Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

23. AURORA

Era casi una niña cuando entré en aquel colegio con mi blusa rosada y el pelo recogido para parecer mayor. En media hora evaluaron mis aptitudes y con la entrevista gané unas alas, que usé para construir mi sueño.
Qué nervios cuando sentí sobre mí los ojos de aquellos chicos, expertos en encontrar puntos débiles y encajar motes. Qué suerte, percibir en algunos, su vehemencia y su cariño.
En estos años me he sentido a ratos, fuerte, vital, colmada de superpoderes , y a cachos, senil y pesada como una vieja tortuga Darwiniana.
No puedo dormir pensando en cómo afrontaré un mañana vacío de aulas transpirando vida y, aunque es muy tarde, me llama con fuerza y me consuela este río de mi niñez. Conozco bien su cieno y sus cantos rodados, sus juncos, sus peces y, en mi recuerdo permanecen nítidos, el olor de la tortilla de mi madre y la imagen de mi padre, colocando las conchas que utilizaba para enseñarme las cuatro reglas matemáticas.
Qué habría sido de mí sin su apoyo, me pregunto mientras, con los pies helados abandono este lugar privilegiado que es un túnel del tiempo.
La vida comienza ahora y hay tanto que aprender…

4 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Una profesora jubilada, que analiza una vida entera dedicada a la enseñanza, en la que ha puesto sus energías, vocación y pasión. Todo se termina y a veces el vacío que queda no es fácil de llenar. A quién no le ha sucedido algo parecido tras unas vacaciones, solo por poner un ejemplo, aunque menos profundo.
    Tu protagonista se remonta hasta los orígenes, a su infancia y asus padres, a los que tanto agradece. Pero no todo es añoranza, la última frase implica la actitud necesaria para comenzar una nueva etapa y, como en todas, no dejar nunca de aprender.
    Un relato con un personaje con gran personalidad, un conflicto muy humano y su capacidad de superación al final.
    Un abrazo y suerte, Mercedes

  2. María José Escudero

    Decir adiós a una profesión tan bella, tan vocacional es duro, sin duda. Pero la protagonista del relato sabe que la vida , su vida, es enseñar, pero, sobre todo, aprender. Y la vida sigue. Te deseo mucha suerte. Un saludo.

  3. Creo que decir adiós, en general, siempre cuesta. La vida que nos trae, nos lleva y nos zarandea en cuanto puede, pero ahí está la ilusión por abrir la ventana a otra vida. Aurora se cambiará de vida y seguro, seguro que se alegrará de ver algo diferente de pupitres, tizas y cuadernos, pero, siempre se quedará mirando a algún adolescente intentando calcular la edad y en qué curso se hallará.
    Gracias María José por leerme y dejarme tus palabras. Un feliz día de junio para ti.

Dejar una respuesta