Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

AGO72. LA MUJER DE LAS FALENAS, de Luz Leira Rivas

La mujer que se iluminaba por dentro caminaba siempre desnuda y envuelta en una nube de polillas. Había sido una muchachita normal, pero un día, sin saberse cómo ni porqué, amaneció emitiendo aquella luz intensa que atraía a los insectos y quemaba los tejidos. Con los años se había acostumbrado a vivir sin pudor y hasta sin palabra, pues en cuanto abría la boca se atragantaba con sus mariposillas. Así, con su mudez impuesta, la desdichada pasaba las noches insomne a causa de su propia claridad, y los días buscando sin que nadie supiese lo que buscaba. Abría y cerraba los cajones. Entraba en la iglesia y en el ayuntamiento. Subía a los árboles para husmear en los nidos de los pájaros. Jamás descansaba.

Aquella noche me la encontré registrando mi jardín. En medio del silencio y los insectos se podía escuchar cómo sollozaba quedito. Entonces se me ocurrió la feliz idea: extendí el dedo índice, pulsé con firmeza en su ombligo, y con un leve ¡clic! la mujer se apagó de inmediato.

—¡Lo has encontrado! —exclamó alborozada. Y me besó muchas veces sin quemarme, como cuando éramos novios, mientras las polillas huían revoloteando hacia las farolas del pueblo.

71 Respuestas

    1. Gracias, Eva! Ay, sí, esa forma de ver las cosas se me acomoda mucho, quizás con un punto más sujeto a la tierra o mezclado con cierta ironía, pero participo mucho de esa visión. Supongo que porque soy gallega y porque tengo otro pedazo de corazón en centroamérica y se me mezcla todo : ). Un besazo!

  1. Luz, a medida que se va leyendo, uno constata que tiene algo bueno entre manos.Y es entonces cuando se produce ese mecanismo que sólo ocurre con los buenos relatos: en el subconsciente uno pide “por favor, por favor, por favor, que ha empezado bien y no falle, que es bueno”
    Y efectivamente, no decaes.
    Tiene muchas virtudes este escrito.Un abrazo

    1. Me ha gustado mucho cómo describes la sensación de lectura, ese miedo a la decepción del final que a mí me asalta con más facilidad cuando veo una peli pero entiendo bien y puede que ahora hasta lea de otra forma con este comentario. Muchas gracias, Nieves, me alegro de que te haya gustado, abrazos para ti!

    1. Muchas gracias, Ana, pues sí, pienso por mi trayectoria por aquí que necesitaré quintales, toneladas de suerte, boletos premiados, campanillas repiqueteando y letreros fluorescentes apuntando a mi relato jejeje pero también te confieso: ya no me importa. Me alegro de que lo hayas disfrutado, un abrazo grande!

    1. Uy voy a mirar eso, no me gustaría colar extranjerismos sin darme cuenta eso sí que no. Gracias, Gabriel, por apuntármelo!
      A mí me gusta tu imaginación. Besazos.

  2. Iluminada historia con mucha magia y visual. La narración atrapa como la luz a las falenas y la solución es muy original y práctica. El final tiene ternura y sencillez y te sitúa en el plano humano con una sencillez redonda.
    Felicidades, suerte y abrazo.

    1. Gracias, Antonia. Pues la verdad que aquí practiqué un poco otra forma de ver los finales, no terminando con la sorpresa o el golpe en sí mismo, sino ofreciendo una especie de colofón lírico, continuando una frase más. No me queda claro si hice bien o mal, si mejor o peor así, pero por ir variando.
      Un abrazo, muchas gracias por un comentario tan bonito.

  3. La forma mimada, el estilo tan personal, la ternura siempre, la imaginación a bor”botones”, lo del botoncito( a mi fue lo que más me gustó, los asperger somos así,jeje). En fin ¿pero qué bonito no?.
    Suerte y gracias por llenar de magia este mundo hiperrealista que nos quiere deborar.
    Suerte tú.

    1. A ti por tu mano tendida siempre y por tu compañía que vale un mundo. Te digo un secreto? A mí también es lo que más me gusta, de hecho solo lo escribí por el botoncito. Quita asperger, somos unos frikies jejejeje
      ¿tienes cosquillas?

