Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

7. Alma de caldo.

Cualquier emoción intensa le afectaba: el placer la derretía, podía deshacerse de agradecimiento o fundirse de puro enojo. Perdía su ser e inundaba la sala si estaba triste y era capaz de regar con su sonrisa líquida las mejillas de quienes saludaba.
Ya lo decía su madre «esta hija mía tiene el alma de caldo». Por eso él supo desde el principio que aunque nunca renunciaría a su cariño, la cercanía entre ellos era complicada. Con cada beso se le derramaba, se diluía en sus manos al acariciarla y se le licuaba de pasión cada vez que él la miraba hondamente.

Incapaz de manejar las circunstancias, ella tuvo una revelación al escuchar el tintineo de los hielos en su vaso de cristal. ¡El frío la mantendría corpórea! Convencida por su razonamiento, se embarcó apresuradamente hacia el Polo dejando tras de sí una breve nota que él devoró a toda velocidad antes de salir en su búsqueda.

Cuando aterrizó, holló el hielo orientándose como si ella fuera el Norte y él llevara una brújula en la punta congelada de sus botas. Encontró sus huellas descalzas sobre la nieve y sonrió. Eran la promesa de un futuro juntos.

17 Respuestas

  1. Izaskun

    Muchas gracias a todos.
    Alejandro: las cosas que cuestan siempre se valoran más ;))
    Nuria: como te he dicho, también me ha gustado la magia de tu relato.
    Salvador: ¡qué amables palabras! Tu micro también me ha encantado.
    Miles de abrazos

  2. Mel

    Una mujer de hielo que se derrite con las emociones, vaya subrealismo!!!, muy original. Destacaría la de sinónimos que usas y el título tan bueno y tan confuso (por eso de que el caldo se toma calentito digo).
    Saludos

    1. Izaskun

      Hola Mel:
      Es la imagen que me surgió al leer la propuesta para este mes, 😉 Me alegra que hayas disfrutado de mi pequeño aporte. Bien visto lo del título ;)) Un beso

Dejar una respuesta