Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

15. AVIS RENATA (Mariángeles Abelli Bonardi)

En la piedra requemada, aún se lee:

“Aquí yace el ave Fénix,

muerta por fuego

y presta a renacer de sus cenizas

cada quinientos años.

Celebrando su vida luminosa,

la lloran sus deudos:

Heródoto,

Plinio el Viejo,

y Epifanio de Salamina.”

18 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    El espíritu de ese ave que renace cuando todo parece perdido y definitivo es el que debería flotar en los cementerios, en linea con aquel viejo dicho de “la muerte no es el final”.
    Un relato completo que es un epitafio. Un mensaje como despedida que es un canto a la vida.
    Me alegro de que por fin me haya dejado comentar, así que aprovecho y también te mando un abrazo

    1. “Un mensaje como despedida que es un canto a la vida”. Eso es, ni más ni menos, lo que intenté plasmar en el micro, ÁNGEL querido. Los cementerios siempre me han parecido lugares de paz, recogimiento, pero imbuidos de una tristeza que se te mete en el alma y por momentos no te deja ver que “la muerte no es el final”. Independientemente de la religión que se profese, la muerte no es el final, y qué mejor que un ave Fénix para simbolizarlo, ¿cierto?

      Fue un gusto encontrar tu comentario.

      Te retribuyo el abrazo y te mando un beso grande.

    1. ¡Muchas gracias, JUAN ANTONIO! Los clásicos, y particularmente la mitología, son una fuente inagotable a la hora de inspirarse para escribir. En este caso, como del ave Fénix sólo conocía lo conocido por todos (el renacer de sus propias cenizas), me tocó investigar un poco, y gracias a ello aprendí que muchas culturas tienen su Fénix y que cada una le dio un nombre y una leyenda distinta.
      Me alegra que el epitafio te parezca redondo.

      Mucha suerte para vos también.

      Cariños,
      Mariángeles

  2. Quedo sorprendida, ANA, ante la amplitud y profundidad de tu comentario. Celebro que un texto tan simple y cortito como el epitafio que conforma el micro te haya remitido a tantas cosas pasadas, presentes y hasta me atrevería a decir futuras.
    Y en cuanto a mi nombre y apellidos, un nombre que parece dos y dos apellidos de ascendencia italiana, pero también española- mis bisabuelos paternos eran de apellido Carro- me dio muchísima gracia que te suenen poéticos, porque es cierto, jaja, aunque todos ellos sean un poco largos.

    Besos y suerte para vos también,
    MAB

    1. ¿Será, EDITA, que es sólo para gente culta, que es cierto que por estos lares hay, y mucha? Yo, sinceramente, no creo que sea el caso. Ya con leer los nombres “Heródoto, Plinio el Viejo y Epifanio de Salamina” el lector sabe o al menos intuye que se trata de filósofos y pensadores de la antigüedad que hablaron/escribieron sobre el ave Fénix, y ese dato, que hoy se conoce como “intertextualidad”, debería ayudarlo a hacer o al menos intentar una interpretación del texto. En fin, me has dejado pensando…

      Gracias por pasar a comentar.

      Cariños,
      Mariángeles

  3. Salvador Esteve

    Todos yaceremos polvo y ceniza y que mejor símbolo que esa ave que resurge hacia una nueva vida. Me ha gustado mucho, Mariángeles, este epitafio lleno de simbolismo y emoción. Abrazos.

    1. Hola, IZASKUN. Hace mucho que no pasaba por aquí ni a leer, comentar y/o contestar comentarios (este último tiempo ando con muchísimo trabajo y pocas energías) y encontrar el tuyo ha sido una de las mejores cosas de este día que ya pasa de la medianoche (aquí ya es 17 de octubre).

      Gracias por un comentario que me renueva y me hace sentir especial. 🙂

      Cariños,
      Mariángeles

Dejar una respuesta