Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

54. ATARDECER (Arantza Portabales Santomé)

Jason McDonald estaba vivo.
Todo Charleston recibió con expectación la noticia. El viejo Freeman había asegurado que Jason se había desangrado como un cerdo ante sus ojos en Gettysburg.
Ahora, cinco años después, un abogado de Philadelphia les comunicaba la buena noticia y su madre, su hermana y su prometida, Millicent Kelly, lloraban juntas a la vista del telegrama.
A veces Millicent, deseaba haber muerto también en Gettysburg. Estaba cansada de no ser.
No ser viuda. No ser casada. No ser soltera.
Cansada de ser tan solo la pobre señorita Millicent.
Maldito sea el viejo Freeman, pensaba ella. Si acaso hubiera podido saber…….
El reencuentro tuvo lugar en el porche de los Kelly. Era la primera vez que estaban a solas. Sin carabina. Mientras Jason contemplaba como las colinas se derretían bajo un fulgor anaranjado, Millicent advirtió el temblor de su mano y un tic nervioso en su ojo derecho. No recordaba que sus ojos fueran verdes. Ni su costumbre de apretar los nudillos hasta blanquearlos.
De hecho, apenas lo recordaba.
— Yo creo….que ya no le quiero— Dijo Millicent, sin pensarlo.
Él la miró en silencio y asintió aliviado.
Después observaron la puesta de sol.
Hacía calor.
Era Agosto.

26 Respuestas

  1. Arantza, este micro es la primera piedra de una novela o de un guion de cine. Me ha recordado un tanto a la película Pearl Harbor… Pero el palo final del micro es mejor, yo creo que la protagonista lo que quería no era que aún estuviese vivo, eso pasado un tiempo ya le es secundario, lo que quiere es volver a ser libre, dejar de no ser alguien.
    Abrazos, escritora.

  2. Esperanza Tirado Jiménez

    A mi me ha venido a la cabeza Sommersby. A tus protagonistas les he imaginado con las caras de Jodie Foster y Richard Gere.
    Me quedo con esta frase ‘No ser viuda. No ser casada. No ser soltera.’
    Podría salir una buena peli de este inicio.

    Mucha Suerte.

  3. Jesús Alfonso Redondo Lavín

    Es una estampa muy sureña. Está perfectamente resumida esta película de al menos dos horas. Yo la vendería u una productora. Tiene suficiente argumento como para crear una obra completa.
    Besos

  4. Ángel Saiz Mora

    Dos víctimas de la guerra, aunque hayan sobrevivido. Una mujer que no sabe en qué estado se encuentra, ni civil ni sentimentalmente. Un hombre tocado para siempre, que nunca volverá a ser el mismo.
    Estoy de acuerdo con los comentarios anteriores, un buen texto con tintes cinematográficos y sureños.
    Un saludo

  5. Eduardo Iáñez

    Qué historia tan extraña te has marcado y qué cercana has logrado hacerla, Arantza. Curiosamente, a mí me recuerda más la estela de la gran narrativa estadounidense que al cine (aunque haya sido tan recurrente en la pantalla).
    Un perfecto comienzo ‘in media res’ que preludia un extraño giro a una situación que solo adivinamos, y un giro final inesperado, casi improcedente, pero de gran ternura. Y dos personajes que no son; es decir, para los que su ser es el no-ser, como si ‘fuesen’ porque no tienen otro remedio. ¡Y qué frases!
    Me encanta, sencillamente.
    Saludos.

  6. Blanca Oteiza

    Me uno a los comentarios que nos recuerda a un guión de cine. Me ha gustado mucho el micro, las frases, la historia y ese suspense para la secuela.
    Un abrazo

  7. Reve Llyn

    Magnífico relato, me has ido metiendo en la historia sin darme cuenta, y me he sentido en la piel de esa Millicent. El caso es que lo leo y lo releo y no cuentas nada, pero lo cuentas todo.
    Me ha encantado.

  8. Mª Belén Mateos

    Realmente parece un esbozo de lo que podría ser un guión de cine
    Creo que ella realmente dejó de quererlo y solo deseaba que apareciera para comprobar este sentimiento y poder romper su cadena.
    Buen micro, buen final.
    un beso Arantza

  9. Arantza mucho nivel la verdad que fastidia que se quede ahí.Ahora sería el momento de un paso atrás y empezar a saber de los personajes que llegada la hora se alivian de no amarse y de que todo lo que estaba preparado ya no sea así.
    El destino, los cambios de la vida y a saber la vidorra que se habrá pegado este tal Jason McDonald.
    Talentazo hija mía, mucho.
    Abrazos y suerte

Dejar una respuesta