Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

AGO60. ÉLITROS, de Eva García

―No me gustan los insectos coloniales: nada de reina prisionera u obrera resignada. Aunque sería interesante tener los ojos facetados para ver el mundo de otra manera. Y alas genuinas, grandes, de colores iridiscentes, que enamoren al agitarlas sobre las flores. Alimentarme de néctar, por supuesto, nada de chupar sangre, cadáveres o deshechos malolientes. Tampoco quiero que me deslumbren las luces, sino resplandecer por mi misma, como una luciérnaga. Soportaría una metamorfosis completa (a fin de cuentas estoy acostumbrada a arrastrarme como una oruga), si acabara pareciéndome a mi difunto esposo. El pobre murió por despiste, atravesado por un alfiler en el corcho de un coleccionista, pero era muy fuerte, con aquellos enormes cuernos y su coraza protectora tan negra y tan dura…
―Señora, podemos hacer milagros con su aspecto de chinche hedionda, pero no cambiar su esencia.
―Me decidiré entonces por un lifting mariquita, si es lo más coleopterizante que tienen. Estoy harta de este look inconcluso e indefenso.
―Le recomiendo, en ese caso, nuestra promoción de puntos “7×2”. Su abdomen quedará elegante y totalmente protegido, atraerá la buena suerte y podrá asistir a misa con manto. Garantizamos los resultados durante toda la primavera, esta es una clínica seria.

35 Respuestas

    1. Gracias Rakel por tu comentario. No se si será ingenioso, es el tercero que escribo para este mes y con el que me he quedado al final. Mis musas andan de vacaciones, creo…. Un saludo.

  1. Eva, parece que la la búsqueda de la belleza a través del bisturí tan extendida entre hoy en día parece alcanzar también a los bichos. Pero ya se sabe, que aunque la mona se vista de seda…
    Saludos y mucha suerte.

    1. Hola Rafa, he visto tu coma mencionada y me parece genial. ¿Tu crees de verdad que la chinche busca la belleza a través del bisturí? Entonces lo he contado muy mal, que fracaso.
      En fin, creo que la culpa es del cirujano que insiste en ello. Mucha suerte a ti también con el efecto mariposa, aunque no creo que la necesites:o)

    1. Anna, creo que el afán de esta chinche hedionda va más allá de la belleza, aunque solo sea eso, y con caducidad, lo que le pueden ofrecer. Gracias por pasarte por aquí, un saludo.

  2. ¿Por qué abyecto, Ana? La chinche hedionda se llama (la llamamos los humanos) así porque su defensa ante los depredadores es excretar un líquido maloliente. Tienes razón en lo de que no se acepta a si misma, se siente insegura y vulnerable con sus hemiélitros, desea unos completos, como los de su marido, querría ver la vida con otros ojos, , sentirse hermosa, si, ser única. Quiere creer que un cambio externo puede darle la seguridad y fortaleza que no tiene, pero eso solo será posible a medias, seguirá siendo lo que es, nadie puede cambiar su esencia. No sé, tengo la sensación de que embrollé un poco lo que quería plasmar. Ando dispersa. Gracias por tus palabras y un beso.

  3. Hola, Eva. Me gusta mucho cómo está escrito tu cuento, sobre todo la primera parte. Aunque no creo que la cirugía la cambie mucho. No veo a alguien nacido chinche convertida en hermosa y sofisticada mariposa, o en una tierna mariquita…,esos bichitos me encantan.
    Mucha suerte, Eva.

    1. Hola Inés, pues no, pero si tapándole ‘la barriga’ aunque sea de lunares, ella se siente más fuerte y protegida, aunque solo sea una primavera (quizá la que le queda), pues que así sea. Suerte a ti, Inés. Un beso

  4. Me pareció un relato muy claro hasta que leí tu comentario de “Anna, creo que el afán de esta chinche hedionda va más allá de la belleza”. Salvo las dos primeras líneas, yo veo todo dirigido al cambio físico, sin más, no percibo que vaya más allá de lo físico.
    Un abrazo

  5. No se si es buena o mala, pero si sé que quiere ser mejor de lo que es, de lo que le ha tocado ser. De eso, ella no tiene la culpa, pobre. Gracias de nuevo y otro beso a ti.

    1. Hola Mel. Los élitros son alas endurecidas, no alas como las de las mariposas o las mosscas,ese ‘caparazón’ que ves en los escarabajos y otros coleópteros, como las mariquitas. Debajo tienen unas alas muy finas que despliegan también para volar.
      Las chinches también vuelan, tienen hemiélitros , que no les cubren completamente las alas posteriores.
      Demasiado complicado. Lo siento, tendría que haber optado por otro que tenía con un humano metamorfoseado al que atacaban las hormigas, ese era sencillo de comprender. En fin, que, como dijo JAMS, este es un mes para bichos raros: ¿es mi mes o por el contraio, no lo es? ;o) Voy a leer tus informes olímpicos, a ver si me dejan. Un abrazo