  4. En fin, este comentario merece mi reverencia. Me parece que la lectura que tú haces de los relatos que se presentan aquí siempre la merece, es increible tu compromiso y generosidad en la lectura. Y bueno, te diré que no pensaba en que nadie accediese o se preocupase de una lectura más allá del cuento, quiero decir que no estaba prevista, pero que sí tiene mucho que ver conmigo, aunque son sentimientos tan íntimos que no puedo tirarme aquí el rollo.
    Todos tenemos una luz, todos. A veces es una simpatía innata, o la fuerza, o la capacidad de escuchar, o el afán de protección, o ser divertido o contar buenos chistes, o al revés, despertar en los demás las ganas de cuidarte, no sé, todos tenemos una. Pero para algunos, esa luz es una carga, o se hace una carga en determinados momentos de la vida. Entonces desearíamos que alguien encuentre el interruptor de apagado, porque eso sería un enorme descanso.

    Gracias por leerme así, es un regalo enorme el que me haces. Un besazo.

    1. Me encanta esa palabra! Por qué será que los bichos alados o luminosos tienen siempre bonitas palabras para definirlos… gracias, María, el tuyo me gustó mucho también!

  5. Estupendo relato, Luz, como nos tienes acostumbrados, por otra parte. Me gusta la narración y cómo nos has dibujado a esa mujer, pero lo que más me ha llegado es lo de la inspiración de tu narrador, cuando descubre la tecla que a ella le hace feliz. Mira que es difícil eso.
    Saludos y mucha suerte a fin de mes.

    1. Me alegro de que te guste, Aurora, muchas gracias! Desde mi tata que las mujeres se llama así en mi familia, con todas las variantes: Lucita, María de la Luz, Luz María, Mariluz y así para distinguirnos : ). Yo me pongo Alba de nick porque es el nombre de mi hermana, también relacionado con eso. Y nos gastan muchas bromas pero en el fondo me gusta. besazos!

    1. Gracias, Ópalo, supongo que al hablar de mujeres y mariposas hay una parte de nosotros que vuela también, recordando a los Buendía. Me alegro mucho de que lo hayas disfrutado!

  6. Compartir contigo este espacio es un lujo que muchos anhelarían tener.
    Espero que se reconozca la calidad que nos regalas a todos algún mes de estos. Valorarte como te mereces.

    Con tu luz iluminas mi mesilla de noche. Que lo sepas.

    1. Muchas gracias, mi reina :’ ). Pues mira, yo estoy convencida que algún día caerá: cuando las ranas críen pelo, por ejemplo, o se descubra por qué desaparecieron los dinosaurios o se halle la prueba fehaciente de la presencia alienígena en el planeta. Hasta entonces, me conformo con que a algunos os haya gustado y si eres tú, pues más puntos. Un abrazo, guapísima!

    1. A esos había que abrazarlos verdad? Eran lindos, hace mucho que no veo uno, ya no existen?
      Pero tengo que decir: nopi. Si los estrecho yo en vez de encenderse salen reptando. Soy muy achuchona jejeje. Abrazos!

    1. Qué alegría que me digas, es verdad que estaba muy triste esa mujer. Pero todas tenemos un interruptor y es imposible no sonreir si nos lo pulsan. Mmmmm me ha quedado muy erótico no era la intención : )

  7. Vaya, Luz, qué maravilla de relato. Me ha gustado tu vocabulario y lo bien descritas las escenas. Muy agradable de leer con un final muy bueno. Enhorabuena y que tengas mucha suerte, Sotirios.

  8. a ver si me aclaro:¿Luz y Alba son las mismas personas?…
    …comentare como si serian dos personas diferentes…

    Luz: tu relato es de los que mas me gusto por su poesía y filosofía… da para apuntar un montón de reflexiones… aquí apuntare algunas que me nacieron al leer tu relato tan visual y mágico…

    este mes estoy colmada en lectura porque como bien reseña Alba: “Todos tenemos una luz, todos.”
    por desgracia hay personas con luz propia que nadie reconoce ni mismo entreve…
    también otras a quien “alguno”, (como madre, marido, profesor…) se esfuerza en “apagarles”… alguno por ejemplo que esta persuadido que con tocarlas el ombligo (o clítoris) ya conseguirá apagarlas…

    al leer me extrañaba esta impresión de que la mujer estaba “molesta” por su propia luz… como si justamente no seria “propia” pero “impuesta”…
    así interpreto las búsquedas de la mujer: su DNI en el ayuntamiento, el matrimonio de sus padres o su bautismo en la iglesia, o por su adopción por padres adoptivos como el cuco en el nido…

    no entendía demasiado, y sigo sin entender realmente, este afán de estar apagada… pero lo aclara Alba, mismo si no lo comparto, en un comentario:
    “Pero para algunos, esa luz es una carga, o se hace una carga en determinados momentos de la vida. Entonces desearíamos que alguien encuentre el interruptor de apagado, porque eso sería un enorme descanso.”…

    felicitaciones repetidas, Luz: ¡¡esta muy muy bien escrito!!

