Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

17. Ayer (Manoli Vicente Fernández)

 

Comenzó a dar vueltas por el desolador lugar, extrañada de encontrarse allí tan tarde, tan sola. Se sorprendió de no sentir miedo. La luna llena y la luz proveniente de las farolas situadas a la entrada de la cancela le permitían ir leyendo las inscripciones de los distintos “apartamentos” : “Juan Luis Gutiérrez Pérez 80 años (1930-2010) – Tu adorada esposa e hijos no te olvidan” Le vino a la mente un antiguo cuaderno escolar de ciencias naturales en el que archivaba diversas muestras de plantas en sendos recuadros con su nombre científico bajo cada una de las especies, y sonrió despectivamente. En ese momento sus ojos vacíos advirtieron una inscripción que la hizo despertar:

“Ana María Gónzalez Prieto. (1985-Ayer)”

30 Respuestas

  1. Fíjate que en el último párrafo digo:” …una inscripción que la hizo despertar”
    hay muchas muertes, Moli, y distintos despertares…Lo dejo a la interpretación del lector. Muchas gracias por pasarte por mis letras y darme tu opinión, compañero. Un abrazo de vuelta.

  2. Mª Belén Mateos

    Un despertar de un sueño o de una realidad… Inquietante relato en el que juegas con la imaginación del lector.
    Un final que te invita a una nueva lectura.
    Suerte Manoli.

  3. Salvador Esteve

    Sueño, muerte, ese transito hacia una nueva realidad, y esa última frase que hace al relato eterno e inquietante, pues cada día tiene un ayer. Muy bueno, Manoli. Abrazos.

  4. Luz Leira Rivas

    La comparación del cementerio con un herbario escolar me parece de una extraordinaria potencia. El final también es estupendo. ¡Me gusta mucho este relato!

  5. Virtudes Torres

    Un despertar angustioso. Si está viva y ha tenido un mal sueño… ¡Uf, qué alivio!
    Si está muerta y acaba de descubrirlo…¡Horror!
    Sea como fuere, un relato muy inquietante.
    Abrazos muy vivos.

    1. Traté de contarlo desde el punto de vista del que lo da todo por sentado, agregando además, cierto cinismo al personaje, hasta que tiene lugar un “despertar” es como una visión de la vida desde alguna parte de su yo, que le avisa de que es mortal. En realidad es como una llamada a tomar el tren de la vida, pero, en este caso, es el lector el que configura el texto, por eso he jugado un poco con las palabras (o eso he intentado) Abrazos de vuelta, Virtudes, y gracias por pararte en mis letras. 🙂

  6. Asomarse a la muerte siempre da vértigo. Aunque parece un sueño, Tu relato juega muy bien con la incertidumbre del ser o no ser. Aparece tan repentinamente en un extraño lugar como rápidamente parece despertarse al contemplarse como nunca imaginó.
    Inquietante historia con una densa atmósfera muy conseguida.
    Enhorabuena, Manoli.
    Un abrazo.

Dejar una respuesta