hecho que quizá no fuera necesario, simplemente con hacer una grabación y ofrecerla en los museos sería suficiente para conocer a esas maravillas de la naturaleza no?
    Yo ya he vuelto, espero que tu disfrutes mucho todavía.
    Besos

  15. Tow, qué triste que lo que prometía ser un romance de azules y deseos de cristal se quede en un vil asesinato. Dado que no ocultas (con el título) que estamos hablando de una mariposa y un escudriñador de cabañuelas (eres genial Tow) veo claro que lo que se ha pretendido no es ni más ni menos que clavar el alfiler en el corazón del lector. Suerte y que te pongan en la urna de fin de mes.

  16. ¡Ayyyy, Towanda! Hasta duele.Ya siendo crío, las únicas colecciones que me gustaban, eran las de minerales. Las de mariposas me resultaban odiosas y extremadamente crueles, hay un contraste tan brutal entre su hermosura y su destino…
    El relato me parece muy logrado, por lo dicho: Hasta duele.
    Un abrazo.

  17. ¡Ayyyy, Towanda! Hasta duele.Ya siendo crío, las únicas colecciones que me gustaban, eran las de minerales. Las de mariposas me resultaban odiosas y extremadamente crueles, hay un contraste tan brutal entre su hermosura y su destino…
    El relato me parece muy logrado, por lo dicho: Hasta duele.
    Un abrazo.

  18. Genial tu participación.
    Sólo me apena la pobre mariposa. Tanta belleza debe ser exhibida, si , pero no a cualquier precio, y esta pobre pagó uno demasiado alto.

    Besitos mediterráneos.

  19. GRacias a tod@s por vuestros comentarios.

    ¡Qué duro es volver a la normalidad! Maletas, ropa, plancha… Aún me faltan cosas por recoger…
    Poco a poco iré leyendo los relatos de este mes y pensaré también el mío.

    Gracias, Cristine, Susana, Mel (sobre lo de Mykonos; fui a un hotel), Asun, Ximens, Anayaika, Esteban y Gala.

  20. Muy bello relato Towanda!

    Aunque a la Morronensis la pondrìa en lo mas profundo de mi corazòn,
    ya que con ese encanto conque describes sus alas transparentes, y
    sus gràciles movimientos, se me pegarà la miel.
    y toda su pureza llenarà de contento.

    Enormes Abrazos
    con todo cariño!

Dejar una respuesta