  9. Hola, christine! Lo primero, soy la misma, es que empecé en internet poniéndome ese nick, luego quise poner mi nombre de verdad pero ya algunos me conocían con ese nick y no quería perderlos. Estoy en proceso de sustitución.
    Lo segundo: gracias por pensar tanto en mi relato. Se puede leer como un cuentito de imaginación sencillamente o buscar una lectura más profunda como tú haces, eso a la elección del consumidor. En el primer caso, la chica es simplemente un bicho raro, no debe ser agradable ir por ahí rodeada de insectos, iluminando a todas horas. Pero como el simbolismo de la luz es positivo, las personas con tendencia a la reflexión como tú podrían hacer la lectura de una persona agobiada por su propia luz interna. Eso sucede, por ejemplo, cuando todos se apoyan en alguien, lo miran como fuerte o como ejemplo de actuación, o como apoyo, y la persona siente esa responsabilidad y esa luz que irradia como una carga, porque entonces ya no puede fallar. En ese último caso también es cierto lo que tú dices: puede que esa luz no sea la propia, que sean los demás los que se la han impuesto.
    Me has hecho pensar sobre lo que significaba para mí mi propio relato. Te agradezco mucho, un abrazo enorme.

  10. Alba y Luz la misma persona… como yo Christine y mi seudónimo Kistila…
    no lo puedo remediar: siempre busco mas de cuatro patas al gato y mas todavía a los insectos…
    quizás sea una forma de egocentrismo: la necesidad de volver al genero humano a través de historias de animales…
    tengo escrito, pero no publicado, un bestiario de poemas y cuentos… y a pesar de ello no me decido en poner cualquiera de estos en este espacio, (todavía me queda medio mes)…
    repito que me encandilo tu relato

    1. A mí ante las grandes indecisiones siempre me sirve de ayuda pedir consejo, Christine, ¿por qué no dejas que un inocente elija por ti? Lo que uno tarda horas en dirimir llega otro y lo resuelve en dos segundos.
      Qué bonito, un bestiario. Eso es un fantástico hilo conductor, espero que algún día te decidas a compartirlo!
      Otro abrazo grande!

    1. Eso dicen también por ahí arriba, Jecobe, y pienso que sí, que es un deje que se me acomoda mucho, quizás porque a los gallegos también nos educan para ver las cosas de una manera un tanto mágica, un poco más pegado a la tierra que allá y con cierta ironía distinta, pero algo así. Bueno, tal vez sea impresión mía. Gracias por tus palabras, un abrazo grande!

    1. Yo siempre a seguir los consejos y las cosas que me sugiere mi rueca que para eso es muy lista y siempre llega una hora antes que yo : ). Gracias, preciosa. Tú nunca serías polilla porque tendrías alas de colores así vivieras en la oscuridad más profunda : )
      Un besazo, hilandera!

  11. Luz, quién sino tú podía escribir un microrrelato tan luminoso y fantástico, donde la mujer-luciérnaga nos regala imágenes muy bellas. A veces en el detalle más sencillo se encuentra la solución al problema más grande.

    Me gustó esa resolución que le encontraste al microrrelato.

    ¡Suerte para el concurso!

    Besos.

    1. Qué gusto, porque sí que pensé: vale, esta pobre es como una bombilla andante pero como acaba esto, y se me ocurrió la tontera del interruptor y al principio la desprecié pero cada vez que la volvía a pensar le iba encontrando más punto. Y dije: esto va a ser una de esas cosas que solo me complacen a mí : ), Pero como también os gusta a ti y a Bluess lo del botón, no solo me contenta sino hasta me hace sonreir vuestra opinión. Un abrazo, Nicolás, muchas gracias!

  12. Ya no vuelvo a hablarte de seres luminosos, ni de interruptores corporales ( umm…), ni de na de na. He comprobado que esas historias que te cuento antes de dormir, luego las mejoras y haces unos relatos apoteósicos. Y no me pagas derechos de autor . Te odio tanto que te comería a besos.

