Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

38. ANDANDO HACIA LA LUZ (MARÍA ORDÓÑEZ)

Mi camino siempre tortuoso no fue trazado a mi manera.

Las piedras que lo invaden son inmensas y sus afilados cortes parecen imposibles de limar y de sortear.

Pero lo he hecho.

Lo hago diariamente.

Una fuerza interna me impele a seguir.

Seguir derechita, casi sin doblarme, aunque por dentro mis huesos se quiebren y el aliento no alcance.

He tratado de vislumbrar el final, pero no debo distraerme.

Mis pasos han de ser precisos y no más hacia adelante.

Es mucho y muy valioso el tesoro que llevo en mis hombros:

Cuatro alhajas nacidas de mis entrañas y que poco a poco, tú y yo hicimos crecer.

Ya creen que andan solas, pues rebasan mi estatura.

Pero aún penden de mí.

Aunque no lo puedan ver.

Un hilo fino, de amor y sangre, trenzado en la lucha diaria, compactado con  lágrimas de dolor y alegría, nos une.

Y nos unirá por siempre.

Así que no debo flaquear.

No tengo tregua.

Saberlo me hace feliz, me da fuerza, agudiza mi vista y alienta mi coraje, alivia mi alma adormeciendo el dolor eterno de mis heridas.

Velando tú mis pasos, mi amor,

Algún día llegaré…

37 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Un mosaico de pinceladas cortas que resumen una vida nunca fácil, que requiere de una gran fuerza interior para superar obstáculos constantes; un camino, como se indica al principio, siempre tortuoso y nunca del todo a nuestra manera. Lo mejor de todo, la voluntad de no claudicar, de seguir hasta el final hasta que el cuerpo aguante. Es importante estar bien acompañado en esta lucha cotidiana que describes, con la que todos nos identificamos, en la que me parece intuir que quizá hayas incluido algún elemento biográfico.
    Un abrazo y suerte

    1. María

      Amigo, gracias por dejar el babero y darme un poquito de tu tiempo, jaja! No es cierto, mil gracias, de veras. Siempre me das ánimos y fuerzas para seguir haciendo lo que tanto me gusta. Un abrazote enorme!

  2. Virtudes Torres

    Cómo comprendo tu relato. Yo también tengo cuatro alhajas que también son más altas que yo y que me necesitan tanto. Precioso relato.
    Suerte y un beso.

  3. María

    Gracias por tus palabras, Virtudes. Qué dicha cuando los hijos nos necesitan y nos lo hacen saber. Deseo que eso nunca termine para nosotras, mi amiga virtual. Un gran abrazo!!!

  4. María José Escudero

    Nuestro camino siempre tiene obstáculos severos, pero también tiene razones de carne y hueso para perseverar. Y no queda otra más que andar y andar…por eso tu personaje no se rinde, no claudica a pesar del sufrimiento y la añoranza, porque eso es lo que se espera de ella.
    Conmovedora tu apuesta, María. Una mezcla de incertidumbre y también de esperanza. Mucha suerte.

  5. Es cierto que no claudicamos, tus cuatro alhajas así como las mías te darán ese fruto que de seguro limará las asperezas y verás que tu camino se torna suave y feliz. Entonces sabrás que valió la pena.
    Cuanta poesía María.Cuanto amor…
    Un abrazo y suerte.

  6. Cristina Torres

    Tu relato es mi espejo de vida y de tantas otras. Gracias a que me di una tregua, me encontré esta bocanada de aire. Escribes maravillosamente!

  7. María

    La vida ha sido y es difícil, particularmente para las mujeres, Cristina. Su valor y dedicación a los hijos y la familia, así como su capacidad de amar incondicionalmente, son dignos de honrarse. Un abrazo y muchas gracias por tus generosas palabras!

  8. CRUZ DEL CARMEN

    NUESTRAS ALHAJAS…Y NUESTROS JOYEROS….DIVINOS TESOROS ENCONTRADOS EN ESTA TIERRA QUE AUN ESPERA SENTIR NUESTRO FIRME PASO AL RECORRRER LA VIDA! FELICIDADES….

  9. Salvador Esteve

    Precioso relato, María. Una dura lucha soportando las inclemencias de la vida y siendo el candil que ilumina a otras. Me ha encantado. Abrazos y feliz Navidad.

Dejar una respuesta