Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

AGO94. APOCALIPSIS, de Arantza Portabales Santomé

Amanecí con la noticia en el telediario de que hoy se acabaría el mundo. Así que, por si acaso, he pasado todo el día preparándome. Sólo por si acaso.
He puesto la lavadora. Indudablemente la colada ya no puede esperar a mañana. He pagado facturas. He llamado a la residencia. Me apetecía oír la voz de mamá por última vez. Finalmente, he avisado a mi jefe de que no iría a trabajar. Aprovechando, le he dicho todo lo que pensaba de él. Esto último, me ha sentado particularmente bien.
Mientras estaba sentada en el sofá, ha comenzado. Desde el ventanal del salón he visto oscurecerse el cielo. Una plaga de langostas lo ha cubierto todo. Avanzan lenta e inexorablemente, arrasando la ciudad a su paso.
Están a apenas doscientos metros.
Cierro los ojos.
Lo único que escucho es el frenético latir de mi corazón, acompañado del centrifugado de la lavadora.

35 Respuestas

  1. ¡jejejejej! Arantza ha quedado bien después de todo tu personaje. Las langostas pasarán de largo y la lavadora acabará de centrifugar, a ver como vuelves mañana al trabajo y de momento a tender la ropa.
    Me he reído un montón.

    Saludos y suerte.

  2. Muy buena la lista que nos has dado por si llegara el caso. Lo único que no haría sería pagar las facturas, no sea que fallen las previsiones. El sonido del centrifugado lo creo muy apropiado para un fin del mundo.
    Suerte y a disfrutar del verano.

  3. Genial, aunque lo de la lavadora dice mucho de las prioridades que nos buscamos, o nos inculcan. Ya me dirás para que sirve la ropa limpia, si se está acabando el mundo. Ay, pero que ordenaditas y bien educadas estamos!!!
    Felicidades, me he divertido un montón.
    Besos

  4. Pero que limpita y organizada eres.La próxima vez que se acabe el mundo te aviso.Muy buena atmósfera cuando empieza la catástrofe, y sobre todo un final muy conseguido y original y dándole el protagonismo a esa colada, como buena cuentista, mezclándola con ese trepidar del corazón. Tan sólo con eso ya habría una muy buena historia. Felicidades, suerte y abrazo.

  5. Me gusta cómo has narrado ese Apocalipsis que se puede ver por televisión, como muchos prefieren ver la vida, antes de vivirla por sí mismos, y también está muy lograda esa vuelta de tuerca a lo que supuestamente haríamos el Día del Fin del Mundo.
    Suerte y saludos, Arantza.

    1. Si me pongo a pensarlo fríamente no sé que haría en una situación así. Pero este personaje es bastante triste y solitario. Si lo único que ser te ocurre es hacer la colada mal asunto …..
      Gracias Rafa por leer y comentar

  6. El latido del corazón y el zumbido de las langostas eran un solo sonido: el centrifugar de la Balay. Eso y el fin del mundo son lo mismo.
    Qué buena eres, editora mía.
    Un biquinho desde Oporto
    Juan M

  7. Muy bueno Arantza, las rutinas frente a lo extraordinario. Casi me alegro de que realmente llegase el apocalipsis, cualquiera va a la oficina al día siguiente si es una falsa alarma. Tiene ese toque dramático-irónico de las pelis antiguas, me gusta!!

    1. Muy bien definido. Pero al final las rutinas nos hacen afrontar los momentos difíciles. Cuando mi hija tenía tres años estuvo en la uci con neumonía. El único momento del día que alcanzaba la tranquilidad era por la noche, en el cuarto de la lavadora, doblando ropa y cargando la lavadora. Me imagino que es un mecanismo de defensa para recuperar normalIdad. Si lo pienso fríamente, quiza este relato nació ahí.
      Gracias por comentar.

  8. Como siempre a mucha altura y una narración de muchas revoluciones. Me encanta esa neutralidad de asumir lo que viene y prepararse ante la muerte de manera tan doméstica.
    Un fan empedernido.
    Abrazos

  9. Dios! qué diferentes somos Arantza… yo me despediría en el trabajo y posiblemente no pagara mis facturas porque lo tengo todo domiciliado y el banco se encargaría de ello (buenos son ellos aunque estés muerto). Pero lo que no haría ¡es poner la lavadora!… ah! no! eso no, que si falla el apocalipsis luego hay que planchar, jaja…

    Creo que escribiría una carta de despedida y la metería en mi cámara innífuga y a prueba de bombas. Cuestan una pasta pero puedes conseguir alguna en un bazar chino virtual. 🙂 En mi carta me despediría de tí, deseándote un buen centrifugado. Y bueno, bromas aparte ¡me gusta ese ruido mezclado con la plaga de langostas! es estremecedor así narrado y creo que es digno de un buen final.

    Besos desde mis últimas horas….de relajación, quiero decir.

Dejar una respuesta