Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

32. AÑO NUEVO RURAL

El tío Aurelio hizo una promesa que se cumpliría, “Dios mediante”, pasadas las campanadas que anunciaban la llegada de 1999. Nunca supimos si fue cumplidor, como durante toda su vida, o si esa fue la primera vez que faltaba a su palabra.

Nos lo preguntamos cada primeros de año delante de la lápida que tenía encargada y que reza así: “Si falto a mi palabra, faltad a mi entierro”.

Y ante la duda, pues todos fuimos al entierro del tío Aurelio, bueno todos menos mi tío Anselmo –el Tortas- que dice que el Aurelio faltó a su palabra tras las campanadas, pero yo siempre le contesto que lo mismo prometió morirse y que entonces cumplió. Pero mi tío el Tortas no se baja del burro y siempre me responde que el Aurelio fue enrevesado hasta para morirse, y que se marcha al bar del pueblo, que tiene la garganta seca y las tripas revueltas de pensar en el otro.

8 Respuestas

  1. Ana Fúster

    Igual la promesa fue fastidiar al Tortas por el resto de su vida, o convertirlo en alcohólico. Quién sabe. Desde luego, lo que no se le puede negar al tío Aurelio es que consiguió que se acordaran de él cada vez que empieza un nuevo año. ¿Sería esa la promesa? Besos y suerte.

  2. Mª Belén Mateos

    Una promesa que se queda en el aire. Una promesa de un cabezota que seguro que terminaría haciendo, “Dios mediante”, lo que le viniera en gana.
    un abrazo.

  3. Nos ha dejado un buen misterio con la promesa del tío Aurelio. Sea como sea creo que el “tortas” lleva las de perder en toda esta historia. Muy bien reflejado esos pormenores y “pormayores” que acontecen donde acaba el cemento. Mucha suerte 🙂

  4. Isabel

    Al final son parecidos Aurelio y Anselmo. Fijo que Aurelio cumplió, pero claro, Anselmo no le perdona porque le echa mucho de menos.
    Consigues despertar muchas emociones y nostalgias con tu relato.
    Besos

Dejar una respuesta