    2. Perdón tengo muy mala conexión de internet aquí de vacaciones…leo tarde… bichos raros?? noooo, oye acabo de caer del guindo que el dibujo del fondo es tuyo, muy chulo!!!!! bueno que no me contestas ¿anhela lo que no tiene o qué?… a mi este mes también me ha costado decidirme y he escrito dos, espero haber elegido el mejor, ja ja ja. Mas abrazos… vendras en septiembre a Bilbao?no te tengo localizada de donde eres…

    3. En realidad, aunque fantasee con ser hermosa cual mariposa o émitir luz propia como una luciérnaga,quizá una tarea estética más fácil, lo que en realidad anhela es tener unos élitros completos que la protejan, que la hagan sentirse segura, ahora que su ‘marido’ (¿un ciervo volador quizá o un escarabajo rinoceronte?) ya no está con ella, que eviten tener que usar su ‘hediondez’ par adefenderse, quizá. Quiere algo ‘coleopterizante’, palabro que no existe seguramente pero que significa algo así como que la asemeje a un coleóptero, fuerte, como su marido. Se tiene que conformar con ese estético ‘lifting’ o estiramiento de sus hemiélitros tuneado de mariquita, que le servirá para ponerse el manto e ir a misa por ejemplo,parecer lo que no es y por poco tiempo. Nada de metamorfosis completa y efectiva como a ella le gustaría. Algo así.
      No puedo deciros nada de lo de Bilbao aún. y ser ser soy del centro centro (peninsular) pero vivir, vivo en el noroeste, a unos 600 km del Guggy. Me gusta el cuento que has elegido de tus dos, sea o no el mejor ;o) Un abrazo

  6. Uhmmm…el relato tiene una base muy buena, pero creo que algo se ha caído por el camino. Por lo que he leído una parte importante de lo que deseas contar no llega al lector. Al menos yo tampoco lo veo. Aún así tiene su gracia por la forma de afrontar el tema.

    Besuquísimos.

    1. Señor Barlon, corramos un tupido velo. Tendría que haber seguido de vacaciones o de pluma caída. Gracias por sacarle otro flequito bueno a mi fiasco. Siempre nos quedará el suelo para arrastrarnos y rechupetear ;o)
      Biquísimos

  7. Eva, ni se te ocurra ni lo pienses. ¿Por qué seguir de vacaciones si podemos mejor leerte? ¿Que no hemos podido entender del todo lo que querías contarnos? Pues será problema nuestro. Tú lo has hecho a tu manera, como más te gusta, como querías y mandas en tu relato. Quizá lo veamos de forma diferente a la tuya, pero ya sabes que cada lector es un mundo, y lo hemos leído y disfrutado de todas formas. Si se necesitan explicaciones o aclaraciones para eso tenemos la posiblidad de los comentarios. ¿Cuántas veces no has deseado preguntar al escritor de un libro que te estuvieras leyendo algo relacionado con la trama del mismo o has necesitado alguna aclaración? En eso salimos ganando todos y no me parece que debas creer que un relato ha resultado un fiasco. Desde el mismo momento en que lo escribes, en que decides mandarlo a lo que lo lean un centenar o más (seguro que más) de personas como tú, ya es un auténtico éxito. Eso es valor, estar dispuestos a que nos juzguen con otros ojos diferentes a los que estamos acostumbrados, y no caer en la tentación de arrastranos por el suelo.
    Un abrazo muy fuerte, Eva.

    1. Gracias por tus palabras, Rafa. Lo que pasa es que es una lucha continua para mi tratar de ser comprendida cuando escribo. Pocas veces lo logro al cien por cien y siempre acabo explicando cosas que para mi eran claras, en fin, que soy un bicho raro ;o). La verdad es que cuando más ‘éxito’ he tenido ha sido cuando he escrito del tirón, lo que me salía de las vísceras. Cuando doy tantas vueltas a los relatos y los dejo reposar, la pifio. Lo de arrastrarnos por el suelo rechupeteando es una bromilla entre el señor Mrando y yo, no creas que la cosa me afecta hasta ese extremo. Agradezco mucho y valoro tu comentario y tu intención, Rafa. Venga ese abrazo fuerte, aderezado con un beso, si gustas.

    1. Hola Javier. Enhorabuena por el éxito que acabo de leer en Castellón. Mi problema con estos temas es de deformación profesional. No pretendo enseñar a nadie, créeme que soy tan ingenua que pienso que la gente sabe estas cosas, aunque sea por haber jugado al trivial: que los tomates son frutas, que las arañas no son insectos, que las mariposas son lepidópteros y los escarabajos coleópteros, yo que se, para mi es de cajón. Cuando alguien escribe un micro con referencias históricas (tema en el que estoy bastante pez) o lugares o personajes que no conozco, trato de informarme para aprender y entender mejor al autor y el relato, pero tiendo a creer que a la mayoría no os hace falta, que la carencia, es mía. En fin, que no pretendía dar ninguna clase de entomología, te lo aseguro. Un abrazo y gracias por comentar.

