Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

15. Bajo tierra (Blanca Oteiza)

Aquella tarde jugábamos a ser arqueólogos. Queríamos encontrar algún tesoro escondido, nos conformábamos con hallar un esqueleto de animal bajo la tierra rojiza que teñía el paisaje. Más allá del horizonte buscado, aparecieron las huellas de pequeños insectos que habían perdido su vuelo hace ya mucho tiempo.
Aquella tarde de finales de otoño, nos extraviamos en sendas y caminos, sin saber volver a casa antes de que las últimas luces desaparecieran por detrás de las colinas.
Con los años, alguien miró en un pozo olvidado acompañado por un perro que buscaba perdices, descubriendo dos esqueletos que jugaban a ser arqueólogos removiendo la tierra que les había sepultado.

41 Respuestas

  1. Martín Zurita

    Hola, Blanca.
    Me encanta tu texto, tiene una acústica inmejorable, y está muy bien armado de cara a la sorpresa final. Un texto muy compacto, donde nada falta ni sobra. Un texto redondo prácticamente, si eso puede predicarse de un microrrelato. Consejo para niños: cuidadín a lo que se juega, pues las consecuencias… Felicidades. Y un beso grande.

    1. Blanca Oteiza

      Martín, muchas gracias por tus palabras. No sabes lo feliz que me han hecho sabiendo que te ha gustado mi relato.
      Hay que tener cuidado a lo que se juega, aunque no sólo los niños, hay juegos peligrosos para todas las edades.
      Un beso grande.

  2. Ángel Saiz Mora

    Los perros son animales dotados de un olfato prodigioso, capaces de rastrear y detectar cualquier cosa, por recóndita que pueda estar, no como esos dos pequeños aspirantes a arqueólogos, detectores de objetos y restos bajo tierra, que se convirtieron en parte del juego en el que estaban inmersos, pero no cómo ellos habían pensado.
    Un abrazo fuerte, Blanca. Suerte

    1. Blanca Oteiza

      Muchas gracias Ángel por comentar. Hay veces que sin pretenderlo acabas siendo protagonista no deseado. A estos amigos no se les ocurrió que su afición podría llevarles a ser sepultados por su propio juego.
      Muy feliz año 2017 y un fuerte abrazo Ángel.

    1. Blanca Oteiza

      Gracias Manoli,
      A veces el cazador se convierte en presa. A estos arqueologos que les gustaba encontrar entre la tierra hallazgos se convirtieron en uno ellos mismos. Nunca se sabe el final de nuestros días.
      Un abrazo

  3. María José Viz Blanco

    Una manera original de tratar el tema de este bimestre, Blanca. Destacar la cualidad de servir para la localización de personas o de cadáveres, por parte de perros adiestrados en encontrar piezas de caza me parece muy interesante. Bien narrado.
    Un abrazo.

    1. Blanca Oteiza

      Gracias María José.
      Los perros tienen muy buen olfato, tanto para la caza como para encontrar cuerpos enterrados, aquí uno ambos.
      Un abrazo

  4. Jesús Garabato Rodríguez

    Muy bueno tu relato, Blanca. Yo lo veo como un cuento terrorífico, donde integras, como quien no quiere la cosa, al protagonista de la convocatoria y lo transformas en el que insufla nueva vida a la muerte. Suerte y un saludo.

    1. Blanca Oteiza

      Gracias Jesús. Enfocas bien el relato, aunque yo no lo definiría como terrorífico. Pero el perro aquí es un protagonista secundario que da un final diferente a la historia donde los protagonistas son los dos niños jugando a ser arqueologos.
      Un abrazo

  5. Inés Z. López

    Hola, Blanca, no esperaba ese final, no sabía q esperaba, pero no ese final terrorífico. Me has sorprendido, me ha gustado.
    Un beso y un feliz año

