Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

89. Ángel de mi guarda, dulce compañía… (Yashira)

Hace años vivía en nuestro barrio una familia muy conocida y temida, se contaban historias escalofriantes que presuntamente habían protagonizado.

Aquella tarde de junio, camino del instituto, vi venir un chico en bicicleta, inquieta descubrí que era uno de ellos, miré a mi alrededor, nadie a aquella hora transitaba por allí. Valoré la situación: correr no serviría, ni gritar tampoco. La ansiedad se había apoderado de mí cuando unos ojos negros se posaron en los míos, alto y enjuto se posicionó a mi lado; el joven malhechor nos alcanzó, me miró, le miró, y un seco gruñido salió de su belfo amenazadoramente levantado. Aquel granuja, sopesando que no merecía la pena arriesgarse a una dentellada, retomó su camino; él permaneció pegado a mí hasta que el ciclista desapareció. De nuevo aquella cálida mirada y cuando quise reaccionar ya no estaba. Ni le vi llegar, ni le vi marchar.

Durante semanas lo busqué para darle comida y cobijo. Nunca lo hallé.

Hoy mi hijo se suelta y corre hacia la carretera, escucho un sonoro frenazo, grito angustiada, corro y descubro al niño bajo aquel conocido, delgado y peludo cuerpo, sus cálidos ojos se posan en los míos.

29 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Los ángeles de la guardia existen, aunque pueden presentar formas diferentes a las que tradicionalmente nos han pintado. No se puede negar que hay quien tiene fobia a los perros, y que algunos son mal educados y hasta entrenados por desaprensivos para convertirse en un arma dañina; pero también sabemos, desde tiempos inmemoriales, que pueden ser el mejor amigo del hombre (al igual que de la mujer), con un instinto de protección y una capacidad de entrega absolutas. El de tu relato es un prototipo de personaje heroico y desinteresado.
    Un abrazo y suerte, Yashira.

  2. Martín Zurita

    Hola, Yashira.
    Buen can el de tu relato. Una especie de socorrista de lo más oportuno, un guardés del bien. El perro que sale bueno suele ser, en efecto todo un Ángel de la guarda, y lleva su abnegación hasta el límite de poner su vida en juego. En las ciudades, sobre todo, bueno, y en los pueblos, que ya no son tan pueblos, serían oportunas patrullas de este tipo de perros. Otro gallo así nos cantaría. Tu texto está muy bien escrito. Los párrafos convenientemente separados. Es un texto coherente, macizo: todo viene a ciento, sin alardes. Un texto que me gusta mucho. Ah, y es buenista, con final feliz, quiero decir. Eso también me complace. Por todo ello, mi muy enhorabuena y un beso.

  3. Jesús Garabato Rodríguez

    Parece que estemos viendo una película mientras leemos tu relato, tal es la nitidez con la que nos cuentas la escena. Ese ángel, real o no, que parece estar ahí para ayudarnos en los momentos precisos, y parece que sin esperar recibir nada a cambio, solo un simple agradecimiento. Como el que damos por regalarnos este maravillosos texto, Yashira. Un saludo y suerte.

    1. Gracias Jesús, me alegra que te haya resultado entretenido el relato, y puedo adelantarte que ese ángel es más real de lo que muchos creerán jamás. No necesita pedir nada a cambio, ni agradecimiento, cumple su misión y es feliz con ello.

      Saludos.

  4. María Jesús Briones

    Una brillante idea, para una historia que tiene cierto halo de cuento infantil.
    Me ha gustado mucho, Maribel.
    Toda la suerte para el relato.
    Besito virtual.

  5. María José Viz Blanco

    Preciosa y emotiva historia, la que nos cuentas, Yashira. Hace valorar más a los buenos perros, a los más protectores y que utilizan su agresividad cuando es necesario amedrentar al “malo”, exclusivamente.
    Felicidades.
    Besos.

  6. Uff, qué vuelco toma el relato, ese giro tan inesperado, otra historia parece, se enciende y justifica el título. Personalmente a mi no me termina de convencer ese último párrafo, yo lo suprimirá sin más, no lo veo necesario, pero ya sabes, es tu relato. Me ha encantado tu narración, el estilo, el ritmo. Es tan fácil de entender que da gusto. Suerte.

    1. Gracias Javier.
      Respecto al último párrafo si no lo ves necesario es que no me he explicado bien, jaja, lo cual no es raro en mí. Tiene el sentido de hacer entender que la historia no va de perros, ellos no suelen vivir tantos años, la historia va de ángeles que siempre están, y en este caso, él toma esa forma tan peculiar para hacer su labor.
      Saludos.

  7. MªBelén

    Los ángeles de la guarda pueden tomar todas las formas posibles dependiendo de la situación. Aquí es la nobleza y la lealtad de un perro la que tiene cabida para su misión.
    Unos ojos profundos y cálidos, un relato encantador en el que te gusta perderte y disfrutar de su lectura.
    Un beso Yashira. Suerte.

Dejar una respuesta