  8. Eva, a mi me parece que tu relato está muy bien escrito y una vez leídos los comentarios, pienso que si bien no es importante la belleza, muchas veces dentro de una misma especie se desean cualidades o circunstancias que otros poseen.
    En esta tierra en la que vivimos, donde las desigualdades son manifiestas, ¿cuántos desearían haber nacido en otro lugar o bajo al menos las mismas condiciones. En definitiva, a veces deseamos las mismas armas para podernos defender en la vida, no la belleza, sino por ejemplo el conocimiento, las mismas oportunidades frente a la enfermedad, a la protección social, etc.
    No se si me habré explicado correctamente, pero esto es lo que interpreto yo.
    Te mando un saludo.
    Elena

    1. Efectivamente, Elena, más o menos eso era lo que yo quería expresar. Muchos insectos son fugaces, (especialmente las bellas mariposas son efímeras) viven muy poco tiempo y están muy expuestos a depredadores y otros factores, mismamente sus ciclos vitales. Quien no desea unos ‘élitros’ que le protejan un poco más, como a los coleópteros. Un abrazo, Elena y gracias por tu empatía.

  9. No me arrepiento, Ana, sencillamente, lo he escrito ‘para mi’, sin pensar en los demás.
    En esa clínica, sospecho que le estirarán los hemiélitros y se los pintarán de rojo con lunares negros, un apaño, como dices, je,je. Un beso fuerte y gracias de nuevo.

  10. Este relato me gusta, si señora. Menuda sociedad que vamos creando. Poca autoestima tiene esa chinche. Lo de hedionda ya le da bastante personalidad. Deberia de ahorrarse la cirugía y la pasta, que todo el mundo tiene su lugar. Y en cuanto a su marido… ¿cuernos, dices? Ves como tiene motivos para quererse a si misma? jijijijij…. Un abrazo.

    1. ¡Ay que bien! ¡Alguien que se ha fijado en los cuennnnos del marido! ¿Y la muerte ‘por despiste’de ese ser tan fuerte no te ha chocado también? Je,je,je. Gracias Aurora. Un beso fuerte.

  11. Curioso e ingenioso relato en el personalizas a una chinche chinchando. Irónico y trasladable a las personas. Además, me gusta que en algún relato se haga defensa de los maridos, tan maltratados en los microrrelatos, aunque tengan cuernos cono en este caso.
    Por otro loado, Eva, felicidades por ese dibujo mensual, que tan buen juego está proporcionando a Jams para el acompañamiento de texto e imágenes.

  12. Chinchona parece un rato, si señor.En cuanto a la ilustración, Me gustó e hizo reir la imagen de echar ‘fliss fliss’ a la pantalla de tu ordenador ;o)
    Sacrifiqué mariquitas, me prodigué con los ciervos voladores (¿se nota que tengo debilidad por ellos?) y traté de compensar el posible asquito de los más entomófobos con unas cuantas mariposas y alguna libélula. Incluí la metamorfosis con pupas y larvas (en concreto son orugas de Papilio machaon) y como me parecía demasiado serio le pedi consejo a mi hija sobre como dibujar una mosca peluda, la hice gigante cual humano, se me vino a la cabeza la peli ‘The fly’ y rompí una de las pupas para que se cerrara el ciclo de mezcolanza metamorfósica asomando unos cabellos espantados. Una paranoia. Solo JAMS sabe la de vueltas y evoluciones que sufrió mi ofrecimiento original… Gracias por pasarte por aqui, Javier. Un abrazo.

  13. Hola Eva, por fin encuentro tu entrada. Acababa de terminar mi propuesta para este mes y al tomar la imagen de tu ilustración para ponerla en mi blog con tu nombre, me he detenido a admirarla. Para sorpresa he encontrado que el título de tu entrada se corresponde con una palabra que utilizo en mi primera frase del micro y sobre la que tenía dudas de que se entendiera. He decidido que la dejo.

    Lo primero de todo, felicitarte por la ilustración, porque me ha parecido tan original como tu micro, de verdad. ¿Es toda digital?. Te ha quedado preciosa.

    Lo segundo y por tu micro, te diré que me ha parecido que rompe la tónica general de todo lo que he leído, y ponerles voz y alma a estos bichitos (guapos o feos, gordos o delgados) tiene un punto de creatividad que aprecio mucho.

    Por ambas cosas te deseo muchísima suerte y…¡desde luego que es tu mes! tu ilustración y tus letras han puesto imagen y diálogo a los “insectos raritos” que nos podemos encontrar en nuestras vidas.

    un beso.

  14. Élitros es una hermosa, contundente y sonora palabra, a mi siempre me gustó, así que déjala, que el diccionario o San Google iluminarán al que así lo desee. Sobre la ilustración te contesté en otra parte. Hay parte digital y hay parte manual. después un poco de ‘Loctite’ y listo ;o) Gracias por tus palabras, mucha suerte a ti también. Un beso

Dejar una respuesta