    1. Blanca Oteiza

      Inés, muchas gracias por comentar. No sé si es bueno o malo haberte sorprendido con el final, pero estoy de acuerdo que es terrible el destino de los dos niños.
      Un saludo

    1. Blanca Oteiza

      Edita, gracias por comentar.
      El perro, que aunque no esté adiestrado en rescates, es muy buen olfateador. Pena que no los encontraran a tiempo.
      Un abrazo

    1. Blanca Oteiza

      Gracias Maribel por tus palabras.
      A veces uno no se imagina que puede ser el protagonista de lo que anda buscando, como estos arqueólogos, que son encontrados bajo tierra.
      Un abrazo

    1. Blanca Oteiza

      Gracias Calamanda, a estos críos la curiosidad y su afán por encontrar “tesoros” les lleva a su fin. A veces nunca se sabe donde está el peligro.
      Un abrazo

  6. Pensé que a quien encontrarían sería a un perro enterrado o abandonado, pero nunca esperé ese final. Muchas desapariciones son fruto de estos juegos imprudentes, y muchas se solucionan con encuentros fortuitos como el que nos describes.
    Podría ser el comienzo de una novela, da muchísimo juego tu micro.
    Enhorabuena,
    Besos

    1. Blanca Oteiza

      Gracias Asunción.
      Es una historia ficticia, pero bien podría ser un caso real de los que se escuchan a veces. Casualidades de la vida.
      Un abrazo

    1. Blanca Oteiza

      Gracias Beto,
      Para los padres tiene que ser una angustia horrible la desaparición de un hijo y encontrarlo muerto, aunque más angustioso tiene que ser no hallarlo nunca y no volver a saber de él.
      Un abrazo

  7. Una dura historia que describe el lado trágico de la inocencia, y que parece estar modulada sobre una melancolía sinusoidal que acompaña a una lectura entre atardeceres de otoño, hasta llevarnos a la paradoja final, cuando la propia tierra entierra los sueños que ella misma inspira.
    Un relato de una delicada belleza, Blanca. Enhorabuena.
    Un saludo.

    1. Blanca Oteiza

      Muchas gracias Antonio, a veces nos ponen un caramelo en la boca y después nos dicen que es malo. Y a veces es difícil ddecidir si escupirlo o si seguir saboreándolo.
      Un abrazo

  8. Hola, Blanca.
    Me gusta mucho el micro. Es un texto sencillo,por eso se lee sin apenas respirar, y durísimo.
    Yo te plantearía algo, a ver qué te parece y desde el aprecio que te tengo.

    El inicio es fantástico: “Aquella tarde jugábamos a ser arqueólogos”. Bien, una frase corta que habla de una tarde pasada.
    Pero, al final “alguien miró en un pozo olvidado acompañado por un perro que buscaba perdices, descubriendo dos esqueletos que jugaban a ser arqueólogos removiendo la tierra que les había sepultado”, en mi opinión sobraría arqueólogos. Prueba a leerlo así: “…descubriendo dos esqueletos que jugaban, removiendo la tierra que les había sepultado”.

    A mí me parece que queda mejor.

    Un beso gigante y mucha suerte.

  9. MªBelén

    Historia casi circular. Juegos sobre y bajo tierra.
    Los buscadores de tesoros se convierten en restos encontrados.
    Genial relato con un final sorprendente y trágico.

    Un beso Blanca,suerte bonita.

    1. Blanca Oteiza

      Muchas gracias M° Belén. Los círculos se cierran, no siempre como nos gustaría. Desenterrar, enterrar, desenterrar, a veces un juego peligroso.
      Un beso

  10. Qué dura tu historia, en principio dulce, hasta que no llegamos a ese final para descubrir, sorpresivamente, lo que les pasó a esos principiantes.
    Un abrazo cargado de buena suerte.

    1. Blanca Oteiza

      Gracias Rosy. El desenlace no siempre es el que nos gustaría. Los pobres aprendices se quedaron sin ser profesionales.
      Un abrazo

Dejar una respuesta