Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

70. Aún es pronto

Pidió la 201, o la 205, si podía ser. Introdujo la tarjeta en la ranura y entramos: servicio a la izquierda; dos camas al frente; mueble, televisión y cuadro a la derecha. Me tiré en una de las camas. Ella dijo que era pronto. Me dio la espalda y comenzó a desnudarse porque iba a darse una ducha. Luego se acercó, preguntó si no me importaría y se me subió encima a horcajadas, sin esperar respuesta. Era muy fuerte y no la contrarié (…). Me duché y me vestí. Aún es pronto, repitió. Me relaja (…). Nos duchamos y nos vestimos. Se aseguró de la correcta colocación de los chalecos antibalas y salimos fuera. Con la punta de la pistola me indicó un lugar a su espalda y de una patada echó abajo la puerta de la 203.  ¡Alto, policía! Servicio, izquierda, vacío… Hombre al frente con mano interior chaqueta: ¡quieto o disp…!, ¡bang…! Mujer con maleta: codazo al estómago y esposas a las muñecas. La bala atravesó el muslo y El Gordo cayó al suelo. Métele un torniquete antes de que se desangre. Cogió la maleta con la coca y los sacamos a empellones de aquel hotel de carretera.

(Relato fuera de concurso por formar parte del jurado).

12 Respuestas

  1. María Ordóñez

    José, qué bien aprovecharon el tiempo tus policías, jaja! Lo bueno es que les quedaron fuerzas para pescar a esos malhechores! Me encantó. Felicidades!!!

    1. Hola, Calamanda. Gracias por tus comentarios. Si,si, relajadito se hacen las cosas mejor (jaja). Este mes formo parte del jurado, por lo que me abstendré de hacer comentarios a los relatos que se vayan publicando (por lo de la objetividad, ya sabes). Abrazos y que estés disfrutando del verano.

  2. Mª Belén Mateos

    Jose Ignacio, vaya con tu potente policía, cualquiera le contraria. Además parece que sabe “montarse-lo” muy bien con el compi..
    Abrazos

  3. Gracias, María Belén por tus comentarios. La idea es que ella era la veterana, la que dominaba la situación, la que llevaba la iniciativa, y él podríamos decir que era el novato, el que estaba a su sombra, casi bajo su protección. He querido que la escena emocional se desarrolle dentro en un clima de normalidad, de cosas que pueden pasar en situaciones de estrés en un ambiente policial.

  4. Gracias, El Moli, por tus comentarios. Creo que describes bien el ritmo del relato, y ese fue también el ritmo que seguí escribiéndolo. Fue un no parar desde que lo empecé hasta que lo terminé. Y la verdad es que me quedé más a gusto que un pato.
    Abrazos.

Dejar una respuesta