Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

83. Amor lunático (Blanca Oteiza)

Hubo un tiempo en que me pedías que te bajara las estrellas y yo cada noche subía a por una de ellas. Poco a poco tu dormitorio brillaba tanto en la oscuridad que ya no eran necesarias las bombillas.
Una noche cuando ascendí a por una de ellas, la luna que estaba cerca, se aproximó y me susurró al oído. Me pidió que me quedara con ella y sonriendo me cogió de la mano. Miré hacia abajo buscando tu rostro, pero sólo pude observar el resplandor que salía por la ventana de tu habitación, así que me quedé en las alturas hablando con mi nueva compañera. Nos despedimos con los primeros rayos de sol asomando en el horizonte.
Desde entonces soy yo quien te pido subir cada noche a conversar con la luna.

32 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    La imaginación y la literatura todo lo hacen posible, desde coger estrellas para el ser amado, a enamorarse con locura de nuestro satélite, siempre fascinante y misterioso. Un relato amable y una puerta a la fantasia.
    Un abrazo y suerte, Blanca

  2. Towanda

    Hola, Blanca.
    Me gusta esa luna caprichosa que coquetea con un enamorado cazador de estrellas.
    Se pone interesante la situación (incluso para continuar la historia haciéndola más larga).
    Besos y suertísima.

  3. J u a n P é r e z .

    Q u e r i d a Dª B l a n c a : ¡¡No esperaba menos de ti!!Qué armoniosa composición que me he parado a recuperar el aliento y después a respirar largamente.¡Chica, Enamora esta literatura lírica a más no poder! Además me has recordado la moda que se puso en auge hace algunas décadas de pagar por localizar a través de ciertos observatorios estrellas determinadas, y ellos después enviaban por correo las coordenadas situacionales en el Espacio para regalarla a la persona amada, personalizándola incluso con el nombre. En cualquier caso, todavía suspiro con estas frases tuyas.
    Post Scriptum : A mí, todos estos temas me llegan más de la cuenta porque soy propiedad, como tu protagonista, de Astarté….

    1. J u a n,
      Qué decirte, que me alegran mucho tus palabras. Y me hace muy feliz haber conseguido ese lirismo de la poesía en mis letras.
      El espacio es un tema que no me inspiraba demasiado, hasta que llegaron las estrellas con la Luna y me regalaron esta historia.
      Gracias y un abrazo.

  4. Cristina Requejo

    Hermoso texto, Blanca. La prosa es sencilla y delicada, con una carga poética que ha dejado bellas imágenes en mi cabeza.
    Un beso y suerte.

  5. M Belén Mateos Galán

    Poético relato.
    El amor puede conseguir estrellas cada noche y la noche con su luna puede arrebatar a ese amante enamorado.
    Toda una bella historia que has narrado con acierto.
    Suerte y un beso compi.

  6. Eduardo Iáñez

    Aunque sea repetir lo ya dicho, no me resisto a darte la enhorabuena por lo conseguido de este relato de sabor onírico y poético. Muy acertado. Suerte.

  7. Salvador Esteve

    Cansada de ser mera espectadora y observar el brillo del amor, se hace presente en ese juego de sentimientos. Enhorabuena, Blanca. Precioso relato. Abrazos y mucha suerte.

  8. Marcos

    Precioso y poético relato especular y redondo, Blanca. “Yo no te pido que me subas una estrella azul” que cantaría un Pablo Milanés reflejándose en un espejo.

    1. Blanca Oteiza

      Javier, gracias por leerme y comentar.
      Sí es un micro romántico, o eso he pretendido. Es una historia de amor entre un hombre y una mujer un tanto peculiar que le pide una estrella cada noche. La Luna se enamora del hombre, y éste termina enamorándose también de ella, la Luna, aunque sin terminar de abandonar a la mujer. Un juego a tres.
      Un abrazo

    1. Blanca Oteiza

      Gracias Juan Antonio,
      Me alegra que te guste mi relato, que si es cierto que tiene tintes poéticos esa historia de amor, también existe cierta metáfora en la historia triangular de la pareja y la Luna.
      En la vida además hay muchos amores lunaticos (no sólo con la Luna.
      Abrazos

  9. María

    Blanca, has descrito muy lindo los caprichos del amor, que sin la luz de las estrellas y la luna, es muy difícil de imaginar. Todavía me es difícil asimilar esa “a” que acompaña a los verbos de movimiento en vuestro castellano español… Nosotros nunca la usamos. ¡Muchas Felicidades! Me ha gustado mucho. Un abracito.

Dejar una respuesta