    1. Pero por qué cuentas esas intimidades!!!! : ). Te demandaré en Plaza Castilla. Bueno, pero antes te devuelvo alguno.
      Nos vemos en los juzgados, cantinero! Muchos besitos : )

  13. Pues yo me sumo a los parabienes. El relato tiene mucho encanto y muchas lecturas. Si fuese violinista tocaba una melodía para ti sola. Confieso que lo del botón ombliguical no me acaba de convencer. Diría que hace variar ligeramente el tono etéreo de toda la historia. Pero solo es la opinión humilde de un trapero literario. Pero vaya, que está muy bien en general.

    Abrazísimos.

    1. Gracias, Barlon. Pues supongo que una querencia es difícil de explicar: pero lo intento y se entiende que es desde la modestia del amateur, por favor, que si no parece que me quiero dar importancia. Dentro de lo que yo puedo hacer o escribir, no suelo decantarme por la ruptura (aparte que no sabría), pero sí pretendo siempre romper con algunas expectativas no? que no suene la cosa a una simple copia de otra cosa. Esto se puede hacer desde el argumento, con un final cojonudo por innovador (si se te ocurre claro, cada vez es un recurso más difícil), o desde el tono o el registro. Eso es lo que me decantó por este final, que no se adecúa a lo que uno espera del realismo mágico, o de la historia etérea a la que apuntas, por eso me atrajo.
      Bah, si no tuvieras alguna pega no serías tú mismo no? De hecho, pensaría que estas pachucho : ). Pero nunca ofreces la alternativa, ¿como lo terminarías tú, cuál es tu gusto?

      Un besazo, meu!

  14. Uhmmm, no es el final como tal el que no me convence, es el tener un botón en la barriga cual vulgar lámpara. No me pega un interructor con lo mágico del genero. No sé, se acercó con una luz el hombre y se le llevó todas las mariposas, o le sopló en la boca mientras la besaba y las espantó…no sé. Piensa que es más fácil criticar que proponer alternativas, jo, jo. O le bajó la luna tirando de un cordel y emigraron. Tú sabes que mis pegas no son malintencionadas y al que más pegas pongo es a mi mismo.

    Un saludísimo galicia calidade.

  15. Todos tenemos ombligo, sabido es. No un botón. Para lo que pueda servir oprimirlo, si la historia es mágica, las manos son mágicas y aprietan en el lugar preciso con sabiduría, se acaban las farolas, emigran las luciérnagas y se evaporan las polillas, por eso él era su novio, la conocía mucho y era ingenioso y precursor.:-)
    Están muy bien tus ideas, pero ese clic cambió. si no el mundo, si la corriente continua o alterna, o lo corriente, o lo no corriente, que sé yo.
    Pero es un relato ingenioso y poético es new age ¿o es new wave?
    Abrazo ,Barlon.

    1. Gracias, Antonia, por la confianza en los botones umbilicales (yo también tengo uno : )). Barlon, después de haber oido tus soluciones, veo que simplemente tenemos un punto de vista diferente de lo mágico. En fin, cualquier idea tiene que ser expresada con las palabras precisas que la eleven a un nivel u otro, así no hay prueba, quizás si hubiera escrito lo que tú dices con las palabras adecuadas sería buena solución. Pero desde el punto de vista conceptual (y es un gusto muy personal e intransferible), a primera vista ese tipo de soluciones me resultan demasiado predecibles dentro del contexto. Quiero decir que entiendo (vuelvo a repetir, dentro de mi concepción) que ha de haber un punto de extrañeza dentro de lo artístico, o dentro de lo onírico, para que se perciba como tal. Si no, no me lo parece, porque ni el sueño ni el arte admite la repetición ni la coherencia total. Demasiada coherencia narrativa me resulta… aburrida? algo así, pero ya te digo que hay que llevarlo a la escrita, es en las palabras donde se hace la magia, no en los argumentos. Y de todas formas, esa discusión rebasa los límites de este cuentito, que es un cuentito tan solo. Y new wave, por supuesto!!!!!
      Gracias por compartir la magia, Antonia. Gracias por el intercambio de opiniones, compadre. Galleguiño… : )

    1. Te agradezco mucho, Nicoleta, siempre la palabra “encanto” me trae una resonancia de ronroneo y me da mucho gusto. Un abrazo enorme para ti, gracias por decírmelo!

  16. El ambiente desde luego lo clavas, Alba, está muy logrado y te felicito por ello. Alguna cosa me gusta menos, como “pero un día, sin saberse cómo ni porqué”, que no digo que no venga a cuento, pero en un relato de 200 palabras que tan bien has sabido ajustar, igual quedaba mejor con una imagen.
    Un abrazo.

Dejar una respuesta